¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

“¿Por qué nos debemos convertir?”, Papa Francisco lo explica

© CTV
Comparte

Romped las barreras y obstáculos que impiden nuestra conversión

Queridos hermanos y hermanas, buenos días!

 

En este segundo domingo de Adviento, la liturgia nos pone en la escuela de Juan el Bautista, que predicaba “un bautismo de conversión para el perdón de los pecados” (Lc 3,3). Y podríamos preguntarnos: “¿Por qué nos debemos convertir? ¿La conversión es sobre quién se convierte de ateo a creyente, de pecador a hacer lo correcto, pero no somos ya los cristianos? Entonces estamos bien.

“Pensando así, no nos damos cuenta de que es a partir de esta presunción que debemos convertirnos: de la suposición de que, en general, está bien y no necesitamos ningún tipo de conversión. Pero preguntémonos: ¿es cierto que en diversas situaciones y circunstancias de la vida tenemos en nosotros los mismos sentimientos de Jesús? Por ejemplo, ¿Cuando sufrimos algún mal o alguna afrenta, podemos reaccionar sin animosidad y perdonar de corazón a los que piden disculpas? ¿Cuándo estamos llamados a compartir alegrías y tristezas, lloramos sinceramente con los que lloran y nos regocijamos con los que gozan? ¿Cuándo expresamos nuestra fe, lo hacemos con valentía y sencillez, sin avergonzarnos del Evangelio?

 

La voz del Bautista grita incluso hoy en el desierto de la humanidad, que son los duros corazones y las mentes cerradas, y nos hace preguntarnos si en realidad estamos en el buen camino, viviendo una vida según el Evangelio. Hoy, como entonces, nos advierte con las palabras del profeta Isaías: “Preparen el camino del Señor, enderezad sus sendas” (v. 4). Es una apremiante invitación a abrir el corazón y aceptar la salvación que Dios nos ofrece incesantemente, casi tercamente, porque nos quiere a todos libre de la esclavitud del pecado. Pero el texto del profeta expande esa voz, anunciando que “todo hombre verá la salvación de Dios” (v. 6). La salvación se ofrece a todos los hombres, de todos los pueblos, sin excepción, porque Dios quiere que todos los hombres sean salvos por medio de Jesucristo, el único mediador (cf. 1 Tim 2,4-6).

 

Por lo tanto cada uno de nosotros está llamado a hacer conocer a Jesús a los que todavía no lo conocen. “¡Ay de mí si no predicara el Evangelio!” (1 Corintios 09:16), San Pablo declaró.¿ Si a nosotros el Señor Jesús ha cambiado la vida, como no sentir  la pasión de dar a conocerlo a todos los que conocemos en el trabajo, en la escuela, en el edificio, en el hospital, en distintos lugares? Si miramos a nuestro alrededor, nos encontramos con personas que estarían disponibles para iniciar o reiniciar un camino de fe, si se encuentra con los cristianos enamorados de Jesús. ¿No deberíamos y no podríamos ser nosotros esos cristianos? Pero hay que ser valiente: bajar montañas del orgullo y rivalidad, llenar barrancos excavados por la indiferencia y la apatía, enderezar los caminos de nuestra pereza y de nuestros compromisos.

 

Que la Virgen María nos ayude a romper las barreras y obstáculos que impiden nuestra conversión, es decir, nuestro camino hacia el Señor. Sólo Él puede cumplir con todas las esperanzas del hombre!

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.