Aleteia

Papa Francisco: Placeres y poder no dan la alegría y la paz duradera

Pope Francis (L) arrives to celebrate an open mass in Kampala, Uganda, November 28, 2015. Pope Francis arrived in Uganda on November 27 on the second leg of a landmark trip to Africa which has seen him railing against corruption and poverty, with huge crowds celebrating his arrival. AFP PHOTO / GIUSEPPE CACACE / AFP / GIUSEPPE CACACE
Comparte

El Pontífice recordó el ecumenismo de la sangre en memoria de la muerte por odio a la fe de 22 mártires católicos y 25 anglicanos en Uganda

“El testimonio de los mártires muestra […]que los placeres mundanos y el poder terreno no dan alegría ni paz duradera”, dijo el Papa Francisco este sábado 28 de noviembre en el santuario dedicado a los mártires católicos de Uganda en Namugongo.

El mundo no puede ofrecer la paz, ya que ésta se logra solo a través de “la fidelidad a Dios, la honradez y la integridad de la vida”, así como por medio de una “genuina preocupación por el bien de los otros”, añadió.

Sin embargo, el Papa muy práctico dijo que esta búsqueda de una paz autentica también tiene raíz en la vida cotidiana: “No disminuye nuestra preocupación por las cosas de este mundo, como si mirásemos solamente a la vida futura”.

Francisco rindió homenaje al ecumenismo de la sangre vertida por los mártires en Uganda. Por ello, peregrinó a primera hora al santuario anglicano de los mártires ugandeses, y luego se trasladó por tres kilómetros al santuario católico de los mártires en Namugongo, donde presidió la misa solemne ante decenas de miles de personas.

Hoy, recordamos con gratitud el sacrificio de los mártires ugandeses, cuyo testimonio de amor por Cristo y su Iglesia ha alcanzado precisamente «los extremos confines de la tierra». Recordamos también a los mártires anglicanos, su muerte por Cristo testimonia el ecumenismo de la sangre”, sostuvo.

Los Santos Mártires de Uganda fueron un grupo de 22 cristianos asesinados por su fe entre el 1885 y 1887 por orden del rey Mwanga II que pidió fidelidad total a su poder. Otros 25 cristianos anglicanos fueron a su vez martirizados en las mismas persecuciones.

El Pontífice habló del testimonio de los mártires que pone a los creyentes “un objetivo para la vida en este mundo” que es acercarse “a los necesitados, a cooperar con los otros por el bien común y a construir, sin excluir a nadie, una sociedad más justa, que promueva la dignidad humana, defienda la vida, don de Dios, y proteja las maravillas de la naturaleza, la creación, nuestra casa común”.

En 1964, el papa Pablo VI había canonizado a los 22 fieles católicos martirizados en Uganda entre los años 1885 y 1887.

Honorar a los mártires en nuestras casas y trabajos 

Los mártires ugandeses y su herencia para el mundo “no son una joya preciosa o un simple recuerdo circunstancial”, indicó. El Papa pidió honrar su memoria llevando el testimonio “a nuestras casas y a nuestros prójimos, a los lugares de trabajo y a la sociedad civil, tanto si nos quedamos en nuestras propias casas como si vamos hasta los más remotos confines del mundo”, expresó.

El Papa entró en la Basílica antes de la misa y rezó delante del altar donde se guardan las reliquias de San Carlo Lwanga (1865-1886), el más conocido de los Mártires ugandeses, quemado junto a otros 12 laicos durante las persecuciones anti cristiananas en el país. Durante su viaje al país, Pablo VI en 1969 dedicó el santuario católico de Namugongo a Lwanga.

Carlo Lwanga era el líder de los pajes de la corte del rey. El motivo de su muerte fue haberse negado a satisfacer los deseos homosexuales del rey Mwanga. Se había comprometido para proteger a los pajes de las atenciones morbosas del soberano. Condenado a muerte el 25 de mayo de 1886, fue quemado vivo el 3 de junio de ese año, en la colina de Namugongo.

El Papa arrodillado en recuerdo de los mártires anglicanos 

Horas antes, el Obispo de Roma, en el santuario anglicano se arrodilló en oración silente delante de las imágenes a tamaño natural que representan el martirio por odio a la fe: cristianos golpeados, incinerados, descuartizados. Las reliquias se conservan en la capilla.

El Papa ha descubierto una placa de bronce conmemorativa del sacrificio de los Mártires. En el Namugongo Anglican Shrine estuvo acompañado de varios obispos anglicanos ugandeses.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.