Aleteia

Life feels good: hay vida en la discapacidad

Comparte

Lo que el film quiere mostrar es que Mateusz entiende las cosas, es capaz de comunicarse y está lleno de ganas de vivir

De Polonia nos llega este curioso drama escrito y dirigido por Maciej Pieprzyca y basado en hechos reales. Un drama sobre un discapacitado que obtuvo el premio a la Mejor película en el Festival de Montreal de 2013 y los premios a Mejor actor y Mejor dirección artística en el Festival de Gijón de 2014.

Mateusz sufre de parálisis cerebral. Tiene 30 años y vive en una residencia. La película narra lo que ha sido su vida desde que era pequeño hasta llegar al presente. Como en la película La escafandra y la mariposa, con la que tiene puntos en común, una voz en off nos transmite sus pensamientos, sencillos pero correctos, y podemos conocer sus afectos, sus sueños, sus rabias y su pasión por el universo infinito, así como sus deseos eróticos, tontamente subrayados como en la española Yo, también, sobre un chico Down.

El título Life feels good alude al mensaje que su padre siempre le trasladó de pequeño, “todo está bien”, y que es la hipótesis positiva que Mateusz trata de verificar toda su vida. Lo que el film quiere mostrar es que Mateusz entiende las cosas, es capaz de comunicarse y está lleno de ganas de vivir.

La puesta en escena es original, ya que trata de estar muy pegada al punto de vista del protagonista, una persona con una percepción muy parcial de la realidad. La estética tiende a ser fría, en sintonía con la ausencia de sentimentalismos melodramáticos o de recursos a la lágrima fácil. Quizá sea esto lo que la convierte en una película no excesivamente comercial. No se pierdan los títulos de crédito finales.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.