¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Fronteras?

© ThomasJ
Comparte

Oración para días como hoy

Donde acaba la seguridad y empieza el vértigo,
allí, justo allí, tu mano tendida, invitándome a cruzar.

Donde acaba el ruido y empieza la soledad,
allí, justo allí, tu palabra, protegiéndome.

Donde acaba el egoísmo y empieza la justicia,
allí, justo allí, tu compasión, transformando la mirada.

Donde acaba la nostalgia y empieza el futuro,
allí, justo allí, la esperanza.

Donde acaban las heridas y empiezan las cicatrices,
allí, justo allí, la ternura que nos sana.

Donde acaba la memoria y empieza el olvido,
allí, justo allí, lo eterno, defendiéndonos de la ingratitud.

Donde acaba la risa y empieza el llanto,
allí, justo allí, la caricia. Y el llanto es de alivio.

Donde acaba a fiesta y empieza la rutina,
allí, justo allí, la música de dentro.

Donde acaba la noche y empieza el día,
allí, justo allí, tu amanecer.

Donde acaba la fuerza y empieza la debilidad,
allí, justo allí, un trozo de pan.

Donde acaba la rabia y empieza la paz,
allí, justo allí, tu abrazo.

Libro: Mosaico Humano.
Autor: José María Rodríguez Olaizola, SJ

Artículo originalmente publicado por Oleada Joven

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.