Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 02 diciembre |
San Habacuc
home iconEstilo de vida
line break icon

Las caras del amor

© grafolio

Editora Cléofas - publicado el 04/12/15

El amor genera vida, el egoísmo produce muerte

La psicología muestra hoy con toda claridad que las graves perversiones morales tienen casi siempre como causa principal una frustración de amor. Los jóvenes se encaminan a las drogas, al sexo vacío, al alcoholismo y la violencia, porque están carentes de amor, desnutridos de amor. La peor anemia es la del amor. Lleva a la muerte del espíritu. Nadie puede ser feliz si no ha sido amado, si no ha experimentado el amor. Si esto es importante en la infancia y la adolescencia, también lo es en la vida conyugal.

Y ese amor conyugal empieza a aprenderse y entrenarse en el noviazgo. En el largo viaje de la vida conyugal, que empieza en el noviazgo, puedes necesitar llevar el equipaje del amor. Amarás de verdad a tu novio, no sólo porque es simpático, guapo o porque es atleta, sino porque quieres su bien y quieres ayudarlo a ser mejor. Muchas veces se busca a la novia perfecta, o al chico ideal, pero eso no existe.

La primera exigencia del amor es aceptar al otro como es, con todas sus cualidades y defectos. Sólo así podrás ayudarlo a crecer, amándolo como es. Alguien dijo que el amor es más fuerte que la muerte, y capaz de mover montañas. El amor tiene una fuerza misteriosa, cuando amas al otro gratuitamente, sin pedir nada a cambio, lo despiertas ante sí mismo, lo revelas ante sí mismo, le das ánimo y vida, lo resucitas. Con la llama de una vela se enciende otra. Con la donación de tu vida haces revivir la vida del otro. Desde el noviazgo necesitas saber que “amar no es querer a alguien construido, sino construir a alguien querido”.

Está claro que una pareja se acerca a través del corazón, pero crece por el amor, que trasciende los sentimientos y se arraiga en la razón. Toda relación humana tendrá sentido si se implica en el crecimiento de los involucrados. De modo especial esto es fundamental en el noviazgo y el matrimonio.

La orden de Dios a la pareja es: ¡Creced! Dios no nos una ayuda adecuada para disfrutar la vida en pareja, pero para que crezcan los dos. Esto vale desde el noviazgo. Y lo que hace crecer es el fermento del amor. Nadie expresó mejor que San Pablo las exigencias del verdadero amor: “La caridad es paciente, es servicial; la caridad no es envidiosa, no es jactanciosa, no se engríe; es decorosa; no busca su interés; no se irrita; no toma en cuenta el mal; no se alegra de la injusticia; se alegra con la verdad. Todo lo excusa. Todo lo cree. Todo lo espera. Todo lo soporta” (1Co 13, 4-7).

Medita un poco sobre cada renglón de este himno al amor, y pregúntate si estás viviendo esto en tu noviazgo. ¿Eres paciente con tu novia o no, sabes controlarte frente a sus defectos? ¿Eres bondadosa con él, o a veces quieres vengarte por algo que te hizo y que no te gustó?

Ser bondadoso es saber perdonar, ser comprensivo y tolerante, sin ser cómplice del error, claramente. ¿Será que tienes envidia de él porque te supera en ciertas actividades? ¿Será que eres un novio orgulloso, que piensa que sólo por ser hombre eres suficientemente superior a ella?

Si no admites ser superado por el otro en cosas buenas, no amas de verdad, pues cuando se ama se quiere que el otro sea mejor que nosotros. ¿Eres arrogante, y te sientes superior al otro y quieres siempre imponer tu voluntad? ¿Hasta qué punto permites que la presunción te domine, creyéndote el bueno?

La arrogancia y la prepotencia entorpecen el camino del amor y el crecimiento de la pareja. ¿Eres escandalosa, y chantajista emocional para lograr lo que no has podido conseguir con argumentos? Los gritos son muchas veces el lenguaje de los débiles, que actúan así por falta de razones.

