Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 04 diciembre |
San Juan Damasceno
home iconEstilo de vida
line break icon

Navidad, la familia, los regalos... ¿y yo, que soy soltero?

Shutterstock / Ljupco Smokovski

Margaret Rose Realy, Obl.Osb - publicado el 03/12/15

Tips para afrontar situaciones de malestar en una estación llena de encuentros familiares

Muy pronto la música de Navidad inundará las tiendas. Todo lo que rodea las vacaciones intentará hacernos ver que somos parte de familias hermosas y funcionales. Pero muchos de nosotros no lo somos.

No siempre es fácil recibir con los brazos abiertos una temporada llena de familias, niños y abundancia cuando se está solo, sin hijos, separado o pobre. Pero si permanecemos abiertos a la plenitud de los días venideros, podemos encontrar una realización espiritual única en la vida para quien es soltero. He aprendido que la clave para sobrevivir y prosperar durante las vacaciones siendo soltero, implica preparar conscientemente las próximas semanas.

Se necesitan pequeños ajustes. Cuando mi centro de atención se vuelve hacia mi mismo en lugar de hacia la Encarnación, a menudo me quedo decepcionado, incluso con cómo me comporto en público y durante la oración. La decepción conmigo mismo y con los demás destruye el fruto de este tiempo de Navidad.

Aquí os presento algunas cosas que he hecho en los últimos años para ayudarme a disipar esa sensación de contradicción con la Navidad.

Oración

La oración es lo que practicamos como católicos y deberíamos hacerla a menudo. Rezar equilibra nuestra vida, sobre todo cuando nos encontramos estresados, especialmente en reuniones con gente que no conocemos bien. Dedica tiempo a orar por las personas con la que celebrarás las vacaciones antes de salir de casa.

Algunos de nosotros experimentamos tristeza porque estamos sin familias ni hijos. Cambia esa sensación rápidamente orando por los demás para que sean buenos padres, para que formen familias prósperas. También reza por la protección de los niños convirtiéndote en su tío o tía espiritual.

O adopta espiritualmente a alguien en secreto y enciende velas cada semana para esa persona.

Tradiciones

A veces las tradiciones que nos encantan o que no tuvimos cuando éramos niños afectan nuestras vacaciones como adultos. Así que, ¡pon en marcha tus propias tradiciones!

En lugar de un árbol, utiliza flores o ramas de hoja perenne atadas con una cinta, o pon una vela de centro de mesa como opción más sencilla y menos exigente. No necesitas que sea algo muy complejo, sino un detalle personal.

Planifica ir a algún concierto de Navidad o asiste a una procesión de luces.

Si te gusta la fotografía, haz fotos de la temporada y compártelas con los demás.

Inscríbete para ayudar en una cena (¡una de mis tradiciones favoritas!) Ayuda siempre que se necesite montar mesas, organizar los asientos, ayudar a cocinar o empaquetar envases para llevar a casa, etc.

Coloca una silla cerca de la cama, imagina que Jesús está sentado allí y habla con él. Yo lo hago y hace que su presencia en mi vida sea más tangible. Durante el Adviento y hasta la Epifanía, añade una vela extra en la mesa de la cocina. Cuando te sientes a comer, enciende la vela para simbolizar la presencia de Cristo.

Paz

Practica el arte de ‘estar la paz’ durante una temporada agitada, siendo amable con los demás que están estresados. Permanece en calma durante la locura de las compras navideñas, ya que es algo contagioso. La gente percibirá la tranquilidad.

Busca maneras de ayudar en las tiendas y restaurantes: anima a los padres con niños cansados, recoge algo que se les haya caído, cede tu lugar en la cola.

Parece contradictorio, pero busca la oportunidad de preguntar a alguien si necesita ayuda. A veces, ofrecer ayuda a los demás les otorga una sensación de plenitud, obteniendo así una doble bendición.

Compromiso

Hace unos años, una mujer con un coche destartalado y sus hijos atados con el cinturón de seguridad, se detuvo en el mismo surtidor de gasolina que yo. Hacía un frío increíble. Ella no llevaba guantes mientras agarraba el mango del surtidor, pero yo tenía un par extra de guantes en mi abrigo, se los di a ella y me sorprendió que casi rompiera a llorar. Así que, lleva un par de guantes para regalar.

¿A quién no le encanta que le regalen algún dulce por vacaciones? Un regalo barato y sincero podría ser seis docenas de galletas de azúcar para llevar a casa de alguien.

Antes he mencionado que adoptes espiritualmente a alguien. Si te sientes cómodo compartiendo tus proyectos, escribe una carta a esa persona y deja que él o ella sepan que les recordarás en la oración durante todo el año que viene.

Estudio

Una de las tradiciones benedictinas durante la Cuaresma es leer algún libro recomendado. Considera la posibilidad de hacer algo similar durante el Adviento. Disfruta de algún tema nuevo: un libro sobre un santo desconocido; una ficción histórica sobre alguna figura de la Biblia; o aprende más sobre el Adviento, su historia y las prácticas en las diferentes culturas.

Cuando era soltera, hubo veces en las que no tenía regalos para abrir en Navidad. Así que, compraba libros, nuevos o de segunda mano, y los ataba con un lazo para abrirlos el día de Navidad.

El Adviento es el tiempo de preparación para la expectativa devota y alegre de la llegada de Cristo. Si nos mantenemos centrados en esa verdadera alegría, traeremos paz. El regalo que podemos darnos a nosotros mismos y a los demás es expresar caridad, la caridad de Dios, la llegada de la Encarnación.

Tags:
navidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.