Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 31 julio |
San Ignacio de Loyola
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Quieres cambiar? Esta es la única manera

Shutterstock / Oksana Kuzmina

Carlos Padilla Esteban - publicado el 10/12/15

Empieza con una oración: "Quiero besar tus deseos, pero me aferro a los míos..."

En el Adviento me gusta pensar en la paciencia de Dios. Me veo muy impaciente. Quiero que las cosas ocurran inmediatamente, lo antes posible. Pero no ocurren y me desespero. El tiempo pasa y no sucede lo que anhelo.

Quiero que se cumplan los plazos y se tomen las decisiones. Me quedo quieto esperando a que el sol se hunda en la noche. A que amanezca en medio de la oscuridad. Aguardo impaciente a que el brote deje ver la flor. A que las hojas caigan en su momento desnudando ramas.

Quiero ya el presente y no dentro de tanto futuro. Me inquieto cuando no cambio yo mismo a la velocidad que deseo. Cuando no progreso, cuando no soy mejor que hace algún tiempo. Me duele repetir los pecados. Me impresiona la torpeza de mi voluntad.

Me turbo al ver las canas como único fruto de la madurez que anhelo. Aunque bien sé que madurar no es perder la sonrisa ni los aires de niño y volverme más serio. Eso no lo quiero.

Como dice Jim Carrey: “Creo que madurar no significa ser una persona seria, mucho menos aburrida. Madurar es poder tontear, jugar, bromear, hacer sonreír como un niño. Pero sin olvidar nuestras responsabilidades. Aceptar que ya no somos niños, pero sin olvidar que un día lo fuimos”.

Madurar es aceptar que la vida se puede llenar de luz con una sola sonrisa. Entre algunas bromas. Y no por ello crecer pasa por ser algo serio. Dios es paciente con la sonrisa de esos niños que viven en un presente eterno.

Dios es paciente con mis inmadureces, con mis caídas, con mis torpezas. Respeta mis tiempos y mis ansias. Me mira como una madre a un niño esperando los primeros cambios del paso del tiempo. Y me sueña todavía mejor de lo que ya me ve.

Porque cree en la potencialidad que se esconde en mi alma. En la semilla enterrada. Sabe que puedo ser mucho más libre, más puro, más generoso, más suyo. Sabe las posibilidades que aguardan bajo mi tierra. Desea una vida más plena de la que vivo. Y espera que dé el primer sí que provoca el cambio.

Una persona rezaba: Quiero caminar por tus caminos a Belén. Anhelo el camino. Es un camino nuevo, lleno de posadas y de etapas, de misterios donde José y María guardan el secreto, su misterio, se apoyan, se cuidan, comparten sus sueños y sus miedos. Y se sienten muy pequeños, muy indignos, se admiran mutuamente, se miran con ternura. ¡Cuánta ternura en su camino hacia la montaña! Quiero ir con ellos. Todo empezó por un sí. También te lo doy hoy. Sí, aunque no vea. Sí, aunque tema. Sí, aunque ame con toda mi alma. Sí, aunque renuncie. Sí, aunque sólo tenga el hoy. Gracias”. 

Dios es paciente conmigo. Cuando me pierdo sale a mi encuentro. Él me deja caer porque respeta mis pasos. Me invita a no tener miedo al ridículo, al fracaso, al abandono.

Tengo miedos. Quisiera vivir más de la fe. Dios tiene paciencia y sale a mi encuentro. Necesito audacia para tomar riesgos por Jesús. Hay decisiones locas que no tomo. Me conformo, me quedo quieto. Me da miedo perder mis seguridades. Exponerme al rechazo y a la soledad.

Se me olvida que cuando regalo lo que tengo recibo mucho más. Me cuesta creer en la generosidad de Dios. Quisiera tener más libertad interior. Pero sé que no puedo yo mismo allanar mis montes, elevar mis valles.

Dios tiene paciencia y es Él quien lo hace. Eso me consuela. Él lo hace en mí. Lo que yo no puedo Él lo hace. Y yo sólo tengo que abrir mi corazón y dejarme hacer. Me gustaría ver que la salvación de Dios llega a mi vida.

Le pido a Dios que me ayude a escuchar su voz. A irme al desierto a escucharle, al silencio, a la soledad. El Adviento es tiempo de desierto. Para conocernos más, para descubrir hacia dónde vamos.

Quiero pedirle que me enseñe a ser fiel siempre a esa voz. A ser dócil a su voluntad. A abrir mi corazón para que siempre me sorprenda con su mirada.

Él siempre es más que mi idea de Él, que mi anuncio de Él. Mis palabras apenas dibujan torpemente su rostro. Mis gestos deslucen muchas veces su amor. Siempre es más, siempre me sorprende.

Quiero que cambie mi corazón estas semanas. Le entrego los valles de mi alma, los montes, los caminos. Todo lo que soy. Le entrego mi paisaje original, para que llegue y entre, y ponga sus pies en mi barro.

Quiero rezar como rezaba una persona: Me alegra dar la vida. Pero me cuesta sufrir. Tengo tantos apegos... Quiero inscribir mi corazón en el tuyo, Jesús. Es posible. Sería un milagro. Quiero soñar con cosas grandes. A veces me quedo corto. Quiero besar tus deseos. Pero me aferro a los míos. Quiero soñar con tus cumbres. Y me conformo con vivir en el llano. Deseo tocar lo que no veo”.

Quiero que Él llegue en este Adviento y pueda hacer su casa con mi barro, con mis piedras, con mi agua, con mis valles y montañas. Con mis rocas duras, con mi tierra blanda. Le entrego mi vida como es ahora para que haga milagros con ella.

Mi vida limitada y pobre. No como me gustaría que fuera. Le entrego mis caminos confusos, mi jardín lleno de maleza, mi pozo tantas veces seco. Se lo entrego todo para que Él llegue y se meta en mi interior, y lo cambie todo.

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
2
Redacción de Aleteia
Un sacerdote católico acompañó a Lady Di la madrugada de su muert...
3
PRO LIFE FLAG PROJECT
Zelda Caldwell
Recién adoptada la bandera internacional pro-vida
4
HIDILYN DIAZ
Cerith Gardiner
Atleta filipina comparte con todo el mundo su Medalla Milagrosa t...
5
PRINCESS DIANA AND MOTHER TERESA
Mathilde De Robien
¿Sabías que la princesa Diana fue enterrada con un rosario?
6
NORWAY
Dolors Massot
La selección de balonmano playa de Noruega ya no quiere usar biki...
7
BECCIU
Ary Waldir Ramos Díaz
Comienza un juicio histórico por corrupción en el Vaticano
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.