Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 05 diciembre |
San Sabas de Capadocia
home iconA Fondo
line break icon

Spotlight y la “Larga Cuaresma” de las víctimas de abusos sexuales del clero

Anthony CC

John Burger - publicado el 06/11/15

Mientras que “Spotlight” vuelve a centrar la atención del país en el escándalo de los abusos sexuales de sacerdotes en Boston, las víctimas cuentan su lucha por sanar

Un conocido intelectual católico se refirió al año 2002 como la Larga Cuaresma – un periodo en que la culpa pesaba sobre la Iglesia a causa del mal manejo de los casos de abusos sexuales por parte de sacerdotes.

El término del padre Richard John Neuhaus era apropiado: algunas revelaciones de la arquidiócesis de Boston sobre el mal manejo de los curas abusadores no terminó con una radiante mañana de domingo de Pascua. Lo que comenzó como un reportaje de investigación por The Boston Globe el 6 de enero de 2002, parecía ser una creciente bola de nieve el resto del año, con otras investigaciones periodísticas en todo el país que encontraron negligencia en otras diócesis. Mientras muchos líderes católicos tomaron una postura defensiva, viendo la exposición de los casos como un ataque a la autoridad moral de la Iglesia, los obispos estadounidenses renovaron las políticas para prevenir ese mal manejo. Terminó el año con la renuncia del cardenal de Boston Bernard Law, y parecía que esa “Cuaresma” estaba finalmente llegando a su fin.

Pero para muchas víctimas de abuso, la Cuaresma continuó; para algunos tristemente, nunca ha dejado de ser Viernes Santo.

Spotlight, una gran producción cinematográfica que presenta los esfuerzos de Globe por exponer el manejo de la arquidiócesis de Boston de los casos de abusos por parte de sacerdotes, se presenta en Nueva York, Los Angeles y Boston este viernes y en todo el mundo al final de este mes. Sin ninguna duda, reabrirá viejas heridas y reavivará viejos debates. Aleteia ha querido considerar un aspecto del escándalo de los abusos: la sanación de las víctimas: Contactamos a varias de las víctimas y otras personas involucradas en la recuperación y les pedimos que contaran sus historias, que hablaran sobre lo que les pasó para encontrar la sanación, y qué medidas sienten que la Iglesia aún necesita tomar.

La singularidad del recorrido de cada persona es importante de tener en cuenta. Presentamos dos historias, pero de ninguna manera queremos insinuar que representan a una “típica” víctima de abuso sexual. Estas historias representan una gama de experiencias: ambos fueron abusados por sacerdotes católicos, pero en lugares y décadas distintas. Uno es hombre, la otra es mujer. Mañana, les presentaremos las historias de víctimas que hablan sobre el impacto que el abuso sexual tuvo en sus familias.

Para poder hablar les hemos pedido que usaran pseudónimos para proteger su identidad. Otros han publicado artículos sobre sus abusos y han estado de acuerdo en revelar sus nombres reales. Algunas de nuestras fuentes han contactado a otras víctimas de abuso.

“Katharine”

“Katharine” tenía 14 años cuando fue abusada por un joven sacerdote de la parroquia, pero dice que había sido “preparada” para el abuso un tiempo antes. El sacerdote, de quien no dijo el nombre, era un amigo de la familia, alguien “que hizo mucho por mí”. Él alentó el interés de ella por la música, comprándole un estéreo y llevándola a conciertos.

El abuso continuó durante un año y medio, al inicio de los años 1970.

“Y luego paró, y cuando paró, él dejó de tener interés en mí todo el siguiente año”, dijo en la entrevista telefónica. Pero continuó su cercanía durante un tiempo. Incluso él presidió su matrimonio años después.

“Bautizó a dos de mis tres hijos, y yo terminé trabajando para él en otra escuela” como profesora, dijo. “Nunca hablé de eso. Simplemente, fue una de esas cosas que pasan”.

Pero un día él desapareció, y se publicó en los noticieros que había sido acusado de abusar de algunos chicos a su cuidado. Las noticias impresionaron a Katharine.

“Todo se hizo claro, comencé a llorar sin parar. Fue un momento muy duro”. Para entonces, ella ya tenía tres hijos, y sabía que tenía que recomponerse por el bien de ellos. Fue a las oficinas de la arquidiócesis de Boston para denunciar lo que le había pasado hacía 20 años. “Tuve que firmar un papel diciendo que no había reconocimiento de culpabilidad, y que pagarían mi terapia, que en realidad era lo único que yo quería”, dijo.

Ella no quería ver a ninguno de los profesionales que la arquidiócesis le recomendaba, y tuvo suerte al encontrar un buen terapeuta católico. “Quería a alguien que pudiera ver el contexto” de su fe. “Amaba mi fe. Nunca dejé de practicar mi fe… El comienzo de la sanación fue encontrar a este maravilloso terapeuta».

