Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 03 diciembre |
San Francisco Javier
home iconDesde Roma
line break icon

Obreros migrantes esclavos, el Papa: ‘combatir cáncer de la explotación laboral, y de la ilegalidad’

© Telepace

Ary Waldir Ramos Díaz - publicado el 10/11/15

El Papa se conmovió y alzó la voz al recordar la tragedia de 2 mujeres obreras chinas muertas en un incendio en una fábrica en Florencia, Italia

El Papa Francisco instó con fuerza por “el respecto, la acogida y un trabajo digno para cada persona” este martes 10 de noviembre en la ciudad italiana de Prado en ocasión de su viaje apostólico de un día a la región de Toscana con motivo del V Convenio eclesial de la Iglesia italiana.

En sus palabras hubo emoción recordando la tragedia de un grupo de obreros chinos esclavizados en una fábrica que murieron en un incendio en una zona industrial multiétnica de Prado, Toscana, donde la comunidad china es la más numerosa, seguida por la albanesa.

En términos prácticos, instó por “el respecto, la acogida y un trabajo digno” para cada persona”.

En la plaza de la Catedral encontró al mundo del trabajo en un territorio que convive entre la crisis económica, de la familia,  los nuevos modelos de producción industrial, la precarización del trabajo, y la integración de la inmigración, entre otros problemas sociales.

En esta parte del discurso, el rostro del Papa se ensombreció de repente al recordar los “cinco hombres y las dos mujeres de ciudadanía china muertos hace dos años en la zona industrial de Prato…”.

La voz del Papa se quiebra para evocar la tragedia. “Vivían y dormían en la misma instalación industrial en la que trabajaban; en un espacio se había remediado un pequeño dormitorio hecho en cartón y de cartón yeso con camas encaramadas (camarotes) para aprovechar el alto de la estructura”.

“!Esto es una tragedia de la explotación y de las condiciones humanas de vida¡ Esto no es trabajo digno”, sentenció el Papa alzando la voz, ante el aplauso de los presentes en la plaza.

La vida de cada comunidad exige combatir hasta el final el cáncer de la corrupción, el cáncer de la explotación humana y del trabajo, y el veneno de la ilegalidad. Dentro de nosotros y junto a los otros, no nos cansemos jamás de luchar por la verdad y la justicia”.

Asimismo, el Papa recordó los esfuerzos de la comunidad multiétnica de Prado para no caer en “la cultura de la indiferencia y del descarte” y trabajar por la justicia aún en tiempos de “incertidumbre y miedo son admirables sus esfuerzos para apoyar los más débiles y las familias, que ustedes se comprometen también a adoptar”.

Trabajar por la integración

Después de 29 años de la visita de Juan Pablo II, las palabras de un Papa resonaron entre la multitud. Francisco les pidió que mientras trabajan en la integración y la inclusión, no se pierdan de ánimo de frente a las dificultades. “No se resignen de frente a lo que parece una situación difícil de convivencia”, y los instó a perseguir un “verdadero” y propio “pacto de proximidad”.

Por otro lado, el Pontífice presentó lo que llamó “otra sugestión”. “San Pablo invita a los cristianos a ponerse una armadura especial, la de Dios. En efecto, dice de revestirnos de las virtudes necesarias para enfrentar nuestros enemigos reales, que no son jamás los otros, sino “los espíritus del mal”.

El primer lugar en esta armadura ideal de Dios es la “verdad”. “No se puede fundar nada bueno sobre las tramas de la mentira y sobre la falta de transparencia”. “Buscar y escoger siempre la verdad no es fácil, es pero una decisión vital, que debe marcar …la existencia de cada uno y también de la sociedad para que sea más honesta y justa”.

La reliquia de la Sacra Cintola, metáfora de salir a buscar a Dios 

El primer pensamiento de Francisco ha sido para las enfermos, los presos, los ancianos que no estuvieron presentes en la plaza de la ciudad, que definió “rica de historia y de belleza”, al mismo tiempo que remarcó la devoción mariana de sus habitantes: “Están en buenas manos, son manos maternas”, dijo.

Precisamente, antes de su discurso el Papa rezó unos instante en la capilla del Duomo frente a la cintura que la tradición asegura es de la Virgen, la llamada “Sacra Cintola”, hecha de lana de cabra. La reliquia habría sido entregada por la Virgen a Santo Tomás como prueba de su asunción en el cielo.

En su reflexión desde el alto de una de las columnas del Duomo de Prato, encima de un balcón renacentista, habló de la cena pascual que tuvo el pueblo de Israel por invitación del Señor a consumarla: “con la cintura en las caderas”. Es decir, “estar listos, preparados a partir, a salir para ponerse en camino”.  Así, invitó a seguir la enseñanza divina de “no quedarse encerrados en la indiferencia, sino a abrirse”.

Salir significa arriesgar 

Dejar todo para compartir con los demás. El Señor “nos pide de salir para acercarnos a los hombres y a las mujeres de nuestro tiempo”. “Salir, cierto, significa arriesgar, pero  no hay fe sin riesgo[…]. Una fe que piensa a sí misma, y se encuentra encerrada en la casa no es fiel a la invitación del Señor, que llama a los suyos a tomar la iniciativa a involucrarse, sin miedo”.

“De frente a las transformaciones repetidamente confusas de estos años, existe el peligro de  dejarse lleva por los eventos, perdiendo la valentía de buscar el rumbo”. Entonces, “se prefiere el refugio del puerto seguro y se renuncia a partir con la palabras de Jesús”.

El Papa invitó a renovar una “pasión misionera” que alcance a los alejados de Dios.  El Señor “pide a su Iglesia de caminar por los caminos accidentados de hoy, de acompañar a quien ha perdido la vía; de plantar tendales de esperanza, donde acoger a quien está herido y no espera nada más de la vida”.

La multitud en la plaza del Domo, escuchaba silente las palabras del Papa. En las ventanas de los edificios más altos las gentes tendían banderas del Vaticano y reunidos con los vecinos participaba a la catequesis papal.

El ejemplo – continuó – lo ha dado el Señor “acercándose a nosotros”. “Lavó los pies de sus discípulos, porque como ha hecho él, hagamos nosotros. Fuimos  servidos por Dios que se ha hecho nuestro prójimo, para servir a su vez a quien está a nuestro lado”.

“Para un discípulo de Jesús ningún prójimo puede volverse lejano. Por el contrario, no existen lejanos que sean demasiado distantes, sino prójimos a los que alcanzar”, dijo.

Cuando estés cansado reza a María 

El Papa exhortó a la comunidad y sobre todo a los jóvenes, quienes hicieron una vigilia de oración y les agradeció por esto, a no caer en el pesimismo. Así puso como ejemplo a María que cambió “el sábado de la derrota en el alba de la resurrección”.

Por último, aconsejó a los que se sienten “cansados y opresos por las circunstancias de la vida a confiar en nuestra Madre, que está cerca y consuela”. Ella “siempre nos consuela y nos invita a poner confianza en Dios: su Hijo no  traicionara nuestra espera y sembrará en los corazones una esperanza que no desilusiona”.

Tags:
papa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.