Aleteia

El terrorismo deja Notre Dame sin árbol de Navidad

PHILIPPE LISSAC/GODONG / PHOTONONSTOP
Christmas tree outside Notre-Dame de Paris cathedral Paris. France.
Comparte

El descontento ciudadano se muestra en las redes: #Touchepasàmonsapin

En el contexto del estado de emergencia establecido a raíz de los atentados del 13 de noviembre, el responsable de comunicaciones de la catedral Notre-Dame de París, André Fino, ha declarado que este año no se instalaría el gran abeto de Navidad en frente de la catedral.

En palabras de Fino: “Para asegurar todo el conjunto, era necesario vigilar el abeto día y noche. Esto habría supuesto unos costes altísimos, aproximadamente de entre 60 y 70.000 euros. No tenemos presupuesto para algo así”.

Ya el año pasado, solamente el precio del árbol en sí, de 25 metros de alto, 80.000 €, no pudo asumirse con los fondos de la catedral y las donaciones de los comerciantes, y fue Rusia quien hizo el papel de Papá Noel y pagó la parte restante de la suma…

Touchepasàmonsapin: que no toquen mi abeto

Este año no hay solución, puesto que al precio del árbol se sumaría el de la seguridad. Los responsables de la catedral han recibido peticiones disuasorias por parte la prefectura de policía, que manifiesta su inquietud en relación a un árbol tan frondoso, que facilitaría la colocación de una bomba en las proximidades de uno de los lugares más frecuentados de París.

En Twitter, usuarios como Patricia Zonza manifiestan su descontento: «Permiten manifestaciones de alborotadores y no el árbol de Navidad, #Touchepasàmonsapin!».

Muchos ven la situación como un ataque contra un símbolo cristiano y una victoria de los terroristas: «Es un escándalo que se dobleguen ante los islamistas con la excusa de unos atentados que, de todas formas, pueden tener lugar en cualquier sitio, especialmente en los lugares más inesperados»…

Navidad gris en el corazón de París

Si, contrariamente a lo que sugiere algún internauta, los mercados de Navidad no están cerrados, el caso es que la catedral Notre-Dame de París parece un tanto abandonada durante este tiempo de Adviento.

Los registros sistemáticos desalientan a los visitantes y la iglesia está casi vacía.

La desafección del lugar se hizo eco en la triste homilía del Papa Francisco del jueves 19 de noviembre. El Papa lamentaba que, incluso “con todas esas luces, los árboles iluminados, los belenes, [el mundo continúa] con la guerra, continúa con el odio… ¡por todas partes! Y ¿qué es lo que queda tras tanta guerra, tras tanto odio? Ruina, miles de niños sin educación, tantísimos inocentes muertos, ¡muchísimos!».

Un belén de 6 metros de alto

Aunque a falta de abetos, buenos son belenes. Y este viene de Polonia directo a la catedral y tiene 6 metros de altura. Y además «se dispondrán pequeños árboles en el interior de las rejas que rodean el pórtico central de la catedral«, promete el responsable de comunicación de la catedral.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.