Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 14 mayo |
San Matías
home iconActualidad
line break icon

Refugiado sirio en Roma: ¿Navidad? Perdonar enemigos

© AIUTO CHIESA CHE SOFFRE

Ary Waldir Ramos Díaz - publicado el 18/12/15

“Aprendemos a caminar paralelo a la muerte”, explica un refugiado sirio al recordar atentado yihadista contra sus hijos pequeños

Samer es un refugiado católico sirio. Llegó a Roma hace apenas dos semanas desde Damasco para pedir asilo y reconstruir su vida. Escapó con su familia de la zona de Idlib, ubicada al noreste del país, controlada por Al-Qaeda.

Faltó poco para que sus dos hijos, de 6 y 10 años, murieran en un atentado terrorista perpetrado por yihadistas contra el bus escolar que les llevaba a la escuela. Luego, se trasladó a Damasco.

©AWR
Samer, cristiano sirio, huyó con su esposa y dos hijos: Perdonar es Navidad.

“Nosotros hemos perdido todo”, dice con voz calmada y rostro sereno, casi al límite de lo absurdo. En su inflexión cordial y apacentada existe otro afán: dar a conocer la situación del pueblo siriano que se quedó allá en medio de las bombas, los escombros y la destrucción.

“Es una vida dura -señala-. El pasado fin de semana cayeron 60 misiles en la ciudad de Damasco. Caen sobre los comercios, los edificios, los automóviles. Una bomba cayó en la oficina de un amigo. Gracias a Dios era domingo y no estaba allí. Vidrios rotos, despojos”.

“Me maravilla cómo los hombres aprendemos a caminar paralelo a la muerte -reflexiona en voz alta-. Aquí calló una bomba, allá rompieron las puertas, dos heridos, tres heridos, y continúan caminando. Es algo que no sé explicar, pero lo he vivido”.

Samer era chofer en la Nunciatura Apostólica de Damasco (la embajada de la Santa Sede). Ahora, el Centro Astalli, sede italiana del Servicio Jesuita para el Refugiado
(JRS), le ha brindado asistencia en un instituto, mientras es huésped junto a su esposa y los hijos en casa de una familia italiana. “En Italia tenemos amigos muy atentos, ellos son un don de Dios”.

La Roma engalanada y navideña en plaza Navona, Venecia, San Lorenzo in Lucina, plaza España, contrastan con la «alegría a medio gas» de los refugiados que salvan su vida pero que dejaron atrás parientes y amigos que aún peligran.

Una Navidad para el perdón. Un periodo para “purificar nuestros corazones, olvidando todo el daño que hemos vivido en Siria, perdonando a todos aquellos que nos han hecho llegar hasta aquí”, explica Samer.

Pero, ¿cómo perdonar a quien te roba el futuro?. “Nosotros como cristianos debemos dar la otra mejilla. Nosotros perdonamos. Pero no hay paz sin justicia, ni justicia sin paz«, asegura.

Y prosigue: «Nosotros hacemos nuestra parte. La justicia no es nuestra tarea. La dejamos a los legisladores, a la autoridad. Nosotros solo perdonamos. Tener rabia y rencor no sirve para nada, eso no es cristiano. Mejor perdonar y volver a comenzar”.

Siria se desangra, la percepción es que existe «indiferencia» de la comunidad internacional, sin embargo, Samer está convencido de lo contrario. “Ahora se puede hacer algo más, pero no podemos decir que el mundo no ha hecho nada por Siria. Algo se hace, no podemos ser pesimistas. Cada país ha dado lo que ha podido”.

En cambio, Samer es más duro con el mundo árabe y la acogida a los refugiados. “Lamentablemente en el mundo árabe se hubiera podido hacer más. Porque un sirio que no conoce idiomas, podía huir a un país donde podía usar el idioma (árabe). El mundo árabe no ha abierto las puertas, en cambio el mundo europeo ha abierto la puerta a los sirios”.

El papa Francisco pidió en septiembre (06.09.15) que cada parroquia y monasterio de Europa acoja una familia de refugiados.

“Yo estaba en Damasco cuando escuchamos las palabras del Papa. Mucha gente se ilusionó. Pero el llamado era para las familias que ya estaban en Europa. Tenemos muchas personas necesitadas…”.

La situación es difícil. “Muchos quieren huir. Tengo un amigo que ha vendido la casa, el coche, el oro de su esposa para pagar a los contrabandistas (traficantes de seres humanos) para salir del país. Ahora no tiene nada, pero está en Alemania”, añadió.

Asimismo, reconoce la desesperación que hay detrás de los sirios que confían sus vidas a traficantes para llegar a Europa.

“Ciertamente, los traficantes son delincuentes, como los son los narcotraficantes, yo no confiaría mi vida y la de mi familia a gente como esta -destaca-. Pero cuando uno ya no tiene esperanza, no tiene un trabajo, cuando se ha perdido todo, las personas llegan a tomar estas decisiones. No les juzgo”.

Para esta familia siria trasladada a Roma, la Navidad vuelve a tener un significado esencial.

“Alejémonos del consumismo. La Navidad se vive mejor con sencillez y pobreza. Jesús nació en un establo. Hay millones de cristianos que viven la Navidad. Ayudemos a los pobres, a quienes lo necesitan. Yo no soy nadie y no quiero hacer de profesor. Acercarse a los sacramentos ayuda mucho”.

Explicar la Navidad a los niños refugiados, alejados de sus casas, no es tarea fácil. “Mi hija de 10 años pensaba que era un paseo (venir a Roma). Mi hijo de 6 años, en cambio, escribió en una hoja de papel: ‘Yo soy sirio, no soy italiano, mi casa es Siria’».

«Pero ahora, ellos comienzan a entender que están lejos de laabuela«, sin embargo, añade, «los niños se adaptan. Ahora comienzan a decir palabras en italiano sin darse cuenta”.

Internet también es una ventaja moderna para volver a conversar con los seres queridos en Siria.

Damasco es la ciudad siria relativamente más segura. No obstante, Samer da testimonio de que la “vida es muy dura”. Los cristianos y la población en general no tienen servicios esenciales como agua o electricidad que en pleno invierno es accesible solo dos horas al día.

“El peligro más grande es para los jóvenes. Cualquier hombre con menos de 43 años puede ser reclutado por el ejercito. Por lo tanto la gente tiene miedo”, agregó.

Bombardear la ciudad para atacar el ISIS es humo en los ojos de Occidente. “No sirve a nada bombardear… las víctimas son civiles -alerta-. A lo mejor quieren debilitar el Gobierno para hacer evidente que no les puede proteger (a la población). Solo mueren niños y civiles”.

Tags:
pazrefugiadossiriaterrorismo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
3
Philip Kosloski
5 revelaciones sorprendentes del «tercer secreto» de Fátima
4
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
5
POPE FRANCIS
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa instituyó el ministerio del catequista en la Iglesia
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.