¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La alegría de la Navidad depende de nosotros

Judith Garcia-CC
Comparte

¿A qué no adivinas quién es el que más está gozando este Adviento en casa?

Me encanta la Navidad. Trae aires de inocencia. Las cosas se ven transparentes, puras y sencillas.

Con los hijos grandes, la vida cambia.

Recuerdo que hace algunos años visitamos una familia para estos días, el papá se me acercó y me comentó entristecido: “Este es el primero año que no compramos el arbolito juntos. Los hijos crecen y se van“.

“Es verdad”, le respondí, “pero te queda la alegría de saber que los educaste bien“.

He aprendido con Luis Felipe, el pequeño de la casa, que la alegría de la Navidad,  depende de nosotros. Va por la casa colocando adornos de navidad en todos lados.  Tiene una sonrisa permanente. Una felicidad que se le desborda.

Todo es ilusión en él. Probar el ponche que prepara Vida (mi esposa), adornar el arbolito…

Estoy en la computadora escribiendo y de pronto escuchas su voz infantil cantando: “Ya llegó la Navidad, la familia alegre está”.

Se me acerca y quita todo lo que tengo en el escritorio, para poner uno de los pastores del nacimiento.

“No lo toques papá”, me indica, “hay que adornar la casa para Navidad”.

Emocionado me pregunta: “¿Cuántos días faltan para la Navidad?”.

Y los va restando a medida que se acerca el gran día.

¿A qué no adivinas quién es el que más está gozando este Adviento en casa?

Te daré una pista…. tiene el alma pura.

Tags:
navidad
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.