Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 28 febrero |
Santos Mártires de Alejandría
home iconHistorias que inspiran
line break icon

Armin T. Wegner: el fotógrafo del genocidio armenio que se opuso al holocausto

Chiara Santomiero - Aleteia Team - publicado el 30/10/15

A 100 años de la masacre de los armenios y a 70 del derribo de Auschwitz, la historia de un hombre que tuvo el valor de enfrentar a Hitler

La historia a veces da extrañas vueltas. Le puede suceder a un hombre asistir a la masacre de inocentes, ser testigo no sólo de un genocidio, sino de dos, y escoger de qué parte estar. Le ocurrió a Armin Theophil Wegner, un militar, un escritor y un defensor de los derechos humanos alemanes.

Nació en 1886 en una rígida familia prusiana, Armin era sensible a las letras, al arte, componía poesías y se propuso volverse escritor, pero escogió enrolarse en el ejército como paramédico para “tener el timón de mi vida en mis manos”.

Entre 1914 y 1915, mientras se llevaba a cabo la I Guerra Mundial, el joven subteniente del cuerpo sanitario alemán se encuentró en el destacamento de la sexta armada del Imperio otomano, de la que Alemania era aliada, desplazado a lo largo de la vía ferroviaria hacia Baghdad, entre Siria y Mesopotamia. Ahí asistió a las marchas de la muerte del pueblo armenio: jóvenes y ancianos, mujeres y niños, arrastrados al desierto de Anatolia para morir de miseria, condenados por la ideología nacionalista del gobierno de los Jóvenes Turcos.

Foto del archivo Wegner

Los rostros tomados por la lente de Wegner entregan a la historia el sufrimiento de un pueblo no menos que las imágenes de los muertos.

Wegner no logró cerrar los ojos frente a tanto sufrimiento y se vuelvió el testigo conciente de la primera limpieza étnica documentada de los tiempos modernos. Desobedeció las órdenes que imponían esconder las noticias de las masacres, recogió apuntes y documentos de los campos de deportación de Deir Ez-Zor, aceptó entregar cartas de los deportados. Sobretodo, sacó cientos de fotos: la mayor parte fueron confiscadas, pero cuando los alemanes, a petición de los turcos, lo llamaron de vuelta para Alemania, logró venturosamente llevar muchas a Occidente, escondiendo los negativos en el cinturón y salvando así una de las pruebas más importantes que se tienen hoy sobre el genocidio de los armenios.

Gabriele Nissim: “Wegner fotografió lo que más tarde se denominaría: el genocidio de un pueblo”

En los años sucesivos a la Primera Guerra Mundial, Wegner organizó conferencias en Berlín y publicó textos en los cuales cuentó las atrocidades cometidas a los armenios, llegando a dirigir una carta abierta al presidente de los Estados Unidos, Thomas Woodrow Wilson, en 1919. Ninguno podía imaginar entonces que lo que había pasado a los armenios habría sido una especie de prueba general de los genocidios del siglo XX.

Sólo Hitler, que tenía en mente el holocausto cuando dijo en 1939: “¿Quién se acuerda hoy de la masacre de los armenios?”.

El ascenso del nazismo en Alemania marcó el inicio de la discriminación de los judíos. Wegner, nuevamente, no quedó indiferente: en 1933 escribió una carta a Adolf Hitler en que explicó al canciller del Reich cómo la persecución de los ciudadanos alemanes de raza judía estaba destinada a ser un boomerang para el país.

“¿Sobre quién caerá un día el mismo golpe que ahora se quiere asestar a los judíos, si no sobre nosotros mismos? Después que los judíos se han integrado perfectamente, contribuyendo a acrecentar la riqueza de Alemania, si se quiere eliminar su presencia conducirá necesariamente a la destrucción de los valores alemanes y de nuestro carácter moral”.

Y de manera casi profética:

“Con la tenacidad que ha permitido a este pueblo volverse antiguo, los judíos lograrán superar este periodo, pero la vergüenza que encontrará a Alemania a causa de eso no será olvidada por mucho tiempo”.

Después de la publicación de la carta, Wegner fue arrestado por la Gestapo, encarcelado y torturado. ¿Fue una ingenuidad pensar que podía convencer a Hitler de cambiar idea sobre los judíos? El hijo de Wegner, Mischa, da testimonio del profundo sentido de justicia que animaba a su padre.

Misha Wegner recuerda la determinación del padre

El 10 de mayo de 1933, en varias ciudades alemanas, los nazis quemaron en una gigantesca hoguera los libros de los escritores no gratos, entre los cuales estaba Wegner. El escritor fue internado en varios campos de concentración nazis. Tras ser liberado, se fue a Roma donde vivió hasta su muerte en 1978. En su casa sólo había libros alemanes, con la añoranza que nunca desapareció de su patria y su cultura.

Misha Wegner: “Lo que une a todos lo que sufren un genocidio es el ser expulsados por su propio pueblo. Es lo que le sucedió a mi padre”.

¿Se puede hablar de Wegner como un héroe sin mancha y sin miedo? Es más justo describirlo como un hombre que amaba profundamente la vida y creía en el deber de denunciar las injusticias porque “quien hace daño a los demás, hace daño a sí mismo”.

Gabriele Nissim: “Tenemos que contar la ‘banalidad del bien’”

En 1967 Yad Vashem, el Museo del Holocausto de Jerusalén, atribuyó a Wegner el título de “Justo entre las Naciones”. Armenia lo condecoró de la Orden de san Gregorio el Iluminador y, tras la muerte, tomó parte de sus cenizas honorándolo con un funeral póstumo en la Flama Eterna del Memorial del Genocidio Armenio.

La inscripción sobre la piedra de la tumba de Wegner evoca las palabras atribuidas al Papa Gregorio VII en 1085:

Amavi iustitiam odi iniquitatem. Propterea morior in exsilio

He amado la justicia y odiado la iniquidad. Por eso muero en el exilio

Una herencia que sigue actual frente a las tragedias de nuestro tiempo.

Misha Wegner: la pregunta que todos se deberían hacer.

Tags:
fotografiagenocidio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
3
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
4
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.