Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Una oración para antes de dormir corta y eficaz

Child Praying January 22, 2004
Comparte

Aquí podrás descubrir por qué esta plegaria es tan poderosa ante los ojos de Dios

Esta oración es muy poderosa porque forma parte de la Liturgia de las Horas de la Conferencia Episcopal de Brasil, rezada por toda la Iglesia católica, especialmente por las personas consagradas a Dios.

¿Existe mejor manera de rezar que uniéndose al cuerpo místico de Cristo?

Todo lo que preocupa a tu corazón, la lista de personas por quienes quieres que se interceda, los acontecimientos del día a día: siéntete libre de poner todo eso en las manos de Dios antes de dormir.

¡Aprovecha!

Oración antes de dormir

Ahora que el destello de la luz se apaga,

te imploramos, Creador:

con tu paternal misericordia,

que nos guardes bajo la luz de tu amor.

 

Que nuestros corazones sueñen contigo:

que en el sueño, puedan sentirte.

Cantemos nuevamente tu gloria

al brillo de la mañana que va a surgir.

 

Concédenos salud en esta vida,

renueva nuestras energías;

ilumina con tu claridad

la terrible soledad de la noche.

 

Oh, Padre, escucha nuestras plegarias,

óyenos por Jesús, Nuestro Señor,

que reina para siempre en tu gloria,

contigo y el Espíritu de Amor.

 

Oración final

Quédate con nosotros, Señor, en esta noche, y que tu mano nos levante

mañana temprano, para que celebremos con alegría la resurrección

de Cristo. Que vive y reina para siempre. Amén.

 

Oh, Señor todopoderoso, concédenos una noche tranquila y, al final de la vida, una muerte santa.

Amén.

 

Antífona final a la Virgen María:

 

Oh, Madre del Redentor, puerta del cielo,

socorre y alienta al pueblo que ha caído,

pues intenta levantarse.

Virgen pura,

cuyo Creador nació de ti:

ten piedad de nosotros y escucha, suave,

al ángel que te saluda “¡Dios te salve!”.

 

Texto extraído de la Liturgia de las Horas de la Conferencia Episcopal Brasileña.

Traducción de Aleteia.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.