Aleteia

Noche en las Catacumbas: el macabro «bed & breakfast» del ayuntamiento de París

© capture d'écran / airbnb
Catacumbas de París
Comparte

El anuncio de Airbnb precisa: «Se ruega respetar la tranquilidad de vuestros vecinos parisinos, tanto los vivos como los muertos»

Pequeña profanación entre amigos: La web Airbnb os invita a pasar la noche de Halloween en las Catacumbas de París, una operación con la que algo sacrílego toma la forma de un juego morboso.

Para el próximo 31 de octubre, el ayuntamiento de París ha obtenido del Museo Carnavalet, responsable de las Catacumbas de París, que ponga uno de sus osarios a disposición de la web de alquiler de apartamentos entre particulares.

“Una experiencia fuera de lo normal para Halloween, ¿te tienta? Este año, ni piratas ni duendecillos. Refúgiate mejor en la mayor tumba de París: las Catacumbas, última morada de 6 millones de almas”, se publicita el siniestro evento.

¿350.000 euros en una noche?

“Pesadilla garantizada”, bromea la web, que propone un desayuno a los dos “prisioneros” elegidos por concurso a través de 10 euros de cuota de inscripción.

Los ganadores tendrán la oportunidad de ver “salir el sol en compañía de los muertos” y de convertirse así en las únicas “personas que se despiertan vivas en las Catacumbas de París”.

La foto del anuncio (la de este artículo) da una idea de lo que les espera a los futuros inquilinos: una cama de hierro forjado en medio de un osario lleno de calaveras y de tibias.

En el programa figura una persona que recita los mitos y leyendas del cementerio más poblado de París.

Se espera que la operación aporte 350.000 euros al ayuntamiento de París. Según un comunicado de la directora del Museo Carnavalet, Valérie Guillaume, este pequeña apuesta “permitirá financiar en parte las obras de acondicionamiento de una nueva salida de las Catacumbas para facilitar la visita del público y las condiciones de trabajo del personal”.

Para garantizar mejor la “preservación del osario” se establecerán medidas drásticas. Juzgue usted mismo: prohibido acercarse a menos “de 70 cm a los huesos”. El honor está a salvo, o casi.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.