¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

China acaba con la política del hijo único y permite tener dos

UN Photo/John Isaac
Comparte este artículo para tener la oportunidad de ganar una peregrinación a Roma
Comparte
Has compartido
Total compartido

¿Es el ser humano una mera mercancía a merced de intereses económicos y medioambientales?

A partir de hoy, en China, todas las parejas que lo deseen podrán tener dos hijos. 205 miembros del Comité Central y sus 170 suplentes han decidido esta medida con la base de la política económica y social (2016-2020).

Se pone fine a la ley del hijo único que llevaba 40 años poniendo restricciones a los nacimientos y que, según organismos internacionales ha evitado el nacimiento de 400 millones de personas.Una política que ha supuesto el aborto de millones de niñas y un desgarro social sin precedentes en la historia de la humanidad. Pero no lancemos las campanas al vuelo, la restricciones siguen: ahora comienza la ley de los dos hijos.

La natalidad como mero elemento económico

La medida del gobierno chino muestra el respeto que se le tiene a la vida humana en el país asiáticos. ¿Por qué ahora 2 hijos y no solamente uno? La Republica Popular China empieza a envejecerse y lo ven como una medida de relanzamiento económico. ¿Somos las personas un mero instrumento?

Papa Francisco en Laudato Sí ya alerta del peligro del control de Natalidad: “En lugar de resolver los problemas de los pobres y de pensar en un mundo diferente, algunos atinan sólo a proponer una reducción de la natalidad. No faltan presiones internacionales a los países en desarrollo, condicionando ayudas económicas a ciertas políticas de ‘salud reproductiva’. Pero, ‘si bien es cierto que la desigual distribución de la población y de los recursos disponibles crean obstáculos al desarrollo y al uso sostenible del ambiente, debe reconocerse que el crecimiento demográfico es plenamente compatible con un desarrollo integral y solidario”.

La ley del hijo único se puso con el objetivo de mitigar problemas sociales, económicos y medioambientales debido a la sobrepoblación. Se privó el derecho de los padres a decidir el numero de hijos que quieren tener. Se produjeron abortos y esterilizaciones forzosas. Ahora China abre la mano y en vez de uno, se tendrán dos hijos. Cambia la letra, sí (ahora es algo mejor) pero la música es la misma: el control gubernamental de la natalidad.

 

Para profundizar: La humanidad no es una plaga: Laudato Si rechaza el control de población

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Selecciona cómo te gustaría compartir.

Comparte
* El reconocimiento de los artículos compartidos solo se efectuará cuando el receptor haga clic en la URL de referencia única.
Pulsa aquí para más información sobre el Sorteo de Peregrinación a Roma de Aleteia.

Para participar en el sorteo, debes aceptar las siguientes condiciones


Lee los términos y condiciones