Aleteia

Ceden días festivos a un compañero para que pueda cuidar a su hija

Comparte

Había gastado todas sus vacaciones en acompañar al médico a su pequeña enferma de cáncer, y sus colegas le traspasaron 350 días de sus vacaciones

Jonathan Dupré es un padre de familia que había gastado todos los días de vacaciones anuales en acompañar a su hija Naëlle, de 5 años y con cáncer de riñón, a pruebas y sesiones de quimioterapia.

Cuando se enteraron sus compañeros de trabajo de la fábrica de vidrio Pochet du Courval, le cedieron 350 días libres para que pudiera atender a su pequeña ante su grave problema de salud y conservar su empleo.

En Francia, la ley prevé que los compañeros se traspasen días de vacaciones, con la autoridad del superior. En este caso fue el propio jefe de Jonathan quien propuso la idea, informó El Periódico.

“Era un peso para nosotros –explican emocionados los padres-. Ahora no tendremos más problemas ni para cuidarla ni para desplazarnos a las pruebas o tratamientos”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.