Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 02 agosto |
San Eusebio de Vercelli
home iconDesde Roma
line break icon

La caricia del Papa Francisco a Juri y a su madre Raffaella

© Antoine Mekary / ALETEIA

Gelsomino del Guercio - Aleteia Team - publicado el 13/10/15

Al finalizar una audiencia del miércoles, el Pontífice imparte una bendición especial a un joven de Bérgamo con grave forma de hidrocefalia, su madre lo recuerda agradecida

El Papa Francisco no deja de sorprender y cuando se topa por la calle con un discapacitado no deja de ofrecer una caricia, un abrazo, una palabra amiga. Así hizo con Juri, quien va en silla de ruedas, y tenía un deseo especial: ver de cerca a “su” Papa.

“Le conté la historia de mi hijo, con hidrocefalia tras padecer meningitis de niño. Le agradecí por lo que hacía por nosotros. Puso sus manos en mi cabeza, besó a Juri en la cabeza y le impuso sus manos en su espalda”, cuenta Raffaella Cavagna, mamá del joven.

De Bérgamo a la plaza de San Pedro

Un encuentro que le quedó en el corazón, y que tuvo lugar en la plaza San Pedro durante el mes de septiembre. Habían llegado de San Pellegrino, en la provincia de Bérgamo, para asistir a la audiencia con el Pontífice. Habían encontrado lugar junto a otros discapacitados, los muchos discapacitados que cada miércoles esperan recibir un pequeño gesto del Papa Francisco.

Y así, el pontífice al finalizar la oración bajó con la multitud para el habitual abrazo con los fieles y paró algunos minutos para estar con las personas con mayores dificultades, quienes se encontraban quietas mirándolo desde sus sillas de ruedas.

El encuentro con Juri

“Fue un momento de gran emoción –cuenta Raffaella–; no me parecía real tener delante al Papa Francisco y todavía hoy miro esas fotos sin poderlo creer. Con su sencillez y humildad el Papa Francisco no me hizo sentir incómoda”.

La mujer contó brevemente el grave problema de salud de su hijo, pidiéndole que rezara por él. Y el Papa tomó la mano extendida de la señora. “Me dijo algunas cosas que guardaré siempre en mi corazón. Luego le di una coronita que había hecho con perlitas”. Un regalo que el pontífice apreció y guardó.

Tags:
audiencia generaldiscapacidadenfermedadpapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
2
Redacción de Aleteia
Un sacerdote católico acompañó a Lady Di la madrugada de su muert...
3
HIDILYN DIAZ
Cerith Gardiner
Atleta filipina comparte con todo el mundo su Medalla Milagrosa t...
4
JAIRO
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
5
Aleteia Brasil
Los 3 tipos de humildad según san Ignacio de Loyola
6
PRINCESS DIANA AND MOTHER TERESA
Mathilde De Robien
¿Sabías que la princesa Diana fue enterrada con un rosario?
7
knoNap
Giovanna Binci
KnoNap: Tras una dura experiencia, Danya crea un pañuelo anti-vio...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.