Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Un Nobel para los que curan a los pobres

Comparte

Este año, el Nobel de Medicina lo comparten tres médicos que han salvado millones de vidas humanas

Como cada año desde 1901 – excepto rarísimos casos – se ha asignado el Nobel de Medicina. Este año, el premio ha sido atribuido a medias a la china Youyou Tu, profesora de la China Academy of Traditional Chinese Medicine, por la artemisinina, un medicamento contra la malaria, a base de un principio activo extraído de la planta de Artemisia annua que ha mostrado ser capaz de matar el Plasmodio de la malaria.

La otra mitad del Nobel va a los investigadores William C. Campbell, irlandés, hoy en la Drew University en Madison, y Satoshi Ōmura, japonés de la Kitasato University, por sus descubrimientos de una nueva terapia contra las infecciones causadas por lombrices parásitas (filariasis linfática).

Las enfermedades de los pobres

La lucha contra la malaria, así como contra la filariasis linfática, han recibido los beneficios de haber sido incluidas entre los objetivos de desarrollo del milenio por parte de las Naciones Unidas.

Gracias a esta sensibilización y a los compromisos internacionales, en los últimos 14 años las muertes por malaria han descendido del 47%, entre 2000 y 2012, se han salvado más de 3 millones de vidas, el 90% de las cuales niños por debajo de los 5 años que viven en África Subsahariana.

La artemisina descubierta por la profesora Tu ha sido un aliado importante, pero lo que ha funcionado sobre todo ha sido la prevención, y un enfoque integrado entre varias agencias de la ONU, los planes gubernamentales y la ayuda de fundaciones, cuenta Mondo e Missioni (5 octubre).

Entrevistado por la agencia italiana AdnKronos, el genetista Edoardo Boncinelli apreció la elección del comité explicando que finalmente “se hace luz sobre las enfermedades de la pobreza, de las que no se habla porque no existen en Occidente” y prosigue:

“Por una vez se han acordado de que el premio se dedica a la Medicina y a la Fisiología, y han dedicado el reconocimiento a 3 científicos que han descubierto nuevas medicinas. Habitualmente, en cambio, se aprovecha la ocasión para premiar a la biología, la bioquímica, la genética. Esta vez no. Y desde el punto de vista del bienestar de la humanidad, no hay duda de que estas personas han hecho algo realmente útil”.

Salvar millones de vidas con poco dinero

Se podría decir que “Less is more”, que “menos es más”, pues en este caso, la investigación de los tres médicos se ha caracterizado por el uso de pocos recursos para prevenir o curar enfermedades que atenazan a la humanidad desde hace milenios, y gracias a lo barato de los remedios, es posible difundir al máximo los beneficios.

Los tres vencedores pueden decir sin empacho que han salvado vidas humanas a millones. No menos de 100.000 al año sólo en África. No han trabajado con instrumentos costosos y tecnologías de vanguardia, sino con paciencia, usando tierra, hierba y textos de la antigua literatura china.

En una época de “Big Medicine” y proyectos milmillonarios, de Estocolmo ha llegado esta vez un premio a la paciencia, a la humildad y a lo concreto. “No creo que yo merezca este premio, lo daría más bien a los microorganismos que he estudiado” comentó Omura al saber la noticia.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.