Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 01 diciembre |
San Andrés Apóstol
home iconEstilo de vida
line break icon

Perdonadme hijos, me he equivocado y os he hecho daño

Getty Images/Deborah Faulkner

Gmall girl looking sad

Maria Garabis Davis - publicado el 15/12/15

Cuando actúas mal con otro adulto sueles pedir perdón de inmediato. ¿Por qué te cuesta tanto con tus hijos?

Ojalá tuviera una explicación racional para mi comportamiento de aquella mañana.

Resultaría fácil culpar al pequeño, que interrumpía mi sueño constantemente por culpa de sus incipientes dientecillos, o al hecho de que, al abrir mi correo electrónico, cayera en la cuenta de que había pasado por alto un encargo urgente de mi supervisor; o podría culpar al irritante dolor de cabeza que llevaba soportando unos cuantos días. Pero ese tipo de cosas son meros incidentes rutinarios dentro de mis caóticas mañanas.

Así que no hay explicación racional para justificar que, por la nimiedad de un vaso de leche derramado, no fueran lágrimas de cansancio las que me inundaran, lo que me inundó fue la furia.

Sin previo aviso, descargué mi ira contra cualquiera y cualquier cosa que se cruzara en mi camino. Se podría esperar que la visión de mis hijos encogidos por el miedo pudiera haber disipado mi furia, pero de hecho la colmó de satisfacción. Disfruté con el control y el abandono de la paciencia, de la comprensión, de la tolerancia.

Cuando por fin me calmé, exhausta, contemplé a mi alrededor los restos de mi arrebato. Ocho ojos me observaban, todos llenos de temor y lágrimas. Yo estaba impertérrita.

Es ira justificada, pensé. Pues sí, niños; acabáis de ver un episodio de ira justificada.

Pero a medida que continuaba el día, yo no borrar de mi mente las expresiones en sus caras.

Esa noche, tumbada en la cama, hice examen de conciencia e intenté, sin éxito, encontrar una explicación razonable al incidente. Todavía podía encontrar excusas para mi arrebato, incluso como si hubiera sido arrastrara irremediablemente de mi propia consciencia. Pero a decir verdad, el catalizador de mi descontrol no fueron mis hijos. Fue mi propia indiferencia ante la leche que se derramaba.

Sabía que me había equivocado. Nunca me habría atrevido a hablar de aquella forma a ningún adulto. La verdad, nunca lo he hecho. Diría más, si hubiera perdido los papeles de aquella forma con un amigo o, ya puestos, incluso con un extraño, me habría disculpado de inmediato. Además, en un caso como este, donde mi transgresión era tan extrema, mis disculpas habrían venido acompañadas de flores o de una tarjetita de regalo.

¿Por qué fue diferente con mis hijos entonces? ¿Es que mi pecado hacia ellos no era igual de malo que hacia cualquier otra persona? Aún más, ¿no era peor? Dios había depositado en mí su confianza para que yo amara, cuidara, criara y formara a estos pequeños seres humanos para que se convirtieran en individuos amables y fieles.

Puf… pero ¿quién querría disculparse con un niño?

Y en cualquier caso, para compensar, les preparé sus platos preferidos para comer durante todo el día, así que estoy segura de que captaron el mensaje de que lo sentía mucho y estaba todo olvidado.

Pero el hecho sigue ahí: exigir a mis hijos que pidan perdón cuando hacen algo mal no tiene ningún sentido si yo no soy capaz de brindarles la misma disculpa cuando les hago daño.

Mis hijos saben que voy a confesarme normalmente. Comprenden que lo hago porque he obrado mal y necesito pedir a Dios que me perdone. Nos han visto a mi marido a mí discutir, reconciliarnos y pedirnos perdón mutuamente.

Al no ser capaz de extenderles esta misma experiencia de reconciliación, ¿qué tipo de mensaje le estoy transmitiendo a mis hijos?

Debe haber reparación tras el pecado, para todos los pecados, sin importar quién haya sido el perjudicado. Y este sencillo mensaje reitera la doctrina fundamental de la Cristiandad: que todos somos los hijos y las hijas de Dios y merecemos dignidad y respeto.

Así que llamé a mis hijos y, uno a uno, les pedí perdón. Les expliqué qué hice mal, por qué estuvo mal y les prometí intentar con todas mis fuerzas no volver a hacerlo más.

Mientras que los dos mayores me perdonaron al instante y con entusiasmo, fue un poco más difícil leer la expresión de los más pequeños. Por lo pronto, supongo que tendré que asumir que, en lenguaje bebé, un tirón de orejas significa «Acepto tus disculpas». Supongo también que la ofrenda de mi hijo de tres años de pasar un rato con su valiosísimo muñeco de Obi-wan Kenobi era su forma de decirme que todo estaba perdonado.

Y en ese momento, con la leche a salvo en el frigorífico, todo en el mundo fue perfecto.

Tags:
familiainfancia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
corazones.org
Reza hoy a la Virgen de la Medalla Milagrosa
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.