Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 30 noviembre |
San Andrés Apóstol
home iconEstilo de vida
line break icon

A amar se aprende... amando

EMILIE RHAUPP-cc

Orfa Astorga - publicado el 01/12/15

9 lecciones para aprender el verdadero amor

Para aprender a amar es necesario entender que el amor es salirse de sí para darse al otro. Que el amor puede más que cualquier padecimiento, que todo defecto personal o ajeno y que cualquier clase de brecha que pueda herir al corazón humano. A este aprendizaje se niegan quienes se dejan arrastrar por la soberbia, viendo solo la paja en el ojo ajeno, sin ver la viga en el propio. El verdadero amor vence el egoísmo.

Aquí algunas lecciones para ese aprendizaje.

Manejo de las emociones: Ante las inevitables discrepancias y disparidades de opinión e incluso cierto enfrentamiento, permitir que “la olla suelte presión” aflojando la válvula con gestos, bromas, chistes, no tomarse tan en serio a la hora de las discusiones. Cambiar de tono para controlar las emociones del momento. Acordar el esperar a serenarse y ver con mayor objetividad lo que se desea comunicar, para buscar soluciones sin recriminaciones inútiles que solo quitan la paz.

Sobre los mutuos defectos: Ser capaces de apreciar en el conyugue, más virtudes que defectos, pues casi siempre tendemos a agrandar los defectos y a minimizar las virtudes. En el noviazgo lo normal es ver a la pareja con muchísimas virtudes y pocos defectos. Esta actitud se debe mantener a lo largo de la vida matrimonial, ya no de un modo idealista, sino de una forma madura, consciente y responsable, y ante los defectos, amarse con todo y ellos. Acercarse en vez de alejarse, adquiriendo una mayor conciencia de que ambos los tienen.

Crear espaciospara el otro: Pensar más en el otro, darse tiempo para comprenderlo poniéndose en su lugar. Hacer un alto en las prisas, ocupaciones, preocupaciones y darle la posibilidad de sentir que es atendido y comprendido. Escuchándolo, apoyándolo evitando prejuicios.

Aprender a conceder: Admitir cuando el conyugue considera que la conversación le incomoda, que su condición anímica no es la propicia para escuchar quejas o reclamos. Discutir, compartir presiones o preocupaciones es parte de la relación, pero se debe aprender a hacerlo, aguardando el momento y las circunstancias más propicias para tratar los temas álgidos o que les preocupan.

Valorar las emociones del otro: Comprender, no ignorar los sentimientos y las aflicciones emocionales del cónyuge como si se tratase de problemas absurdos, triviales y aburridos, esperando solo a que pasen. Aprovechar los momentos emocionales como una oportunidad para acercarse a la pareja, para   ayudarlo. No Permanecer emocionalmente en un estado neutro, considerando que una tormenta emocional siempre es necesaria para madurar, sin intentar mostrar al cónyuge una respuesta emocional alternativa.

Evitar el manipular: No tratar de suavizar las perturbaciones recurriendo a la negociación y a los sobornos para lograr que el otro deje de estar triste o disgustado, solo por considerarlo algo molesto.

Apoyo y respeto: No ser desaprobadores, burlescos, duros en las críticas; prohibiendo y reprimiendo con evidente desprecio cualquier manifestación emocional de la pareja.

Entregarse: Las pruebas de nuestro amor son precisamente los defectos y limitaciones del otro, que necesita de ayuda y comprensión para superarse, no olvidarlo jamás.

Ante las pruebas que llegan de afuera: La aflicción puede marchitar las mejillas pero no abatir el amor, porque el amor intensifica esa forma de ser junto al otro, comprometiendo todo nuestro ser. El amor supera cualquier quebrantamiento que le pueda suceder al hombre en esta vida, porque el amor no pertenece al tiempo, lo trasciende como un reflejo del amor divino.

“que el amor en el alma vive; /y si ella a otra vida pasa,/no muere el amor, sin duda, /puesto que no muere el alma”.

CALDERON DE LA BARCA

Por Orfa Astorga de Lira

Orientadora familiar.

Máster en matrimonio y familia.

Universidad de Navarra.

Tags:
amor
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
OLD WOMAN, WRITING
Cerith Gardiner
Carta de una mujer de 107 años para luchar co...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.