Aleteia

El Papa Francisco aprecia el acuerdo de París sobre clima

El Papa Francisco saludó a los fieles presentes en varios idiomas
Comparte

El acuerdo es un resultado histórico, pero el corte de las emisiones es voluntario

El Papa Francisco reafirma la confianza en la capacidad del ser humano para vencer el mal con el bien y considera acontecimientos claves de 2015 la COP 21 sobre el clima, la Cumbre de Addis Abeba para recaudar fondos para el desarrollo sostenible del mundo y la adopción de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Lo hace en su Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz (que se celebrará el 1 enero de 2016), titulado Vence la indiferencia y conquista la paz, presentado este martes 15 de diciembre de 2015 en la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

En relación a la COP21, 165 países han llegado a un acuerdo en la cumbre de París. El calentamiento deberá ser controlado bajo los dos grados. La evolución de los resultados se realizará cada cinco años. El acuerdo es un resultado histórico, pero el corte de las emisiones es voluntario.  

Por eso, no es la indiferencia el centro del mensaje del Papa, sino la esperanza en la capacidad del ser humano de no ceder a la resignación y a la indiferencia y, en este sentido, consideró positivamente la COP 21 sobre el clima.

Cabe recordar que el Papa, en el Ángelus del domingo 13 de diciembre, calificó como “histórico” el acuerdo alcanzado en París y auspició «que se garantice una particular atención a las poblaciones más vulnerables».

En esa ocasión, Francisco exhortó «a toda la comunidad internacional a proseguir con solicitud el camino emprendido en el signo de una solidaridad que se haga cada vez más concreta”.

En el mensaje publicado hoy, el Pontífice invitó nuevamente a la conversión y a emprender la vía de la solidaridad y de la sobriedad.

Asimismo, indicó las múltiples formas de solidaridad presentes en la sociedad en favor de las víctimas de los conflictos armados, de los pobres y los migrantes y del cuidado del medio ambiente.

Entretanto confirmó que existe una amenaza para la paz “por la indiferencia globalizada”, que también es una indiferencia “respecto al ambiente natural, favoreciendo la deforestación, la contaminación y las catástrofes naturales”.

El Papa aseguró que la paz se conquista. Esto significa además luchar contra la degradación ambiental que “desarraiga comunidades enteras de su ambiente de vida, forzándolas a la precariedad y a la inseguridad, crea nuevas pobrezas”.

En su esperanzador mensaje denuncia las “nuevas situaciones de injusticia, de consecuencias a menudo nefastas en términos de seguridad y de paz social”, que están también detrás de la indiferencia global ante el daño ambiental.

Por ello, se preguntó: “¿Cuántas guerras ha habido y cuántas se combatirán aún a causa de la falta de recursos o para satisfacer a la insaciable demanda de recursos naturales?”.

El Papa concluyó con un llamamiento para que cada uno, en el espíritu del Jubileo de la Misericordia, adopte un compromiso concreto para ayudar a mejorar la realidad en la que vive, de su familia, del barrio o del entorno de trabajo, el medio ambiente.

En este contexto, la conferencia de París sobre el cambio climático puso de acuerdo a 195 países reunidos en esa ciudad, cuando el sábado pasado aprobaron un documento final que se espera podrá entrar en vigor a comienzos de 2016.

El documento, que se logró después de dos semanas de negociaciones, ahora deberá ser ratificado por 55 países que representen al menos el 55% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

Un hito de este encuentro ha sido que el acuerdo llama en causa a las naciones desarrolladas y en desarrollo. La comunidad internacional se compromete a gestionar la transición hacia una economía baja en carbono.

El principio es lograr que el aumento de las temperaturas se mantenga por debajo de los dos grados centígrados y limitar el aumento de las temperaturas a 1,5 grados en comparación con la era pre-industrial.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.