Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 25 noviembre |
Santa Catalina de Alejandría
home iconCuriosidades
line break icon

Sábana Santa: un poco más cerca de esclarecer la verdad

Koppchen-cc

Alfa y Omega - publicado el 12/10/15

El Centro Español de Sindonología presenta en su Convención Nacional nuevas pruebas de que el Sudario de Oviedo y la Sábana Santa envolvieron al mismo hombre

«Simón Pedro entró en el sepulcro: vio los lienzos tendidos y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no con los lienzos, sino enrollado [sobre sí mismo] en un sitio aparte». Ese sudario «que cita el evangelio de san Juan lo tenemos en España desde el siglo VII, y debemos conseguir que la gente se entere». Es el Sudario de Oviedo, afirma Jorge Manuel Rodríguez, presidente del Centro Español de Sindonología, entidad que estudia la Sábana Santa de Turín y otras reliquias de Cristo.

El sudario del que habla el Evangelio no cubrió la cabeza de Cristo en el sepulcro, sino antes: «Los judíos estaban obligados a cubrir la cabeza de alguien cuando moría con el rostro desfigurado. Para ellos, el hombre es imagen de Dios y ven la desfiguración como una blasfemia», explica Rodríguez. Además, los crucificados solían morir con los pulmones encharcados, «sobre todo si habían sido flagelados. Al moverlos para descolgarlos, podía caerte encima líquido de los pulmones y sangre». Para evitar mancharse y quedar impuros, antes de bajar al ajusticiado de la cruz le envolvían la cabeza en un pañuelo.

Al hombre del Sudario de Oviedo «le cosieron un extremo de la tela al pelo de la nuca y a un lado de la cabeza» –relata este investigador–. El brazo derecho, más alto, impidió que se la envolvieran del todo. Así permaneció unos 15 minutos. Cuando lo bajaron de la cruz, «estuvo tumbado boca abajo en el suelo unos 45 o 60 minutos, probablemente mientras lo desclavaban del madero horizontal. Terminaron de rodearle la cabeza con el sudario e hicieron un nudo. Con la cabeza así envuelta, lo transportaron hasta el sepulcro». Con cada movimiento, la sangre y el líquido pulmonar salían a borbotones y manchaban la tela. Al llegar, le quitaron el sudario y lo dejaron aparte, en el suelo. Así lo vieron, al tercer día, Pedro y Juan.

Esta reconstrucción de los hechos, totalmente apoyada en pruebas científicas, es fruto del trabajo del Equipo de Investigación del Centro Español de Sindonología –EDICES–, que Rodríguez ha vivido en primera persona desde sus inicios en 1989. Forman el equipo científicos creyentes y no creyentes, de distintos ámbitos y disciplinas. También indagan si el Sudario y la Sábana Santa envolvieron al mismo hombre, como parece indicar el hecho de que ambas telas comparten sangre del mismo grupo –AB– y polen de las mismas plantas de zonas desérticas.

Forenses y escultores

Los hallazgos más recientes del Centro se van a presentar este fin de semana en Córdoba, durante su IV Convención. Por ejemplo –adelanta Rodríguez–, el doctor Alfonso Sánchez Hermosilla, jefe de sección del Instituto de Medicina Legal de Murcia-Cartagena, «ha encontrado en la tela coágulos de fibrina», una proteína. Esto «indica que en los pulmones de la persona envuelta había lesiones, probablemente fruto de la flagelación». Además, afirma que para que saliera ‘tanto líquido’ al mover el cadáver, «hace falta que hubiera otra entrada de aire en los pulmones»; como una herida de lanza.

Otro miembro del equipo, Juan Manuel Miñarro, profesor de Escultura de la Facultad de Bellas Artes de Sevilla, «ha esculpido cómo sería el rostro» de Jesús «a partir de un estudio geométrico de la Sábana Santa. Al colocar el Sudario sobre este rostro, coinciden todas las heridas. Ha sido la primera vez que ha encajado todo».

Por María Martínez López. Artículo originalmente publicado por Alfa y Omega

Tags:
españajesucristosabana santa
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.