¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa Francisco: Dios no abandona nunca a los justos

© ALBERTO PIZZOLI/AFP
Pope Francis blesses faithful during his "Urbi et Orbi" blessing for Rome and the world from the balcony of St Peter's basilica after the Easter mass on March 31, 2013 at the Vatican. Pope Francis led his first Easter Sunday celebrations with tens of thousands of people in St Peter's Square for a mass marking the holiest day in the Christian calendar. AFP PHOTO / ALBERTO PIZZOLI
Comparte

"¿Por qué nosotros que queremos hacer el bien tenemos tantos problemas?" El Papa responde en la homilía de este jueves en Santa Marta

Dios no abandona nunca a los justos, mientras que los que siembran el mal son como desconocidos, de los cuales el cielo no recuerda el nombre: es la enseñanza que el Papa Francisco extrajo de las lecturas de este jueves 8 de octubre en la misa celebrada en la Casa Santa Marta del Vaticano.

“Una madre coraje, marido, tres hijos, menos de 40 años y un tumor “de los malos” que la tiene en la cama… “¿por qué?”. Una mujer anciana, una persona con la oración en el corazón y con un hijo asesinado por la mafia… ¿por qué?”. La voz del Papa en el altar de Santa Marta amplificó esta gran pregunta que como una cuchilla corta los pensamientos de tanta gente de fe convencida, profunda, y puesta a prueba duramente por los dramas de la vida.

¿Por qué sucede esto? “¿Qué ventaja tenemos? -fue el grito que Francisco tomó de la Lectura del Profeta Malaquías- de la obediencia a los mandamientos de Dios, mientas que los soberbios, haciendo el mal, se multiplican e, incluso, provocando a Dios, quedan impunes?”.

“¿Cuántas veces vemos que esto se cumple en gente mala, en gente que hace el mal y que parece que en la vida le va genial? Son felices, tienen todo lo que quieren, no les falta nunca nada ¿Por qué, Señor?”. Es uno de los muchos porqués… ¿Por qué a este, que es un sinvergüenza, que no le importa nada ni Dios ni los demás, que es una persona injusta incluso malvada, le va bien todo en su vida, tiene todo lo que quiere y nosotros que queremos hacer el bien tenemos tantos problemas?”.

El Señor vela a los justos

La respuesta a esto el Papa la tomó del salmo del día, que proclama “bienaventurado” al hombre que “no sigue el consejo de los malvados” y que encuentra su alegría en la ley del Señor”.

El Papa explicó: “Aún no vemos los frutos de la gente que sufre, de esta gente que lleva la cruz, como el Viernes Santo y el Sábado Santo no se veían los frutos del hijo de Dios crucificado, de sus sufrimientos. Y todo lo que hará le saldrá bien. Y ¿qué dice el salmo sobre los malvados, sobre aquellos que nosotros pensamos que les va todo bien? ‘No así los malvados, no así, que son como la paja que se lleva el viento’. Porque el Señor vela el camino de los justos, mientras que el camino de los malvados va hacia la ruina”.

Una ruina que Francisco destacó citando la parábola evangélica de Lázaro, símbolo de la miseria total y del rico que le negaba hasta las migajas que caían de su mesa.

“Es curioso: de ese hombre no se sabe el nombre; sólo un adjetivo: es un rico. De los malvados, en el Libro de la Memoria de Dios, no está el nombre: es un malvado, es un aprovechado… No tienen nombre, solo adjetivos. Sin embargo, todos los que tratan de caminar por el camino del Señor, estarán con su Hijo que tiene el nombre: Jesús Salvador. Es un nombre difícil de entender, incluso inexplicable por la prueba de la cruz y por todo lo que Él ha sufrido por nosotros”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.