Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 20 octubre |
San Cornelio, el centurión
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Cómo se puede «poner la otra mejilla» ante el mal?

© FREDERIC LEGRAND-COMEO/ SHUTTERSTOCK

Flores

Carlos Padilla Esteban - publicado el 23/11/15

El amor verdadero nunca deja víctimas

Estos días hemos vivido el miedo y la angustia con los ataques terroristas en París. Nos hemos conmovido y hemos sufrido ante la impotencia. ¡Tanto dolor! ¡Tanta crueldad! ¡Tanto odio! El corazón se rebela ante la injusticia.

No nos gusta el odio de la guerra. No queremos vivir en el miedo de un ataque terrorista. El miedo a perder la vida en cualquier momento. Nos duele el terror sembrado en el nombre de Dios.

A veces podemos usar su nombre en vano para sembrar el odio y la violencia. Decimos que es por Dios, pero es por nuestro egoísmo, por nuestra maldad. En nombre de Dios no se puede matar a nadie, no se puede odiar. Es imposible porque Dios es amor.

Decía Lombardi, portavoz del Vaticano, a raíz de los atentados: “¡Atención! A esos asesinos, poseídos por un odio descabellado, se los llama terroristas precisamente porque quieren sembrar el terror. Si nos dejamos atemorizar ya habrán conseguido su primer objetivo. Hay que resistir con valentía a la tentación del miedo. Por supuesto, tenemos que ser prudentes y no ser irresponsables, tomar precauciones razonables. Pero tenemos que seguir viviendo y construyendo la paz y la confianza recíproca”.

Pienso en ese reino de la paz que vino a instaurar Jesús desde la cruz. Un reino donde hay confianza y seguridad, porque Dios reina. Pienso en todo el amor que sembró con su vida. No hubo víctimas a su paso. El amor verdadero nunca deja víctimas. El amor auténtico, generoso y hondo construye otro tipo de hogares, otro tipo de familias.

Jesús sembró un fuego apasionado en los que lo amaban. Un fuego que rompe las cadenas y libera. Un fuego que hace soñar con un amor eterno. En su reino uno no se pone en el centro. Pone en el centro al otro, pone en el centro a Dios. El amor verdadero crea dependencias sanas.

El amor que enaltece y dignifica es el amor de Dios. Así es como queremos que sea el nuestro. El odio sí que hiere.

Me conmueve Jesús cuando me pide que no resista al mal (Mt 5,39). Me pide que ponga la otra mejilla y dé mi otra capa. ¿Cómo puedo hacer eso cuando tantas veces el corazón quiere vengarse? Mi tentación es resistir el mal. Expulsarlo de mi vida. Echar al que hace el mal. Al que odia y hiere pagarle con la misma moneda. Al que deja víctimas a su paso hacerle a él víctima.

Mi tendencia es no querer soportar al que está lleno de odio. Y alejarlo de mi presencia, negarme a acogerlo en mi corazón. Yo me resisto al mal. Es el instinto más verdadero que mueve mi corazón. No soporto el mal, me hace daño, me hace perder la inocencia, me hace mirar la vida sin la pureza de Cristo. Me resisto. No lo quiero.

Y Jesús me pide que no me resista. Me pide que no odie, que no quiera vengarme. Me pide que no quiera hacer justicia por mi cuenta. Que no siga la ley del ojo por ojo y diente por diente. Jesús me pide que sea manso y pacífico. Que siembre amor donde haya odio. Que ame a mis enemigos, a aquellos que me odian. Y dé esperanza en medio de la muerte.

Que mi reino, el reino de Dios que hay en mi corazón, el reino que siembro, sea el reino de la vida, del amor, del respeto. Un reino en el que haya esperanza. Porque la esperanza es lo último que me pueden quitar como cristiano. La llevo grabada en el alma para siempre, a sangre y fuego.

Nadie puede llevarme a odiar sin que yo quiera. Nadie puede lograr que siembre odio con mis manos si yo no quiero. El amor es más fuerte, mucho más fuerte que el odio.

En nombre de Cristo construimos un reino diferente. En su nombre, con sus manos. En nombre de Cristo, que reina, sembramos la paz, luchamos por la verdad. Porque Él es la verdad. En su nombre construyo su reino de paz.

Tags:
almamal
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
3
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
4
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
5
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa a los poderosos: “Quiero pedirles en nombre de Dios…”
6
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
7
Felipe Aquino
¿Hay pecados tan graves que no puedan ser perdonados?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.