Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 03 agosto |
San Eufronio de Autun
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Estás viviendo tus sueños?

charamelody-cc

Carlos Padilla Esteban - publicado el 06/11/15

Si no llevamos lo que pensamos y hablamos a la vida diaria seremos tan solo seres espirituales de biblioteca

Creo que a veces nos llenamos de buenas intenciones. Quizás demasiadas. Nos decidimos a hacer grandes cosas, a cambiar de vida. Nos marcamos líneas y diseñamos el trabajo a realizar. Nos proponemos ser mejores, cambiarnos y cambiar el mundo con nuestro testimonio.

Es mejor eso que dejarnos llevar por la vida sin luchar, sin intentar nada. Pensando que no hay nada que hacer. Es cierto, tener buenas intenciones es mejor que no hacer nada, no soñar nada, no anhelar nada. El que nada espera, nada logra.

Por eso nosotros soñamos, anhelamos, deseamos. La vida se nos queda corta, porque el alma tiene nostalgia de infinito. Soñamos en grande y nos consagramos a algo grande. Y el ingenio, en ese camino de la santidad, nos muestra rumbos desconocidos, nuevos, desafiantes.

Comenzamos con brío, eso suele ser así, pero puede que luego el ánimo nos vaya abandonando. Nos acabamos dejando llevar por la rutina y nos olvidamos de lo que habíamos decidido hace poco tiempo.

Nos falta fe en lo que queremos hacer. Nos falta tener sueños tan grandes y firmes que nada pueda acabar con ellos. Nos falta a veces fidelidad para no dejar por hacer lo que hemos iniciado. Nos da miedo que los grandes ideales se queden vacíos, sin vida. Y nuestros actos no tengan nada que ver con ellos.

El otro día leía: “Las palabras son palabras, las creencias son creencias, nada más. Lo que cuenta es cuando se hacen realidad a través de nuestros actos. Llevando lo que pensamos y hablamos a la vida diaria. Sólo así nos trascendemos; de lo contrario seremos tan solo seres espirituales de biblioteca”.

Las buenas intenciones se pueden quedar en el papel y entonces no marcan nuestra vida. Son importantes porque soñar es lo primero. Pero si luego no se plasman en obras, en gestos, en amor concreto, no avanzamos.

Nuestra vida es sabia cuando logramos llevar a la práctica lo que pensamos, lo que deseamos. Plasmar en obras los grandes ideales. Cuando vivimos de esa manera todo parece fácil.

En ese momento en el que la vida que llevamos y la que soñamos coinciden. En ese momento en el que los sueños tienen rostro y maneras. En ese momento en el que algo de lo que anhelamos se hace vida en el alma. Se convierte en gestos de amor. Es entonces cuando le damos gracias a Dios porque lo ha hecho posible con nuestras manos.

Por eso hoy me pregunto: ¿Estoy viviendo la vida que quiero vivir? ¿Estoy dándolo todo por plasmar en gestos lo que sueño? Si miro hacia delante, ¿cómo sueño mi vida en los próximos años? ¿Cómo me proyecto? ¿Me veo siempre llevando esta vida que llevo hoy? ¿Qué cambiaría? ¿Qué mueve mi alma?

Son preguntas que nos cuestionan, que nos llevan a preguntarnos si es este el camino que deseamos recorrer o no lo es. Me encuentro con muchas personas que, inquietas por estas preguntas, no saben bien qué responder.

Tal vez no quieren la vida que llevan y desean una vida que no alcanzan. Quieren ser felices y no saben bien cómo. Su gran preocupación es encontrar un lugar, un sentido, un camino. Es importante, es cierto.

Pero ya lo decía el P. Kentenich: Para ser hijos auténticos no hay que preguntarse dónde somos más felices sino dónde le damos más alegría al Padre. El hijo menor de edade inmaduro se pregunta dónde será más feliz, dónde estará más cobijado, mientras que el hijo purificado se pregunta qué es lo que le causa más alegría al Padre. Naturalmente, a esa mayor alegría estará unido el mayor cobijamiento, que en este caso será una consecuencia y no una finalidad. El cobijamiento es consecuencia de la entrega total. Cuanto más maduros seamos tanto más tenemos que eliminar la búsqueda consciente y directa de cobijamiento y descanso. Así es, si buscamos a Dios desinteresadamente, el descanso, la felicidad y el cobijamiento surgirán espontáneamente[1].

Maduramos cuando no nos obsesionamos por ser felices. Sino por hacer felices a otros, a Dios.

[1] J. Kentenich, Niños ante Dios

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JAIRO
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
2
MADELEINE PAULIAC
Sandra Ferrer
La doctora que ayudó a dar a luz a unas monjas violadas
3
Redacción de Aleteia
Un sacerdote católico acompañó a Lady Di la madrugada de su muert...
4
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
5
Aleteia Brasil
Los 3 tipos de humildad según san Ignacio de Loyola
6
knoNap
Giovanna Binci
KnoNap: Tras una dura experiencia, Danya crea un pañuelo anti-vio...
7
HIDILYN DIAZ
Cerith Gardiner
Atleta filipina comparte con todo el mundo su Medalla Milagrosa t...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.