Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 16 enero |
San Fulgencio
home iconEspiritualidad
line break icon

10 cosas que no le debes decir nunca a una monja

Jeffrey Bruno/Aleteia

Theresa Noble - publicado el 21/10/15

¿Cómo que lo único que hago es rezar todo el día?

Recientemente leí en Epic Pew un artículo de Shaun McAfee titulado 13 Things You Should NEVER Say to a Priest (13 cosas que no deberías decirle nunca a un sacerdote). Después de haberlo leído, pensé que sería necesario uno similar para las religiosas, o “monjas”, como somos conocidas en la cultura popular.

Antes de pasar a la lista, tengo que decir que la mayoría de las personas con las que me encuentro son muy amables y les gusta hablar con una religiosa. Ateos, musulmanes, motociclistas, ex católicos, punks. Gente de lo más diferente y con opiniones muy distintas aprecia a las monjas.

Tiene sentido. Los niños saben que pueden ir a casa y decirle a su madre las cosas más decepcionantes, impresionantes y escandalosas y su mamá los querrá de todos modos.

Pienso que es por eso que la mayor parte de la gente se siente a gusto con las monjas. Entiende que somos así. Somos madres. En primer lugar, amamos. Las preguntas vienen después.

Dicho esto, muchas personas nos dicen cosas que nos molestan. A continuación cito algunas de las cosas que muchas de nosotras hemos oído decir muchas veces y no quisiéramos oír más.

  1. “Qué suerte, lo único que haces es rezar todo el día”

En realidad no es así. La mayor parte de nosotras tiene un trabajo como el tuyo. Rezamos varias horas extra al día además de realizar nuestro trabajo.

  1. “¿Puedes hacer —————— por mí? Tienes mucho tiempo, ¿no?”

Ver la respuesta del punto 1.

  1. “Guau, que linda eres…”

¿Por qué la gente se sorprende tanto por el hecho de que mujeres jóvenes atractivas quieran casarse con el Creador del universo? ¡El Creador del universo! Es una propuesta que ninguna mujer en pleno uso de sus facultades mentales debería rechazar.

Por cierto, ¿has oído hablar de este Señor?

  1. “Pero eres muy joven…”

¿Cuándo dices joven quieres decir ingenua y que no se entera de que está renunciando al sexo para el resto de su vida? Si es así, mira la respuesta del punto 3. Estamos dedicando nuestra vida al Creador del sexo, de las hojas otoñales, de los pulpos, y las estrellas fugaces.

Créeme. No nos estamos perdiendo nada.

  1. “¿Tienes doce años?”

Algo que tienes que saber sobre las religiosas es que la mayor parte de nosotras aparenta menos edad de la real. La gente busca la fuente de la juventud desde el principio de los tiempos, y siempre ha estado frente a nuestros ojos.

Rezamos mucho. Olvida las cremas antiedad y el lifting facial. Reza.

  1. “¿Eres una de esas fantásticas monjas que quisiera ser sacerdote, verdad?»

¿Monja sacerdote? ¿Qué es eso? Ser monja no sólo es “suficientemente bueno” para nosotras, somos verdaderamente felices por ser lo que somos. El hecho de que podamos ser jóvenes religiosas no significa que somos alternativas o rebeldes. Ok, significa que somos alternativas y rebeldes, pero no el tipo de rebeldes que la gente piensa.

  1. “¿Creciste en una gruta, has asistido a la escuela religiosa toda la vida y no te has encontrado con el otro sexo antes de tomar esta decisión, verdad?”

Ok, quizás la gente no diga exactamente esto, pero a menudo se nos trata como si no supiéramos nada del mundo.

No hay nada de malo en la escuela religiosa (he asistido durante 3 años) o en el hecho de provenir de una familia católica. Sólo está mal asumir que la que opta por la vida religiosa necesariamente sea así, y resulta muy paternalista y ofensivo pensar que las mujeres jóvenes y con talento toman esta decisión porque son “tontas”.

No lo somos.

¿Quizá lo eres tú?

  1. “Qué bonita eres”

Una de nuestras hermanas una vez entró en una tienda y vio su foto impresa en una serie de tazas en venta.

No estoy bromeando.

No nos gusta que nos digan que somos guapas, como si fuéramos muñecas o animales raros del zoológico. Y no nos gusta cuando la gente usa nuestras fotos para calendarios, tazas, etc. (sin pedir permiso) como si fuéramos simplemente objetos de mercancía kitch.

  1. “Nunca has oído hablar de (una cosa o persona católica al azar) una aparición o una devoción particular, un cierto sacerdote, una frase en latín, otra orden religiosa (son todas iguales ¿no?). ¿Pero eres una religiosa católica?”

No te puedo decir cuántas veces he oído esto. Y la persona se escandaliza siempre porque no sabemos la respuesta, como si fuéramos una enciclopedia ambulante de todo lo que está vinculado con el catolicismo.

  1. “Qué desperdicio…”

Puedo entender cuando este comentario proviene de un ateo, pero no lo entiendo cuando la persona que lo dice cree en Dios. Musulmán, hindú, judío, cristiano. No importa. Si crees en Dios, entonces ¿qué puede ser más importante en la vida que vivir para Él? Y si la invitación es vivir totalmente para Él, ¿cómo se puede rechazar?

¿Tengo razón?

¿Tienes algo más que añadir a mi lista?

Me gustaría saberlo.

Por sor Theresa Aletheia Noble, fsp, autora de The Prodigal You Love: Inviting Loved Ones Back to the Church. Recientemente realizó sus primeros votos con las Hijas de San Pablo. Tiene un blog en Pursued by Truth.

Tags:
religiosasvida consagrada
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
POPE FRANCIS,ASH WEDNESDAY
Ary Waldir Ramos Díaz
¿Cómo será la imposición de la ceniza en la é...
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preg...
WOMAN
Ary Waldir Ramos Díaz
El papa Francisco autoriza que las mujeres pu...
CHRISTMAS ORNAMENT
Tom Hoopes
Oración para quitar los adornos de Navidad
Catholic Link
¿Eres madrina o padrino? ¿Sabes lo que signif...
MARY AND JOSEPH
Philip Kosloski
Fiesta de los Santos Esposos celebra el matri...
LONELY MAN,BEACH
Redacción de Aleteia
8 grandes santos que tuvieron depresión, pero...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.