Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 05 diciembre |
San Sabas de Capadocia
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Es posible evitar un embarazo de manera natural durante la lactancia?

Billings Ovulation Method / Agustin Fest-CC

patricianavas - publicado el 30/10/15

El tradicional método MELA puede enriquecerse con el Billings

Cuando nace un bebé, es bastante probable que la pareja prefiera esperar un tiempo antes de darle un hermanito. Si el bebé se alimenta exclusivamente de leche materna, su succión ya suele evitar la ovulación y por tanto impedir un nuevo embarazo. Sin embargo la mujer también puede observar los signos de su fertilidad, enriqueciendo el método de amenorrea de la lactancia con el método Billings. Lo explica a Aleteia el ginecólogo Juan Luis Delgado, quien el pasado 24 de octubre pronunció la conferencia Fisiología de la lactancia y Método Billings en la celebración, en Madrid, del 30º aniversario de WOOMB España.

¿Durante la lactancia es posible evitar un embarazo de manera natural?

Sí, los seis primeros meses después del parto, siempre que se den ciertas condiciones: el bebé tiene que tener más de 3 meses, y estar con lactancia a demanda, sin otros suplementos, y la mujer no tiene que haber manchado de sangre en los seis meses. Es un método que la OMS ha denominado el Método de Amenorrea de la Lactancia (MELA).

Este método frena la función del ovario porque la succión del bebé produce picos de prolactina en el organismo de la madre y esto hace que se frene la liberación de los factores que permiten la ovulación.

Pero esto se puede combinar con algún otro método. Desde el punto de vista natural, uno de los que se puede utilizar es el método Billings.

¿En qué consiste el método Billings?

A partir de un organigrama, se evalúa el nivel hormonal de la mujer, especialmente el nivel de los estrógenos.

Dentro del aparato genital hay que valorar la función estrogénica valorando el endometrio de la mujer (grosor y aspecto) por ecografía, o bien valorando la producción del moco en las glándulas del cérvix del útero (endocervicales).

Cuando una mujer avanza a lo largo de su ciclo, el nivel de estrógenos de la sangre supera un valor, un umbral a partir del cual se producen cambios en el moco cervical (cantidad y calidad). El moco que es grumoso o pegajoso o más denso se va licuando poco a poco, haciéndose más transparente y la observación de ese moco permite monitorizar el nivel de hormonas.

Esto posibilita reconocer la ventana de fertilidad de la mujer, que es el tiempo en que hay una transformación del moco cervical de manera que pueden pasar los espermatozoides a través del útero. Esta ventana es variable en cada mujer, lo mismo que el umbral de estimulación del cuello del útero. Por eso no podemos monitorizar la fertilidad haciendo solo un análisis sin más. Esto lo hace el método Billings.

¿Cómo se aplica este método durante la lactancia?

Como, debido a la succión del bebé, en la lactancia hay un frenado de la función ovárica, la producción del moco es escasa y con pocas características de fertilidad (no tiene cambios). Normalmente la mujer percibe sequedad, el moco es más grumoso,…

Cuando la mujer empieza a introducir una alimentación supletoria al bebé, los picos de prolactina se van espaciando y disminuyendo y el ovario empieza a despertarse y a funcionar. Ahí el método Billings va a detectar cuéndo los estrógenos superan el umbral necesario para estimular el moco cervical, señal de alarma o atención de que puede entrar en la fase fértil.

¿Es más difícil aplicar el método durante la lactancia que en otros momentos?

Sí, tiene mayor dificultad porque los ciclos no son regulares, no están tan bien establecidos, y va a variar en función de la succión del bebé.

En este periodo hace falta una mayor atención de la mujer, requiere más periodos de abstinencia sexual y más atención en el uso del método, sobre todo en las épocas de transición.

En su opinión, ¿cuáles son los beneficios de los métodos naturales respecto a los artificiales?

Hay parejas que por motivos éticos morales los quieren usar, y así respetan la unión entre el acto unitivo y el procreativo, y están en comunión con la doctrina de la Iglesia.

Pero por otra parte son métodos que conllevan la participación de ambos cónyuges en el uso del método, participan los dos. Requieren un diálogo en la pareja, hay ciertos momentos de abstinencia en que tiene que haber comunión entre los dos, hay que mirar por el otro,… siempre se respetan momentos de descanso, ambos son partícipes.

Los métodos artificiales no respetan esto, la decisión la puede tomar cualquiera de los dos (por ejemplo, la mujer puede tomar la píldora sin necesidad de avisar al hombre) y separan la unión del acto unitivo y procreativo.

¿Los métodos naturales son fiables?

A veces se piensa que no es fiable, porque el índice de Pearl muestra más embarazos, pero esto se debe a que las parejas que los usan no suelen cerrarse totalmente a un embarazo, sino que a veces buscan espaciar los nacimientos y en un momento dado, conociendo sus momentos de fertilidad tienen relaciones sexuales sabiendo que podría haber un embarazo.

En cambio las parejas limitadoras de hijos no quieren tener más y buscan seguridad absoluta. La motivación de un método natural no tiene nada que ver con la de tomar una píldora, que no exige periodos de abstinencia ni que el otro esté de acuerdo.

Tags:
fertilidadmatrimoniopaternidadsaludsexualidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.