Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 19 abril |
San León IX
home iconEspiritualidad
line break icon

Aunque parezca increíble, estando preso vuelvo a ser libre

Justin Anderson-CC

Alfa y Omega - publicado el 01/11/15

Alberto de 28 años habla, desde la cárcel, de la reinserción

Para muchos, hablar de cárcel es simplemente hablar de castigo, de falta de libertad. Y sí, decir cárcel es decir «falta de libertad», pero a la vez es decir «lugar de reinserción». Es un lugar en el que personas que han cometido un delito pagan por él con la pérdida de la libertad, pero, a la vez, se ayuda a que cambien la actitud que les ha llevado a esa situación y a retornar a la sociedad renovados. No son muchos los que lo consiguen. Pero algunos sí. Como Alberto, de 28 años. La droga había podido con él. La soledad, el abandono y el robo le llevaron a pasar cuatro años en la cárcel. Ahí, donde la libertad es una utopía, escribe esta carta:

«Metido entre cuatro paredes y rodeado de barrotes vuelvo a sentir y a sonreír, tras años de estar muerto en vida. Aunque ahora no esté en el sitio más adecuado, tengo que reconocer que cualquier sitio es mejor que en el hoyo en el que me encontraba. La luz del día en mis ojos, penetrando a través de los barrotes de la celda, me obliga a dar gracias a Dios por seguir vivo. Sé que el camino será duro, pero ya no hay excusas, ya no busco culpables. Yo soy mi mayor motivación, pero lo es también mi hijo; ese hijo nacido del desamor y de la droga. ¡Pobrecito inocente, cómo lo quiero! Solo con él y con mi madre me basta para seguir adelante.

Aunque parezca increíble, estando preso vuelvo a ser libre. La cárcel cada uno la lleva dentro, igual que la libertad, y somos nosotros los que elegimos un camino u otro. Yo me equivoqué. Pero errar es humano, y una virtud aprender de ello. Tengo asumido el presente; lamento no poder ayudar a nadie más que lo que humanamente puedo. Quizá algún día, si el camino no se tuerce, conseguiré devolverme a mí y a los míos todos esos años de dolor causado.

Con el bolígrafo en la mano y lo más centrado que estoy desde hace tiempo, digo que haré todo lo posible por intentar nivelar la balanza, y así ayudar a sentirse bien a aquellos a los que les he causado tanto daño.

Esta carta no va dirigida a nadie en concreto. Puede que yo mismo necesitara darme un repaso y por eso la escribo. No sé. Pero ojalá, bueno no, seguro, que ya está sirviendo de algo. Un abrazo».

Paulino Alonso / Capellán de la cárcel de Soto del Real

Artículo originalmente publicado Alfa y Omega

Tags:
carcelsacerdote
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JORDAN PETERSON
Benito Rodríguez
El encuentro con Dios de un psicólogo best-seller
2
SANTI MARATEA
Esteban Pittaro
Rafael Maratea: De la tragedia del aborto al máximo orgullo por e...
3
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
4
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
5
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
6
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.