Aleteia

Parroquias misericordiosas: más acogida, más comunión, más misión

Keneth Cruz-CC
Comparte

Los obispos guatemaltecos lanzan un plan de renovación parroquial coincidente con el Año de la Misericordia

Con un mensaje a toda la comunidad católica, la Conferencia Episcopal de Guatemala (CEG) ha querido reflexionar y dar pistas sobre el Año Jubilar de la Misericordia que el Papa Francisco “nos ha regalado” y, al mismo tiempo, anunciar un proceso de renovación parroquial que se extenderá por los próximos años en el país centroamericano.

Con el título de La misericordia, viga maestra de la vida de la Iglesia, los obispos guatemaltecos han querido señalar con toda claridad que el Jubileo de la Misericordia “está llamado a ser para todos un año de especial de conversión y renovación espiritual”.

Hacia una Iglesia misericordiosa

Calificado por ellos como un Año Jubilar rico en perdón y en amor, los obispos de Guatemala invitaron a todos los creyentes de la Iglesia “a renovar ahora mismo su encuentro personal con Jesucristo o, al menos, a tomar la decisión de dejarnos encontrar por Él, de intentarlo, cada día, sin descanso”.

Los prelados guatemaltecos subrayaron en su mensaje que en la Bula Misericordiae Vultus, el Papa no convoca sólo a la misericordia como actitud personal de cada uno de los creyentes, sino que quiere, también, una Iglesia misericordiosa en su pastoral, en su misión y como signo de credibilidad.

Coincidiendo con el inicio del Jubileo de la Misericordia y conscientes de que “la misericordia es la viga maestra que sostiene la vida de la Iglesia”, la CEG convocó a realizar en conjunto un proyecto de renovación de las parroquias, bajo el lema Parroquia misionera, comunidad de comunidades, al servicio del Reino.

Se trata de un un camino que, comenzando con el Año de la Misericordia, lleve hasta el Quinto Congreso Misionero de Guatemala (COMGUA V), que se celebrará en el mes de noviembre de 2018 en la diócesis de Huehuetenango.

“Nos parece –escribieron los obispos de la CEG en su mensaje- que la parroquia es la experiencia más cercana de Iglesia que está al alcance de la mayoría de la gente”, con sus hogares, con sus vidas cotidianas.

Una reforma necesaria

Mirando la realidad de las parroquias de la Iglesia en Guatemala, los obispos de ese país centroamericano reconocieron que el llamado “a su revisión y renovación todavía no ha dado suficientes frutos”. Es necesaria, dicen, una mayor disponibilidad para acoger a las personas; más comunión y participación y una completa y decidida orientación a la misión.

“Providencialmente lanzamos este proyecto de renovación parroquial cuando se inicia el Jubileo de la Misericordia. Sabemos, a la luz del magisterio del Papa Francisco, que la misericordia es uno de los pilares fundamentales para la reforma de la Iglesia”, subrayan los prelados guatemaltecos en la parte central de su mensaje.

Por eso, el primer año del proyecto de renovación parroquial (2016) se va a hacer bajo el lema “Parroquias…, misericordiosas como el Padre”. Para hacer de las parroquias “un lugar y un acontecimiento de misericordia”.

Para la segunda parte del Año de la Misericordia, los obispos propusieron un subsidio titulado 100 puntos de Aparecida para un examen de conciencia parroquial que lleve al modelo de parroquia que en ellos se perfila “y así concluir con un sincero arrepentimiento también de nuestros pecados pastorales y un firme propósito de enmienda”.

En el segundo año del proyecto (2017), proponen los prelados hacer una reflexión a fondo sobre el ser y quehacer de la parroquia a la luz de la Exhortación Evangelii Gaudium. Y en este mismo año tener un encuentro nacional sobre la parroquia con la ayuda de algunos especialistas en el tema. Para después avanzar hacia el 2018, con el concepto de Parroquia misionera, comunidad de comunidades al servicio del Reino.

“Este proyecto pastoral que emana de la conferencia episcopal, pide entrega, generosidad y creatividad en su ejecución por parte de cada una de las diócesis, vicariatos apostólicos y prelatura. Se trata de un servicio pastoral desde la convicción de que, en la diversidad y riqueza de los procesos pastorales de nuestras diócesis, la parroquia siempre ocupa un lugar muy destacado que es preciso atender y por el que es necesario apostar”, termina diciendo el documento.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.