Aleteia

Back to the future II: En medio de ninguna parte

Universal Pictures
Comparte

Una difícil secuela que ni el director ni el guionista habían previsto

La segunda parte de la trilogía de Regreso al futuro II siempre se la ha considerado la peor de las tres. Es las más oscura, casi pesimista, se sale un poco de lo que habíamos visto en la primera y de lo que veremos en la segunda pero sobre todo, evidencia un guion escrito a salto de mata. Me explico. En su momento Robert Zemeckis admitió que el final de Regreso al futuro, en el que Marty y Doc viajaban al futuro en un DeLorean volador no era más que un chiste. Una forma como otra cualquiera de terminar la película y que en ningún momento tenían en mente una secuela.

https://www.youtube.com/watch?v=Bmr2fgaoSxs

Pero resulta que Regreso al futuro fue un éxito de masas y la presión para que filmaran una secuela se hizo cada vez más fuerte. Zemeckis y su amigo y colaborador Bob Gale, se vieron en la disyuntiva de sacar de la nada una razón por la que Marty y Doc viajaban al futuro partiendo de la premisa: “Son tus hijos Marty, algo hay que hacer con tus hijos”. Complicado sin duda. De hecho, el episodio del hijo de Marty McFly, aparte de sospechosamente apresurado, ocupa tan solo un tercio del film. La película no va de eso de modo que a efectos prácticos hemos perdido el tiempo. Es decir, es después de este momento cuando cuando realmente empieza Regreso al futuro II.

Dicho esto, lo que se nos propone Regreso al futuro II es un complicado viaje interdimensional que derretiría el cerebro de más de un físico. De hecho, es por esta razón por la que buena parte de los diálogos de esta secuela estén dedicados a explicarse los unos a los otros qué es lo que está pasando, por qué está pasando y cómo diantres está pasando.

Por si fuera poco Regreso al futuro II tiene alguna que otra incoherencia dramático-narrativa de mucho cuidado. Por ejemplo, cuando Griff roba el DeLorean y viaja al pasado para entregarse asimismo el almanaque deportivo, ¿cómo es que cuando regresa al futuro lo hace a un futuro normal y no a un futuro alternativo? Pero sobre todo, ¿si para viajar en el tiempo es necesario que el DeLorean circule a 140 kilómetros por hora, porque al final de Regreso al futuro II Doc viaja al pasado simplemente cayéndole un rayo?

Seguramente, mi madre, que sabe mucho de esto de ver películas, diría “eso son cosas de película”. Sabia afirmación, es cierto. No tiene mucho sentido devanarse los sesos si partimos de una estupidez. Viajar en el tiempo no es como comprar un billete de autobús. Sabemos que lo estamos viendo es ficción, pero además una ficción desenfadada, intrascendente, vacía pero también, rematadamente entretenida.

Por esta razón también, cuando Zemeckis y Gale decidieron imaginar el futuro (el año 2015), decidieron no ser demasiado realistas porque estaban convencidos de que se iban a equivocar. De este modo optaron por eso, por un futuro desenfadado, intrascendente, vacío pero también, rematadamente divertido.

Es cierto que ahora, cuando ha llegado el 21 de octubre de 2015, muchos de los que vimos Regreso al futuro II e hicimos cálculos de la edad que tendríamos cuando llegara el momento en el que pudiéramos subir a un coche volador, ahora hemos experimentado cierta decepción. Tampoco hay aéreo-patines, al menos como los de la película, y tampoco robo-cordones, chaquetas que se ajustan solas, ni auto-secadoras, ni servicio meteorológico, en fin… una chusta. Por fortuna también, tampoco está de moda llevar los bolsillos de los pantalones por fuera, muy al contrario, ahora se llevan las barbas pobladas y largas ya saben, los llamados Hipster.

Eso sí, Zemekcis acertó en un par de cosas. No hemos visto Tiburón 19 pero sí que el cine en 3D está en auge. Pero sobre todo, como podíamos ver en el arranque de la película, cuando Marty entraba en un bar retro de los 80, aquella década, treinta años atrás, ahora están de moda. Seguramente porque los adolescentes de entonces son los que ahora dirigen los estudios, pero también los que se supone, tienen un trabajo y un presupuesto.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.