¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Cristianos de Siria, obligados por el ISIS a firmar un “contrato de protección”

Screen capture
Comparte

Les imponen el impuesto que deben pagar los súbditos judíos y cristianos en los regímenes islámicos, y que estaba en desuso desde el siglo XIX

“Combatir hasta que paguen la jizya con sumisión voluntaria”: es el título, con palabras de la sura del Corán referidas al impuesto que deben pagar los súbditos judíos y cristianos en los regímenes modelados rígidamente según la ley islámica.

Un vídeo publicado en los últimos días por los sitios web yihadistas muestra a un grupo de cristianos de Qaryatayn durante su participación en la  firma de un “contrato de pago” para poder seguir viviendo en sus casas, en territorio controlado por el auto-proclamado Estado Islámico .

Las fotografías de esta reunión, que tuvo lugar en una sala de conferencias de Qaryatayn, se publicaron a finales de agosto. En el vídeo se pueden ver en el fondo por lo menos cincuenta cristianos, todos hombres, sentados en la sala, mientras que algunos de ellos, en un primer plano, son llamados a una mesa para firmar el “contrato” delante de un militante del Estado Islámico .

Entre los presentes en la sala, se puede ver la figura del Padre Jacques Murad, secuestrado en el monasterio de Mar Elián el pasado 21 de mayo. El monasterio fue posteriormente destruido por los yihadista Estado Islámico en agosto.

En el contrato firmado por los cristianos, que también es encuadrado en el vídeo, el Daesh garantizada a los bautizados el no saquear sus bienes, ni obligarlos a cambiar su religión y “no hacer daño a ninguno de ellos”.

Los cristianos, por su parte, se comprometen, entre otras cosas a no exponer cruces encima de sus iglesias, a no utilizar amplificadores, a no tocar las campanas, a no conspirar contra el Estado islámico, a no realizar ceremonias y liturgias en lugares públicos y a pagar el impuesto pro cápita, que varía dependiendo de su nivel social, que puede ser pagado en dos cuotas anuales. El contrato termina advirtiendo que aquellos que violan las reglas serán tratados por el Estado Islámico de la misma manera que los enemigos de guerra.

La jizya es el impuesto que hasta el siglo XIX todos los no musulmanes estaban obligados a pagar a las autoridades islámicas como cláusula del “pacto” que garantiza la protección de las agresiones externas y la libertad de culto, dejándolos exentos del servicio militar y del pago de la Zakat, el impuesto religioso prescrito por el Corán a todo musulmán, que es uno de los “cinco pilares” del Islam .

Artículo originalmente publicado por Agencia Fides

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.