Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 03 diciembre |
San Francisco Javier
home iconEspiritualidad
line break icon

La raíz de todos los sufrimientos

Editora Cléofas - publicado el 29/11/15

“Perdemos el Paraíso, pero recibimos el Cielo, y lo que se gana es mayor a lo que se pierde”. San Juan Crisóstomo

La Revelación de Dios por medio de la Biblia y la Tradición de la Iglesia, nos enseña que a causa del pecado de la desobediencia al Creador, nuestros primeros padres perdieron la “gracia santificadora” que les daba una comunión íntima con Dios, y perdieron también el estado de “justicia original” que garantizaba la armonía del hombre con Dios, con la mujer, consigo mismo y con la naturaleza. Si se hubiera mantenido fiel a Dios y al modo de vida propuesta por Dios (simbolizado por la prohibición de la fruta del árbol de la ciencia del bien y el mal, cf. Gn 2,16) él no habría perdido esos dones.

Pero, el hombre no quiso obedecer a Dios y, por autosuficiencia rechazó su modelo de vida. Pecaron por soberbia y desobediencia, dijeron NO a Dios, y sí al Tentador. Por eso, perdió el control de sí mismo y quedó sujeto a sus pasiones desordenadas; y el mundo que, por don de Dios, estaba armoniosamente sujeto al hombre, dejó de estarlo, se rompió la utilidad de las criaturas irracionales para el hombre; éstas lo maltratan y aplastan, le niegan los frutos de la tierra y, a veces, hasta las condiciones de supervivencia.

La tierra pasó, entonces, a producir espinas y abrojos y el hombre tiene que sacar de ella, con su sudor, su sustento. La mujer, a su vez, da a luz con dolor. El sufrimiento entró en el mundo con el pecado.

“«Tantas haré tus fatigas cuantos sean tus embarazos: con dolor parirás los hijos. Hacia tu marido irá tu apetencia, y él te dominará”.

“Por haber escuchado la voz de tu mujer y comido del árbol del que yo te había prohibido comer, maldito sea el suelo por tu causa: con fatiga sacarás de él el alimento todos los días de tu vida. Espinas y abrojos te producirá, y comerás la hierba del campo. Con el sudor de tu rostro comerás el pan, hasta que vuelvas al suelo, pues de él fuiste tomado. Porque eres polvo y al polvo tornarás”

“Y le echó Yahveh Dios del jardín de Edén, para que labrase el suelo de donde había sido tomado” (Gn 3, 16-19. 23).

En los orígenes de la historia humana existe un pecado que es el responsable de la miseria física y moral que el hombre ha sufrido a través de los siglos. Como dice San Pablo:

“Por tanto, como por un solo hombre entró el pecado en el mundo y por el pecado la muerte y así la muerte alcanzó a todos los hombres…” (Rm 5,12).

El Papa Juan Pablo II afirmó sin dudar que:

“No se puede renunciar al criterio según el cual, en la base de los sufrimientos humanos, existen implicaciones múltiples con el pecado”.

“El mal, de hecho, permanece vinculado al pecado y a la muerte. Y, aunque se deba tener mucha cautela en considerar el sufrimiento del hombre como consecuencia de pecados concretos (como muestra precisamente el ejemplo del justo Job), él no puede, sin embargo, ser separado del pecado de los orígenes, de lo que en San Juan es llamado ‘el pecado del mundo’” (Jn 1,29) (SD, nº 15).

Así, conforme a la Sagrada Escritura y la doctrina de la fe, el origen del mal en el mundo está en el pecado, en el plano moral. Y eso hace surgir el mal físico (enfermedades, muertes, catástrofes, calamidades…).

Para explicar todo el sufrimiento que existe en el mundo San Pablo dice que: “el salario del pecado es la muerte” (Rm 6,23).

Es por el pecado, tanto original como personal, que el demonio esclaviza a la humanidad y se aparta de Dios, haciéndola sufrir. Es por eso que Jesús vino, se encarnó, para “quitar el pecado del mundo”. No fue para otra cosa. Él aceptó derramar toda su sangre y sufrir todo lo que sufrió para arrancar del mundo la raíz de todo mal: el pecado.

Tags:
bibliapecadosufrimiento
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.