Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 30 noviembre |
San Andrés Apóstol
home iconEstilo de vida
line break icon

Una asignatura pendiente: la muerte en familia

CC BRO JEFFREY PIOQUINTO / FLICKR

Orfa Astorga - publicado el 27/10/15

La persona no muere, sino que deja la visibilidad de su cuerpo, mientras que su vida espiritual o personal sigue más y mejor

Mi padre, en su lecho, con gesto adusto escuchó al médico decirle que la grave, penosa e incurable enfermedad con que se encontraba afectado, terminaría con su vida terrena en poco tiempo, una vida que amaba apasionadamente. Después de despedir amablemente al médico, volteó hacia la luz de la ventana profundamente pensativo; pasados unos momentos, el gesto de su cara se relajó en un semblante de paz.

-¿Sabes lo que el médico me ha dicho? Ha afirmado que me voy a casa. ¿No es eso hermoso? -Me preguntó.

-Para usted sí, padre, no para nosotros -Le contesté con dolor de hijo, y también con un equivocado sentimiento de lástima hacia quien yo suponía había recibido el último “No” en su vida.

-¿Sabes que de pronto la luz de la ventana me ha hecho sentir nostalgia, hijo? Me voy a la casa del Padre. Sí, soy como un niño que se va a la casa del padre, solo debo de esperar a que me recoja.

Lo dijo con una sonrisa plena de esperanza.

Mi humano dolor cedió y dejé de sentir lástima.

Murió con mucha paz dejando muy claras disposiciones sobre el trato post mortem a su cuerpo. Quiso que lo veláramos aunque durmiéramos poco, o no durmiéramos, una misa de cuerpo presente y que no lo cremáramos.

-Ustedes disculpen -nos dijo- pero eso de evitar molestias, y que no se asusten los niños, no va conmigo, a mí me dan cristiana sepultura de cuerpo entero como en mis buenos tiempos.

Lo dijo claro, pues nunca estuvo de acuerdo con la nueva práctica en la que el difunto, del hospital o su casa, lo llevan al crematorio inmediatamente, con la intención a veces de que aquí no ha pasado nada, prácticas que empiezan a propagarse revestidas de estoicismo, con tristeza humana pero sin esperanza cristiana, con evidente y franca indiferencia en pro de la comodidad en la que se desdibuja la muerte como venida de Dios.

Mi padre la aceptó como quien solo cambia de casa, y quería mostrarla como lo que es: una paradoja divina que encierra la más importante lección de vida al mostrar el amor de Dios.

Es así, porque la persona no muere, sino que deja la visibilidad de su cuerpo, mientras que su vida espiritual o personal sigue más y mejor, porque cuando se muere en gracia de Dios se parte a la casa del cielo. El cristiano no vive para morir sino para vivir más, y la muerte es su “a través”, por lo que lejos de ser una derrota, es el momento cúlmen de la vida, el momento triunfal.

Contaba con que nuestra actitud familiar en el funeral fuera un testimonio de nuestro credo cristiano frente a una sociedad del bienestar de la que había sido testigo, y que había permeado en el círculo de parientes y amigos. Fue su legado apostólico.

Una sociedad que tiende a apartar de sí la realidad del fin de la vida, cuyo solo pensamiento le produce angustia, aferrándose al absurdo de excluir esta realidad del plano de la existencia humana, haciendo parecer que siempre se mueren “los demás”.

Una cultura donde el hombre está más pendiente de su naturaleza corporal que de su ser personal o espiritual, por lo que el verdadero sentido de estar vivo solo está en función de lo sensible, inmediato y placentero, mientras que siente pena por “los desafortunados “que no tienen acceso a la buena vida. Una cultura falta de esperanza con marcado temor hacia la muerte.

En cambio, quienes se saben más persona que naturaleza, se sobreponen a ella, porque siendo la persona elevable, viven para ser elevados, aceptando en su vida a un Dios personal que les da el sentido de su existencia.

Mi padre, además, trataba personalmente con los santos como con personas, a las que consideraba más vivas y poderosas que lo fueron en su paso por la tierra. Con ellos dialogaba y a ellos se encomendaba.

Se habla de las almas que están en el cielo solo en forma metafórica, la Iglesia no rinde culto a almas, sino a santos, a personas concretas, pues nadie deja de ser persona tras la muerte. Con lo cual se puede ser persona sin cuerpo (como los ángeles).

El cuerpo no es la persona, el cuerpo es de la persona, que, en el cielo, conserva su inteligencia para tratarnos y su voluntad para querernos.

Aun en la fase final de su enfermedad, nunca perdió su siempre actitud de pensar en los demás y cuando lo visitaban en su lecho les preguntaba con sincero interés por sus vidas y afanes, dando algún discreto consejo, un consuelo; Esforzándose en ser ameno siempre con la fineza de su buen humor. Los visitantes llegaban con una disposición consoladora y eran ellos los que salían consolados.

Yo estaré checando nos dijo con un guiño y bien sabíamos a lo que se refería.

Tags:
muertetestimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
OLD WOMAN, WRITING
Cerith Gardiner
Carta de una mujer de 107 años para luchar co...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.