Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 29 noviembre |
Santa Catalina Labouré
home iconDesde Roma
line break icon

Papa Francisco: Dios no excluye a nadie la oportunidad de salvarse

Antoine Mekary /Aleteia

Aleteia Team - publicado el 13/12/15

Palabras del pontífice hoy en el Rezo del Ángelus

Queridos hermanos y hermanas, buenos días!

En el evangelio de hoy hay una pregunta marcada tres veces: «¿Qué debemos hacer» (Lc 3,10.12.14). Dirigida a Juan el Bautista tres categorías de personas: la multitud en general; los publicanos o recaudadores de impuestos; y algunos soldados. Cada uno de estos grupos pregunta al  profeta sobre lo que debe hacerse para que actúe la conversión que él está predicando. La respuesta de Juan a la pregunta de la multitud es la puesta en común de los bienes de necesidades básicas: «El que tenga dos túnicas, que las reparta con el que no tiene, y el que tiene qué comer, haga lo mismo» (v. 11). a los recaudadores de impuestos le dicen de no exigir nada más que la suma debida (cf. v. 13);a los soldados se exige de no extorsionar nada a nadie, sino de contentarse de su salarios (cf. v. 14). Tres respuestas para una idéntica trayectoria de conversión, que se manifiesta en compromisos concretos de justicia y de solidaridad. Es el camino que Jesús muestra en toda su predicación: el camino del amor activo por el prójimo.

A partir de estas advertencias de Juan el Bautista entendemos cuáles eran las tendencias generales de quien en ese momento tenían el poder, bajo las más diversas formas. Sin embargo, ningún grupo de personas se excluye del camino de conversión para la salvación, ni siquiera los recaudadores de impuestos considerados pecadores por definición. Dios no excluye a nadie la oportunidad de salvarse. Él está ansioso de mostrar misericordia a todos y dar la bienvenida a cada uno con el tierno abrazo de la reconciliación y el perdón.

Esta pregunta – ¿qué debemos hacer? – La sentimos incluso la nuestra. La liturgia de hoy nos dice, en las palabras de Juan, es necesario arrepentirnos, debemos cambiar de rumbo y tomar el camino de la justicia, de la solidaridad, de la sobriedad: estos son los valores esenciales de una vida plenamente humana y auténticamente cristiana. Arrepentíos! Se resume el mensaje de Juan el Bautista. Y la liturgia de este tercer domingo de Adviento nos ayuda a redescubrir una dimensión especial de la conversión: la alegría. «Alégrate, hija de Sión!» Anuncia el profeta Sofonías dirige a Jerusalén (Sofonías 3:14); y el apóstol Pablo exhortó a los cristianos de Filipos: «Estad siempre alegres en el Señor» (Fil 4,4). Hoy en día se necesita valor para hablar de la alegría, que requiere por encima de todo la fe! El mundo se ve acosado por muchos problemas, el futuro agobiado por incertidumbres y temores. Sin embargo, el cristiano es una persona alegre, y su alegría no es algo superficial y efímero, pero de profunda y estable, porque es un don de Dios que llena la vida. Nuestra alegría viene de certeza que «el Señor está cerca» (Fil 4,5).

Que la Virgen María nos ayude a reforzar nuestra fe, porque sabemos acoger al Dios de la alegría, que siempre quiere vivir en medio de sus hijos. Y nuestra Madre nos enseña a compartir las lágrimas con los que lloran, para poder compartir también una sonrisa.

DESPUÉS DEL ANGELUS

Queridos hermanos y hermanas,

La conferencia sobre el clima apenas se concluyó en París con la adopción de un acuerdo, definido por muchos histórico. Su actuación requerirá un coral empeño y una generosa dedicación de parte de cada uno deseando que venga garantida una particular atención a la población más vulnerable, exhorto la entera comunidad internacional a proseguir con solicitud el camino iniciado en signo de la solidaridad para que sea siempre más factible.

El próximo martes, 15 de diciembre en Nairobi – que recientemente visité – comenzará la Conferencia Ministerial de la Organización Internacional del Comercio. Me dirijo a los países que participarán, de manera que las decisiones que se tomarán tengan en cuenta las necesidades de los pobres y los más vulnerables, así como las legítimas aspiraciones de los países menos desarrollados y el bien común de toda la familia humana.

Hoy en día, en todas las catedrales del mundo, se van a abrir las puertas santas, para que el Jubileo de la misericordia puede ser vivido plenamente en las Iglesias particulares. Deseo que este momento fuerte estimule a tantos a ser instrumentos de la ternura de Dios. Como expresión de las obras de misericordia, también se abrirán las «Puertas de la Misericordia» en los lugares de malestar y marginación. Con este propósito, saludo a los detenidos de las prisiones de todo el mundo, especialmente los de la prisión de Padua, que hoy están espiritualmente unidos a nosotros en este momento de oración, y les doy las gracias por el don del concierto.

Saludo a todos ustedes, los peregrinos que han venido de Roma, de Italia y desde muchas partes del mundo. En particular, saludo los de Varsovia y de Madrid. Un pensamiento especial a la Fundación Dispensario Santa Marta en el Vaticano: los padres con sus hijos, a los voluntarios y a las Hermanas Hijas de la Caridad; gracias por su testimonio de solidaridad y bienvenidos! Y saludo también a los miembros del Movimiento de los Focolares, junto con amigos de algunas comunidades islámicas. Vayan adelante con valentía en su camino del diálogo y de fraternidad.

Para todos un cordial deseo de un buen domingo y una buena comida. No se olviden, por favor, de orar por mí. ¡Adiós!

Tags:
papa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.