Aleteia

Virus del Papiloma Humano: ¿Hay que vacunar o no?

Comparte

La vacuna es bastante eficaz para evitar el cáncer de cuello de útero

En varios países, el sistema de salud costea la cara vacunación de las preadolescentes contra el Virus del Papiloma Humano (VPH), cuya infección, de transmisión sexual, puede provocar cáncer. Algunos padres se plantean varias cuestiones al recibir la solicitud de autorización para vacunar a sus hijas: ¿qué hay sobre los efectos adversos de esta vacuna?, ¿estaré transmitiendo a mi hija una falsa seguridad para unas relaciones sexuales tempranas e irresponsables?, ¿tengo la responsabilidad de usar este medio para prevenir a mi hija una grave enfermedad?, ¿qué intereses económicos y políticos hay en juego?

Actualmente el VPH está muy extendido y la vacuna es bastante eficaz para evitar el cáncer de cuello de útero, sin que su generalización signifique una liberalización de las relaciones sexuales entre adolescentes, explica en la siguiente entrevista a Aleteia el expresidente de la Federación Internacional de Asociaciones de Médicos Católicos José María Simón Castelleví, miembro del consejo pontificio para la pastoral de la salud.

¿Hay que vacunar a las chicas contra el Virus del Papiloma Humano?

Lo hemos estudiado bastante… El virus circula ampliamente. El preservativo no protege de este virus. Existen diversos tipos de Papilomavirus, algunos son muy cancerígenos, tanto para el cuello del útero como para la garganta. Y la vacuna es bastante eficaz. Una vez puesta es difícil que cojan el virus.

Ha habido disparidad de criterios, pero hoy en día lo mejor es poner la vacuna; la niña es una persona inocente.

Ahora mismo muchas vacunas se obtienen de un tipo de embrión de pollo, lo cual elimina el problema ético referente a vacunas procedentes de fetos.

En algunos medios de comunicación han aparecido casos de efectos adversos de la vacuna. ¿Es arriesgado para la salud vacunar?

En España, por ejemplo, no ha habido demasiados problemas. Siempre que pones una vacuna puede haber unos efectos secundarios. Incluso por ponerse la vacuna de la gripe, por ejemplo, puede morir una persona. Pero si se mira en números grandes, en Europa no ha sido problemática esta vacuna.

Vacunas a niñas (en algunos casos, de diez años) de un virus que se transmite a través de las relaciones sexuales, especialmente por la promiscuidad: resulta un poco chocante…

Se puede discutir la edad a la que hay que vacunar (la vacuna es eficaz antes del inicio de las relaciones sexuales, n.d.r.). Pero vacunar no significa una liberalización de las relaciones sexuales entre adolescentes.

Algunas personas han planteado que con esta vacuna ellas podrían sentirse más seguras y se facilitarían así conductas de riesgo. Pero como es natural, no se pone la vacuna y se le dice a la niña que ya puede tener relaciones sexuales.

Por otra parte, este virus es un ejemplo claro de que los preservativos no impiden todas las enfermedades.

La sana antropología lleva a poner la vacuna y orientar a las personas hacia la sexualidad dentro del matrimonio.

¿En una pareja estable no es posible infectarse con el VPH?

Si uno de los dos miembros de la pareja ya tiene el virus (que puede haberse contraído años atrás por una relación durante la adolescencia, por ejemplo, y permanecer muchos años), se podría coger. Y hay cepas muy cancerígenas. El cáncer de cuello de útero, si no se detecta a tiempo, puede acabar con una esterilidad, entre otras consecuencias.

¿Entonces usted aconseja poner esta vacuna a las niñas?

El debate científico, no solo el social, es bueno. Pero en caso de duda sería más partidario de ponerla que de no ponerla. No ponerla tampoco es gravísimo.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.