“El trabajo hice con el psiquiatra fue como tirar todos los juguetes al piso, tirar todas las partes de ti al suelo e intentar descubrir qué parte realmente eras tú y qué parte se había formado a causa del abuso o qué parte era el abuso”, cuenta. “Es como desarmarte y armarte nuevamente, dejando atrás partes de tu personalidad, como la necesidad de ser perfecta, cosas que había desarrollado a causa del abuso”.

Ella había comenzado a recuperarse cuando estalló en 2002 el escándalo, y las noticias la hicieron nuevamente volver a la terapia más frecuentemente. Pero luego se dio cuenta que no había sido la única que había experimentado un abuso. “Y me di cuenta que le había sucedido a algunos niños a los que yo les daba clase”, en la parroquia donde ella enseñaba, cuando su antiguo abusador aún trabajaba allí. “Darme cuenta de que, sin querer, yo había estado de alguna manera presente cuando ocurrió, fue un golpe muy duro para mí”, dice.

El dolor de Katharine se agravó a causa de las homilías que escuchaba en la misa de domingo, que criticaban al Globe y retrataban a las víctimas como gente que quería atacar a la Iglesia desde fuera. “Sólo quería ponerme de pie y decir, ‘Pero yo soy una de ellas’”, explica.

“La razón por la que todos fuimos abusados fue porque éramos parte de la Iglesia. De las personas que conocía, unas eran acólitos, estaban en el coro, y la Iglesia era una parte muy importante de nuestra vida. Una vez me encontraba de camino al trabajo, escuché en la radio al cardenal Francis George, de Chicago, hablando sobre otro caso, y diciendo: ‘Si una chica de 14 años seduce a un sacerdote, en realidad no es culpa del sacerdote’. Estoy parafraseando, pero era algo de ese estilo. La culpa era de la víctima. No pude ir a trabajar ese día”.

Toda la experiencia, dice, la sensibilizó frente a la gente que siente que está fuera de la Iglesia, “sean divorciados, o que han abortado, o sean gays o lesbianas, y se les hace sentir como si estuviera por ahí en alguna parte”.

Su experiencia como una especie de “marginada” fortaleció su convicción de que la Iglesia necesita estar cerca de los que están sufriendo y necesitan curación. “Nunca hay que tener miedo de escuchar, durante el tiempo que sea necesario”, señala. “Hemos perdido a una generación, si no dos, en medio de todo esto. No todo a causa del escándalo de abusos sexuales, sino a causa de una mentalidad de “ellos y nosotros”, la jerarquía, los laicos o las víctimas de abuso y resto de personas”.

Pero también encontró gente en la Iglesia que fue realmente cariñosa. Había un sacerdote muy sensible que rápidamente le prestó atención, y la ayudó a sanar a través del sacramento de la Reconciliación y la Eucaristía. Había un funcionario de la arquidiócesis que sabía lo difícil que era para ella celebrar Navidad y Pascua a causa del abuso. Este funcionario “me llamó muchos años en Nochebuena, para ver cómo estaba, sólo para estar en contacto conmigo y ver cómo estaba”, cuenta Katharine.

El abuso físico, dice, le produjo una “herida espiritual” – desconfiar de Dios, desconfiar de que Dios la ama. De niña ella conoció a Dios como Padre, algo que atribuye al amor de su propio papá. Pero su relación con Dios Hijo y Dios Espíritu Santo fue “suspendida” a causa del abuso. “Sentía que tenía que esforzarme por ser perfecta, porque entonces podría estar lejos del alcance de Jesús. Su amor, su sacrificio no eran para mí. No había una relación personal porque yo no era digna de ello”.

Además de la terapia, atribuye su sanación a los amigos que crecieron con ella, «personas maravillosas que me han visto en mis momentos más oscuros. Y a mi esposo e hijos, que me ataron a la vida, cuando lo más fácil hubiera sido rendirse”.

Paul Fericano

Paul Fericano también tenía 14 años cuando fue abusado sexualmente. El abuso, llevado a cabo por un sacerdote franciscano en el seminario menor de Saint Anthony en Santa Bárbara, California, en 1965, no sólo destruyó su vocación al sacerdocio, sino que lo alejó de la Iglesia. Ha escrito que ya no es católico.

Pero Fericano no está amargado, y de hecho ha perdonado a su agresor, y ahora intenta trabajar con las diócesis católicas para ayudar a sanar a otras víctimas de abuso a través del programa llamado SafeNet, o Survivors Alliance and Franciscan Exchange Network.

