Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 13 junio |
San Antonio de Padua
home iconHistorias que inspiran
line break icon

Lewis Hamilton, la fe a 300 km/h

DR / IWC

Lewis Hamilton

Judikael Hirel - publicado el 10/10/15

Católico, el doble campeón del mundo de Fórmula 1 está también en primera posición a la hora de alabar a la familia

A veces, Lewis Hamilton tiene falsos aires de Ayrton Senna, sobre todo en estilo de conducción, en su lado a veces intrépido y en su fe, que no esconde.

En las carreras lleva un crucifijo al cuello, que toma antes de tomar el volante de su monoplaza, y reza antes del Grand Prix, el premio crucial de la temporada. En sus brazos, también lo reflejan imponentes tatuajes: un crucifijo, Jesús, la Virgen María,…

“Mi fe es muy importante para mí”, confiesa el ahora doble campeón del mundo, que acaba de comenzar la temporada 2015 de Fórmula 1 con una victoria frente a su compañero de equipo.

El año pasado, en el Grand Prix de Shangai, se le podía ver con una camiseta negra en la que aparecía la corona de espinas de Cristo en la cruz.

Su talento, ¿un don de Dios?

En 2012, el joven campeón declaró a la BBC: “Hay que mantener la esperanza, creer que hay un plan. Creo que Dios tiene un plan para mí, pero no sé cuál”.

Creo realmente que mi talento es un don de Dios y estoy convencido de ser bendecido. Pero también he trabajado mucho para llegar a donde estoy”, afirmó hace unos años.

Realmente su trabajo no es algo de un día: a los 9 años no lo dudó y fue a ver al legendario Ron Dennis, entonces patrón del equipo McLaren, para pedirle un autógrafo… ¡y un volante!

“Buenos días, yo soy Lewis Hamilton y he ganado el campeonato de Inglaterra. Un día me gustaría pilotar uno de sus coches”, le dijo. Ron Dennis le recomendó llamarle cuando creciera.

Pero cuatro años después, el joven prodigio del volante estaba integrado en las filas de desarrollo de este prestigioso equipo de Fórmula 1. Un récord de precocidad en la disciplina, y una apuesta de éxito: en 2008, recogió su primer título mundial bajo los colores de McLaren.

Piloto y embajador de marcas de lujo y deportivas, Lewis Hamilton es también un hijo y un hermano atento.

Una familia muy creyente

El piloto, nacido y criado en Stevenage, en Gran Bretaña, fue bautizado a los dos años. “Siempre he sido practicante y soy católico”, explicó hace unos meses en Alemania, en una entrevista al periódico español El País.

“Cuando era pequeño, íbamos cada semana a la iglesia. Pero cuando empecé la competición, ya no podía, porque tenía carreras”, explica.

“Yo, mis padres, mi familia, todos somos muy creyentes –añade-. Siento mi fe como algo muy cercano, especialmente estos dos últimos años, por eso hablo de ello con tanta libertad”.

Su mayor ejemplo: su hermano

Fiel a su fe, a su educación y a su familia, Lewis Hamilton se instaló en Suiza, más por razones fiscales que por el clima, pero trabaja día a día con sus padres: su padre es su agente, su madre gestiona toda la logística inherente a una vida de campeón de Fórmula 1.

“Mi familia desempeña una función crucial en mi vida –confirma-. Me ayuda, me cuida, y me libera de una parte del peso generado por el hecho de ser piloto de Fórmula 1”.

Pero es también junto a su hermano pequeño, Nicholas, como el joven campeón tiene apoyo y energía: nacido con una parálisis cerebral que le ha dejado secuelas, sigue siendo su fuente de inspiración, como él mismo reconoce.

“Es una de las mejores personas que conozco, y creo que todo el mundo en el universo de la Fórmula 1 reconoce que es alguien increíble –dice-. Es maravilloso, muy maduro para su edad; me enseña muchas cosas, aunque yo soy el hermano mayor y en principio debería ser al revés…”.

¿Es Lewis Hamilton un campeón del mundo de Fórmula 1 dotado de un verdadero suplemento de alma en este mundillo hecho de ego, gloria y dinero?

Tags:
fetestimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
2
SOS DESAPARECIDOS
Alvaro Real
Olivia, Anna y el mal: ¿Por qué? Nos queda llorar y rezar
3
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
4
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
5
ARGENTINA
Esteban Pittaro
Un juez suspendió la ley del aborto en Argentina y aquí sus argum...
6
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
7
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.