Aleteia

Hay que hablar de Dios al hombre, y no con un lenguaje «que solo entienden los curas”

© datos.gob.es
Comparte

El «ministro» de las comunicaciones del Vaticano da un «toque» a los medios de comunicación católicos

En los últimos meses, concretamente desde que se celebró del 17 al 21 de diciembre de 2014 en Lima, Perú, el XIII Encuentro Continental de la Red Informática de la Iglesia en América Latina (RIIAL), monseñor Claudio María Celli, presidente del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales (PCCS), ha puesto énfasis en el lenguaje que la Iglesia debe usar para comunicar el Evangelio al hombre de hoy.

Enfrentar el riesgo

El pasado 3 de noviembre, mediante un mensaje de video, monseñor Celli dijo a los secretarios ejecutivos de comunicación de los episcopados adscritos a la Red de Medios de Comunicación Católicos de Centroamérica y México, (REDCAM), reunidos en San Pedro Sula, Honduras, que la Iglesia debe comunicar en un lenguaje que esté «atento a las preocupaciones, a las dimensiones humanas, concretas de la vida de cada hombre» de hoy, pues el «grande riesgo» que a veces tiene la comunicación de la Iglesia «es que empleamos un lenguaje que solo nosotros los de la Iglesia, nosotros los curas entendemos».

El XI Encuentro de la REDCAM, que se llevó a cabo del 3 al 5 de noviembre, en la casa de retiros Monte Horeb, de San Pedro Sula, reflexionó sobre el tema «Hacer resplandecer la verdad y la belleza de nuestra familia, fortaleciendo la misión permanente a través de los Medios de Comunicación Social». El mensaje del arzobispo Celli quiso profundizar en la misión que tiene la Iglesia en el campo de la comunicación.

Según dijo, la comunicación eclesial de hoy «ya no es más una comunicación que llega desde arriba, una Iglesia que solamente lanza sus proclamas, sus verdades», sino que la tarea de hoy es la «de asumir plenamente el desafío de las redes sociales y comprender lo que significa para nosotros. No es solamente una dimensión tecnológica, es más bien, una dimensión eclesial. La conciencia de caminar juntos».

No vale la mera presencia

Más adelante, el presidente del PCCS resaltó la exigencia y desafío para la Iglesia de caminar juntos «en la dimensión de la comunicación», porque la esencia de la Iglesia es la comunión eclesial, que «sea de verdad el punto de referencia de un camino, de una comunicación, de una estrategia de comunicación y nuestra tarea es de ver cómo nuestra iglesia está presente, cómo anunciamos el mensaje de Jesucristo en el contexto de las redes sociales».

Dicha presencia no puede ser nada más tangencial, mera presencia física, sino que el desafío –según monseñor Celli– es asumir y hacer que sea una realidad esta presencia. No siempre se da esta conjunción, sin embargo, reconoció el encargado de las comunicaciones sociales del Papa Francisco, «hay iniciativas pequeñas buenas, pero creo que hay que ver cómo todos viven juntos, conscientes de lo que se está haciendo juntos, caminar juntos, comunicar juntos. Porque no es solamente mi iglesia, yo pertenezco a la Iglesia, yo soy miembro de la Iglesia, y es la Iglesia la que se comunica, y a través de sus distintas modalidades que nos ofrecen hoy día las tecnologías».

Ir al continente digital

En su mensaje video grabado, el arzobispo y presidente del PCCS destacó la necesidad de asumir una «dimensión misionera de la Iglesia» y de cada discípulo del Señor, como se expresa en el Documento de Aparecida, y «hacer que la iglesia manifieste su realidad, su apertura, su cercanía, la simpatía de la Iglesia para el hombre y la mujer de hoy; una iglesia que está abierta, que va al encuentro del hombre y de la mujer, y lo hace primariamente en este contexto de las redes sociales, porque allí encontrarán a muchos hombres y mujeres, habitantes del continente digital que puede ser que nunca pongan un pie en la Iglesia, pero son personas amadas por Dios, tiernamente, y que tienen todo el derecho, también en este ambiente, de saber escuchar el mensaje del Señor Jesús».

El presidente del PCCS recordó, finalmente, las expresiones del Papa Francisco, en su primer mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, cuando insistía en la necesidad de promover una «cultura del encuentro», saliendo al encuentro de los hombres y de las mujeres de hoy, como explicaba Jesús en la parábola del «buen samaritano».

Con información de SIGNIS ALC

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.