“Me sentí profundamente traicionado por este sacerdote, que me dejó sintiéndome indigno de ser sacerdote”, dice en una entrevista, “y un especie de herida en el corazón, de no sentirme digno como persona”. “Cuando dejé el seminario sentí que mi dolor, el cual enterré, era principalmente un sentimiento de traición y de no ser capaz de confiar en otros hombres. Durante mucho tiempo estuve separado de mi padre”.

Cuenta que ha tenido algunos profesores que han reconocido en él un talento para expresarse con palabras.

“De muchas maneras, creo que me ha salvado escribir, expresarme a través de la poesía y las historias”, dice. “Mucho antes de que buscara ayuda profesional, creo que la escritura se volvió mi terapia”.

Más tarde, al recibir psicoterapia, comprendió que tenía que perdonar a su agresor.

“No es nada fácil perdonar, implica un verdadero deseo de caminar y estar dispuesto a ser sincero sobre uno mismo. Yo les digo a las víctimas que el perdón no es una conveniencia, como lo era cuando éramos niños en la iglesia. Es un verdadero diálogo”.

Se encontró con su agresor, un hombre que lo negaba todo continuamente, en sus últimos años. “No tengo miedo de decirlo, tuvimos una relación muy compasiva uno hacia el otro”, dice Fericano. “Realmente lo sentí por él, y al mismo tiempo estaba trabajando con otras víctimas que habían sido lastimadas por él, ayudándoles a conseguir una terapia y también abogados para que les recompensara por lo que les había hecho, y él sabía eso, y también los franciscanos”.

Parte del proceso de perdón, explicó, fue “recuperar y revivir mi historia”, dice Fericano. “Le digo a las víctimas que si quieren perdonar, tienen que revivir lo que les pasó. Necesitan abrazar ese sufrimiento, en lugar de apartarlo. Me desilusionan algunos sacerdotes que me dicen que es momento de seguir adelante. ¿Qué saben ellos de seguir adelante? Para mí es tiempo de sobrepasarlo, no de seguir adelante. Pienso que el sacerdote que se pone de pie en el púlpito y dice a su rebaño que es tiempo de dejar atrás la crisis de abusos por parte de sacerdotes no está haciendo ningún servicio. Hay cientos de personas en las iglesias que han sido abusadas y callan, hayan sido abusadas por el esposo, la pareja o el sacerdote”.

Salir adelante

Con el estreno de Spotlight este fin de semana, el cardenal de Boston Seán P. O’Malley hizo una declaración en la que reconocía que “el estreno de la película puede ser especialmente dolorosa para las víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes”. El cardenal declaró:

El reportaje de investigación de los medios sobre la crisis de abusos ha incitado una llamada de la Iglesia a asumir la responsabilidad por sus fallos y reformarse – para hacer frente a lo vergonzoso y oculto – y a comprometerse en proteger primero a los niños, por encima de cualquier otro interés.

Hemos pedido y continuamos pidiendo perdón a todos aquellos heridos por los crímenes de abuso a menores. Como arzobispo de Boston me he encontrado personalmente con cientos de víctimas de abuso por parte de sacerdotes en los últimos doce años, escuchando sus sufrimientos y humildemente buscando su perdón. Me han profundamente impactado sus historias y me obligan a continuar trabajando por la sanación y reconciliación así como ratifico el compromiso de hacer todo lo posible para prevenir el daño a cualquier niño en el futuro.

La escritora, Dawn Eden, que fue víctima de abuso a manos de un pariente, dijo que si la Iglesia quiere ayudar a sanar a las víctimas de abusos sexuales, “necesita ofrecer curación no sólo a aquellos que fueron dañados por los sacerdotes, sino también ayudar al gran número de aquellos heridos fuera de nuestras iglesias y escuelas. La mayoría de casos de abusos sexuales infantiles son perpetrados en casa por un miembro o amigo de la familia del niño”.

“Las víctimas a menudo sienten que han sido abandonadas por Dios”, dice Eden, autora de My Peace I Give You: Healing Sexual Wounds with the Help of the Saints, en una declaración a Aleteia.

“Nosotros como Iglesia necesitamos darles ayuda espiritual y una comunidad amorosa para que recuperen su identidad como hijos e hijas amadas de Dios en Cristo. Para hacer esto, necesitamos sacerdotes que no tengan miedo a predicar sobre los abusos y curación. También necesitamos parroquias proactivas en la promoción de grupos de apoyo como el Maria Goretti Network y SafeNet, porque la gente encuentra la curación en la comunidad”.

Mañana, en la segunda parte, la crisis de los abusos sexuales afectan el hogar: ¿cómo las familias se vieron afectadas por los pecados de los padres?

Tags:
abusos sexualescineiglesia catolicasacerdote
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.