Aleteia

Crónica de un paseo en silencio

Young female legs walking © Petar Paunchev / Shutterstock
<a href="</span>http://www.shutterstock.com/pt/pic-92746561/stock-photo-young-female-legs-walking-towards-the-sunset-on-a-dirt-road.html?src=hy8xs8z6Ex_Bsb5DmL9H4g-1-91<span style=" color:="" rgb(34,="" 34,="" 34);="" font-family:="" arial,="" sans-serif;="" font-size:="" 12.8000001907349px;="" line-height:="" normal;"="">Young female legs walking towards the sunset on a dirt road © Petar Paunchev / Shutterstock 
Comparte

Me gusta mirar mi jardín interior a veces tan oculto para mí: me falta agua, y paz, y silencio, raíces y fortaleza

El otro día pude pasear por un jardín en este tiempo de otoño. Un parque lleno de árboles, arbustos y flores. De hojas caídas, de hojas a punto de volar. Un entramado de luces y sombras. De caminos y bancos. De fuentes y aguas.

Un espacio de reflejos y aire puro. De sueños y anhelos. Un misterio de silencios y de paz. Un mosaico sorprendente lleno de vivos colores.

Me dejé tocar por las sombras y enamorar de los claros. Me detuve ante el sol de la tarde, cansado, aturdido.

De repente, rodeado de la naturaleza, uno se olvida de los agobios, de los miedos, de la violencia, de los dolores de este mundo, de las noticias. Toma distancia y espera, confía.

En medio de ese jardín pensaba en Dios, pensaba en la paz de su corazón herido. Pensaba que la vida es don, es gracia, es fruto de su misericordia.

Miraba caer el sol entre las ramas. Escuchaba el sonido apagado de los pájaros. Se me ocurría que pocas veces me detengo a escuchar el silencio. Tal vez no tengo tanto silencio porque estoy rodeado de ruidos, timbres y palabras.

Me enamora ese silencio de hojas secas. Me gusta el sol que se detiene a bañar con su luz el atardecer de mi vida. Esa luz llena de esperanza.

Me gusta pensar en mi alma como un jardín sellado, sagrado, guardado. Un espacio santo en el que Dios sale a pasear cada tarde, cada mañana. Entra y sale. Atraviesa el umbral de mi vida. Detiene sus pasos conmovido ante mi pobreza.

Me gusta pensar en los árboles que viven dentro de mí. Esos árboles que me dan sombra. Con sus raíces hondas. Pienso en las fuentes de mi alma. En los caminos llenos de hojas.

Me gusta mirar la altura de los árboles. Su tronco esbelto, sus ramas entrelazadas. Me gustan esos árboles que se imponen por su altura casi rozando el cielo, y las nubes, y el sol de la mañana.

Me alegra pensar en las hojas caídas de mi otoño interior. Donde casi no distingo los caminos. Me gusta mirar el agua que brota de la fuente escondida en lo más hondo de mi ser. Un pozo que nunca se agota.

Me gusta mirar mi jardín interior a veces tan oculto para mí mismo. Me gusta pasear yo mismo por mi interior. Con un ritmo tranquilo, sin prisas. Sin miedo. Sin temer encontrarme lo que no me gusta.

Me gustan los jardines, los huertos, los bosques pequeños en los que luz y las sombras se juntan dibujando la tarde. Me gusta la luz tenue que atardece, y la luz cálida que amanece. No me gusta la oscuridad absoluta. Donde no hay luces que desvelen misterios.

Me gusta que los rayos descubran lo que la noche esconde. Me doy cuenta, al mirarme por dentro, de todo lo que me falta, de lo lejos que estoy de lo que sueño. De la poca luz de mi alma. De la poca altura de mis árboles.

Y veo que me falta agua, y paz, y silencio. Raíces y fortaleza. Y creo que a veces no es el sol la tonalidad que más poseo.

No quiero que la tristeza mande en mi vida, ni el desánimo, ni la desesperanza. Quiero un jardín lleno de vida, de ramas, de flores, de hojas y de fuentes. Un bosque roto por los rayos de un sol que amanece.

Decía una persona: «Guardo en el corazón la luz de los bosques de otoño. Esa luz cambia lo gris de mi vida siempre».

Me gustaría guardar la luz de los bosques de muchos otoños. Me gustaría que en mi jardín los árboles no me impidieran ver el bosque, ni me quitaran la luz de la mañana.

No quiero que las ramas impidan a los rayos darme su luz eterna y aligerar mi canto. No deseo que las hojas cubran en exceso el agua de la fuente, ni confundan mis caminos.

Me gusta ver correr el agua y saber bien dónde piso, por dónde voy, de dónde vengo. El agua todo lo renueva, lo limpia. Todo lo llena de vida.

Quiero cuidar mi jardín sellado, mi bosque interior lleno de otoño. Quiero hacerlo con mis manos, con las manos de Dios sobre mi alma. Quiero cultivar el verde y las flores, las ramas y el silencio.

Quiero dejar que fluyan las aguas, que nunca escasee el manantial de mi vida. Quiero cavar hondo, sin descanso. Preparando la tierra para que muera la semilla.

Confiando en un tronco firme que desafíe los vientos. Esperando milagros que sólo ocurren cuando me abro y espero, cuando le digo que sí a Dios y me dejo hacer. Con calma, con mi amor finito abrazado a su amor infinito.

¿Cómo es mi jardín interior, ese que a veces tanto descuido, ese que no guardo y custodio? ¿Cómo son mis bosques y mis árboles?

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.