Aleteia

El Papa en Kenia: Terrorismo se alimenta de miedo y desconfianza

SIMON MAINA / AFP
Comparte

El Pontífice sorprende hablando en lengua nativa: “¡Mungu abariki Kenya!». Medio ambiente y ayuda a la juventud, los grandes temas pendientes de la política, indica

“La experiencia demuestra que la violencia, el conflicto y el terrorismo se alimentan del miedo, la desconfianza y la desesperación, que nacen de la pobreza y la frustración”, dijo el papa Francisco este miércoles 25 de noviembre en la ceremonia de bienvenida en Nairobi, Kenia, en el palacio presidencial, State House.

El Papa llegó a Nairobi (Kenia), etapa inicial de su primer viaje a África, que también le llevará a Uganda y República Centroafricana.

Los “enemigos de la paz y la prosperidad” deben tener delante testimonios creíbles que se opongan a ellos con los “valores espirituales y políticos” que “inspiraron el nacimiento de la nación”, sostuvo en inglés el primer pontífice no europeo que visita África.

Así, llamó a la responsabilidad a los dirigentes de la vida política, cultural y económica del país. “Esta es una gran responsabilidad, una verdadera vocación al servicio de todo el pueblo de Kenia. El Evangelio nos dice que aquellos a quienes mucho se les ha dado, mucho se le exigirá (cf. Lc 12,48)”, recordó.

Con este espíritu, el Papa les animó «a trabajar con integridad y transparencia por el bien común, y fomentar un espíritu de solidaridad en todos los ámbitos de la sociedad”.

De esta manera, el Pontífice exhortó a los políticos, los líderes y las autoridades (civiles y eclesiales) del país “a preocuparse verdaderamente por las necesidades de los pobres, las aspiraciones de los jóvenes y una justa distribución de los recursos naturales y humanos con que el Creador ha bendecido a su país”.

En este sentido, “les aseguro el compromiso constante de la comunidad católica, a través de sus obras educativas y caritativas, por ofrecer su contribución específica en estas áreas”.

Como estaba previsto, el pontífice fue recibido en el aeropuerto por una delegación gubernamental y eclesiástica y luego se trasladó a la casa de gobierno.

Posteriormente, en el jardín de la State House, se encontró con las autoridades y el cuerpo diplomático, así como con personalidades del mundo político, económico y cultural, ante las que pronunció su primer discurso en tierra africana.

El futuro del país: la juventud

En su discurso destacó el papel de la juventud del país y la “sociedad de gran diversidad, que desempeña un papel significativo en la región”. Exhortó a que la nación junto a otras democracias africanas trabajen en la construcción de sociedades multiétnicas, justas e inclusivas a través del “el diálogo y la cooperación”.

En la mente del Papa se encontraban los jóvenes con los que espera encontrarse en estos días para “poder alentar sus esperanzas y aspiraciones para el futuro”.

“Los jóvenes son la riqueza más valiosa de una nación. Protegerlos, invertir en ellos y tenderles una mano es la mejor manera que tenemos para garantizarles un futuro digno de la sabiduría y de los valores espirituales apreciados por sus mayores, valores que son el corazón y el alma de un pueblo”, constató.

El medio ambiente

Seguidamente, destacó la belleza del país, evidente “en sus montañas, en sus ríos y lagos, en sus bosques, sabanas y semidesiertos”, y también “la abundancia de recursos naturales”.

A las autoridades keniatas y al pueblo, recordó el desafío de la grave “crisis ambiental que afronta nuestro mundo”.

En este sentido, aseguró que en los valores del “alma africana” existen buenos anticuerpos para el cuidado del medio ambiente.

Tenemos la responsabilidad de transmitir a las generaciones futuras la belleza de la naturaleza en su integridad, y la obligación de administrar adecuadamente los dones que hemos recibido”, añadió.

Por ello, pidió a los líderes nacionales promover “modelos responsables de desarrollo económico”.

“En efecto, existe una clara relación entre la protección de la naturaleza y la construcción de un orden social justo y equitativo. No puede haber una renovación de nuestra relación con la naturaleza, sin una renovación de la humanidad misma (cf. Laudato si, 118)”, añadió.

Pacificación del país 

El Papa enfatizó la reconciliación y la paz para el país. “En la medida en que nuestras sociedades experimentan divisiones, ya sea étnicas, religiosas o económicas, todos los hombres y mujeres de buena voluntad están llamados a trabajar por la reconciliación y la paz, el perdón y la sanación”.

“La tarea de construir – continuó- un orden democrático sólido, de fortalecer la cohesión y la integración, la tolerancia y el respeto por los demás, está orientada primordialmente a la búsqueda del bien común”.

Los gestos del Papa

El Papa, antes de la ceremonia y el discurso, sembró “un árbol de la prosperidad” en el jardín de la State House, que explicó se trata de una tradición para “cultivar una sociedad solidaria, justa y pacífica…en este país y en todo el gran continente africano”.

Francisco sorprendió al final de su discurso al hablar en lengua nativa: “¡Mungu abariki Kenya! Que Dios bendiga Kenia”.

El presidente: rezamos por usted y el país 

Antes del discurso del Papa, el presidente keniata dirigió palabras cálidas al líder de los católicos del mundo. “Estamos muy felices y honrados por su presencia. Aprovechamos esta ocasión para acogerlo en África…mi pueblo la acoge con humildad…esta es una jornada de reflexión y oración».

«Rezamos por Kenia para que se logren enfrentar los grandes desafíos…luchar contra la corrupción, la protección del ambiente, y por la unidad de la población”, dijo el presidente Uhuru Kenyatta.

Población en Kenia 

Los católicos del país representan un 32% de la población total (43 millones). En Kenia, la mayoría de la población es cristiana: el protestantismo es la comunidad más grande (44%). La segunda es la católica. Un 10% de los ciudadanos son musulmanes y otro 10% practica la religión tradicional de la propia tribu.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.