Aleteia

Series Tv: “Empire”, cuando la ausencia de la figura paterna lo determina casi todo

FOX
Comparte

Una éxitosa primera temporada la lleva al top 5 de las series más vistas y comentadas

ADULTOS CON RESERVAS – Escenas extremas de contenido violento o sexual 

Empire es una serie estadounidense creada por Lee Daniels y Danny Strong, director y guionista de «El mayordomo» (2013). Tras el primer capítulo, y en tan solo 10 días fue renovada para una 2ª temporada. Tratemos de analizar algo del fenómeno que está suponiendo Empire.

La serie se centra en la compañía de música Empire Enterprises y en el drama familiar de los fundadores por quedarse con ella. Su fundador es Lucious Lyon (Terence Howard) y es la cabeza de un imperio musical que aunque ahora goza de un gran poderío, tuvo unos orígenes difíciles. Todo cambia cuando se entera de que tiene una enfermedad grave y debe elegir a uno de sus tres hijos para hacerse cargo de Empire: Andre, Jamal y Hakeem. Pero además, la madre de ellos y su ex esposa, Cookie, sale de la cárcel para reclamar su parte.

Empire asegura un gran drama familiar al estilo de «Falcon Crest», «Dinastía» o incluso «Gran reserva» pero añade unas sensacionales actuaciones musicales dignas del mejor videoclip. Sus canciones alcanzan más de 10 millones de visitas en you tube destacando entre ellas: «You are so beatifull», «Good enough», «Conqueror» o «What is love». De hecho, la banda sonora ha estado situada en el top de los discos más vendidos de muchos países del mundo.

Parece una serie llamada a alcanzar a otros sectores comerciales más allá de la televisión: como es el de la música (discos, conciertos…), cine, libros o el merchandising de ropa de moda. Pero que «Empire» sea un fenómeno transmedia no es lo más importante. Y sí lo es la relación entre Lucious y sus tres hijos, en especial, con Jamal, pues al ser homosexual se genera un conflicto especial entre ellos.

Es interesante cómo ya no solo hay un personaje homosexual en la serie, como hasta ahora veíamos en las series recientes, sino que Jamal se convierte, de una forma u otra, en el centro de todas las tramas.

De hecho, casi todas las mejores canciones de la serie están marcadas por este conflicto, como: «Tell the truth», «You are so beatifull» (en la versión de Jamal), «Good Enough», «Keep your Money» y, por supuesto, «Nothing to lose»; en donde Jamal y su padre dan un paso en su relación y consiguen acercarse al mostrar su humanidad a través de la música. Cantar juntos es una antesala del abrazo.

Pero más allá del personaje de Jamal, es la relación entre Lucious y sus otros hijos lo que despierta un interés especial. Impresionante resulta una secuencia en donde Andre está tirado en la ducha quebrado por dentro, sin forma de recuperar la seguridad en sí mismo; sin la aprobación de su padre pierde toda consistencia. Muy acertada resulta la trama de Andre con una joven creyente (Remember the music) pues, le descubre que existe algo bueno más al fondo de su dolor; y que hay Otro Padre, con mayúsculas, que lo sabe y lo puede abrazar.

La serie tiene una gran calidad técnica y un reparto de lujo que la mantendrá como una de las series del momento durante unos años. Presenta todos los tópicos y estereotipos del momento pero, a pesar de ello, se percibe en todos los personajes principales, una necesidad común que atraviesa la pantalla y nos alcanza: la necesidad de ser bien abrazados y de saber a quién pertenecemos.

«Empire» evoca a «El rey lear», de Shakespeare pero también nos recuerda a la parábola del hijo pródigo; aunque en este caso cuando los hijos de Lucious decidan, como el hijo pródigo tras malgastar toda su herencia, que ya han comido suficiente comida para cerdos, ¿encontrarán a un padre que les espere y quiera abrazarlos? ¿Cómo habría afectado al hijo pródigo volver y no poder recuperar la relación con su padre?

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.