Aleteia

Papa Francisco: Los tiempos cambian, debemos cambiar… en la verdad

Facebook-Eugenia Tobal
Comparte

En su homilía de este viernes 23 de octubre destaca 3 pasos para entender bien lo que sucede fuera y dentro de nosotros y lo que Jesús nos quiere decir

Papa: que los cristianos lean los signos de los tiempos y sean fieles al Evangelio

“Los tiempos cambian y nosotros los cristianos debemos cambiar continuamente”, con la libertad y en la verdad de la fe, afirmó el Papa Francisco este viernes 23 de octubre en la homilía de la misa de la mañana celebrada en la Casa Santa Marta del Vaticano.

Francisco reflexionó sobre el discernimiento que la Iglesia debe realizar mirando “los signos de los tiempos”, sin caer en la comodidad del conformismo, y además dejándose inspirar por la oración.

Los tiempos hacen lo que deben: cambian. Los cristianos deben hacer lo que Cristo quiere: valorar los tiempos y cambiar con ellos, pero “permaneciendo firmes en la verdad del Evangelio”. Lo que no se admite es el tranquilo conformismo que significa permanecer inmóviles.

Sabiduría cristiana

El Papa citó la Carta a los Romanos de san Pablo, que, en su opinión, predica “con mucha fuerza la libertad que nos ha salvado del pecado”. Y también se refirió a la página del Evangelio en la que Jesús habla de los “signos de los tiempos”, llamando hipócritas a los que saben comprenderlos pero no hacen nada con el tiempo del Hijo del hombre.

Dios nos ha hecho libres y “para tener esta libertad, afirmó el Papa, debemos abrirnos a la fuerza del Espíritu y entender bien lo que sucede fuera y dentro de nosotros. ¿Cómo se puede hacer esto? Usando el discernimiento.

“Tenemos esta libertad de juzgar lo que sucede fuera de nosotros. Pero para juzgarlo debemos conocerlo bien. ¿Cómo se hace esto? ¿Cómo se conocen “los signos de los tiempos”? Los tiempos cambian. Es propio de la sabiduría cristiana conocer estos cambios, conocer los diversos tiempos y conocer los signos de los tiempos. Lo que significa una cosa y la otra. Y esto se hace sin miedo, con libertad”.

Silencio, reflexión y oración

Francisco reconoció que no es algo “fácil”, hay muchos condicionantes externos que presionan a los cristianos induciendo a muchos a un cómodo “no hacer”.

“Este es un trabajo que nosotros normalmente no hacemos: nos conformamos, nos tranquilizamos con un ‘me han dicho, escuché, la gente dice, he leído…’. Así estamos tranquilos… ¿Pero cuál es la verdad? ¿Cuál es el mensaje que el Señor quiere darme con ese signo de los tiempos?», planteó Francisco.

«Para entenderlos, antes que nada es necesario el silencio: hacer silencio y observar. Y después reflexionar dentro de nosotros», explicó.

Y propuso un ejemplo: «¿por qué hay tantas guerras ahora? ¿por qué ha sucedido algo en concreto? Y rezar… Silencio, reflexión y oración. Sólo así podremos entender los signos de los tiempos, lo que Jesús nos quiere decir”.

Libres en la verdad del Evangelio

Entender los signos de los tiempos no es un trabajo exclusivo de una élite cultural. Jesús, recuerdó, no dice: “mirad cómo hacen los universitarios, mirad cómo hacen los doctores, mirad cómo hacen los intelectuales…”. Jesús, destacó Francisco, habla a los labradores, porque “en su simplicidad” saben distinguir el grano de la cizaña”.

“Los tiempos cambian y nosotros los cristianos debemos cambiar continuamente. Debemos permanecer firmes en la fe en Jesucristo, firmes en la verdad del Evangelio, pero nuestra actitud debe moverse continuamente según los signos de los tiempos. Somos libres. Somos libres por el don de la libertad que nos ha dado Jesucristo. Pero nuestro trabajo es mirar lo que sucede fuera de nosotros y discernir los signos de los tiempos. Con el silencio, la oración y la reflexión”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.