Aleteia

Proyecto fotográfico muestra: los niños nacidos de una violación son bellos y merecen respeto

Comparte

Vale la pena echarles un vistazo

La fotógrafa Patricia Willocq creó la serie de ficción “Look at me I am beautiful” (“Mírame, soy hermosa”), para contar la historia de Esther, una niña nacida tras una violación.

Las imágenes son de Goma, en la República Democrática del Congo, lugar con gran índice de crímenes de violencia sexual a causa de la guerra.

Estos actos han devastado la vida de muchas mujeres y niños, pero las iniciativas como la de Patricia buscan mostrar que esos niños son hermosos como cualquier otro y merecen nuestro amor y respeto y también ayudan a fortalecerse a mujeres violadas que escogieron tener a sus hijos, incluso a pesar de la brutalidad padecida.

A través de las fotos y el personaje de Esther, podemos acompañar todos los pasos de la vida de la niña, desde su nacimiento hasta la vejez.

Pero hay algo en las fotos que es muy real: todos los niños que aparecen en las imágenes nacieron de violaciones.

Mira las fotos

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.