¿Eres egoísta en tu noviazgo y el otro tiene que hacer todo lo que quieres? Aquí está la piedra con la que tropiezan muchas parejas. Una vez que el egoísmo es el opuesto del amor, una pareja egoísta puede ser comparada a dos bolas de billar, sólo se encuentran para chocar y apartarse en sentidos opuestos… ¿Eres de aquellos que vive de mal humor o niegas un beso por cualquier contrariedad? ¿Eres de aquellos que se irrita por cualquier cosa que no es de tu agrado? ¿Te enojaste porque se atrasó 15 minutos? ¿Amargaste tu noviazgo porque él miró un instante a otra chica que pasó al lado?

El amor no se irrita, no maldice, no ofende, no grita. El amor no guarda rencor, dice el apóstol. Está claro que en el noviazgo habrán desacuerdos. Es fruto de las diferencias individuales y las circunstancias de la vida. Lo feo no es pelearse, sino no reconciliarse, no saber perdonar, no saber romper el silencio mortal y mantener un diálogo.

Para evitar las peleas y malentendidos es necesario saber arreglar las cosas. El dicho dice que lo que se organiza no sale caro. Aprendan a organizar el paseo, las actividades que a cada uno le gusta hacer, etc… Es necesario decir que la cara más bella del amor es la del perdón. Tú tienes derecho a ser perdonado, pues errar es de humanos, pero tienes también el deber de perdonar cuando el otro se equivoca y te pide perdón.

El gesto más noble de Jesús fue el de perdonar a los verdugos que lo crucificaron. No puede haber futuro para una pareja que no sabe perdonarse mutuamente. Esta es la mayor reserva de estabilidad para la pareja. Otra cara bella del amor es la fidelidad. Ser fiel al otro no quiere decir solamente no tener otra pareja, es mucho más que eso, es ser verdadero en todo. Es no engañar al otro en nada.

No ser hipócrita, enmascararse, disimular. Si mientes a tu pareja estás destruyendo el amor entre ustedes. Nada es más grave para el amor. La mentira genera desconfianza, la desconfianza genera celos, los celos generan peleas y separación. Ser fiel al otro es saber respetarlo, defenderlo, y no traicionarlo de ninguna forma, ni con pensamientos ni con palabras. Si en tu noviazgo juegas al escondite, estás jugando con el amor, y eso está mal. Por lo tanto, rompe toda falsedad, disimulación y engaño, porque eso destruye el amor.

La mentira tiene piernas cortas, dice el dicho: luego aparece, y cuando lo hace deja al mentiroso descalificado, y ya no es digno de confianza. Desde el noviazgo es necesario tener en mente que la belleza del amor está exactamente en la construcción de la persona amada. Es una misión para la gente madura, con grandeza de alma. Construir a una persona es educarla en todos aspectos, y eso es una obra del corazón. El amor todo lo soporta, todo lo cree, todo lo espera, el amor no pasa jamás. No existe nada que el amor no pueda hacer. Cuando no ayudamos al otro a crecer es señal de que nuestro amor por él aún es pequeño. Si tu noviazgo no es un ejercicio constante de amor, quedará vacío, monótono, y sin sabor. Y como la naturaleza tiene miedo al vacío, este vacío será rellenado con malentendidos y peleas.

En el noviazgo se aprende a amar, pero amando se aprende a ser novios.

Para meditar:

Siete veces que menosprecié a mi alma.

Cuando la vi disfrazarse de humildad para alcanzar la grandeza.

Cuando la vi cojear en presencia de cojos.

Cuando le dieron a escoger entre lo fácil y lo difícil, y escogió lo fácil.

Cuando cometió un mal y se consoló con la idea de otros también lo cometen.

Cuando aceptó la humillación por cobardía y atribuyó su paciencia a la fortaleza.

Cuando despreció la lealtad de una cara que no era, en realidad, más que una de sus máscaras.

Cuando consideró una virtud elogiar y glorificar.

Tags:
amor de parejamatrimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.