Aleteia

El Vaticano denuncia egoísmo anti refugiados en Europa

© Ulrik Pedersen / NurPhoto
Comparte

«No se puede preguntar “¿tú eres pro Jesucristo o pro Mahoma? Es una cuestión delicada. Debemos ayudar a todos”, afirma el cardenal Vegliò

Emigrantes y refugiados nos interpelan. La respuesta del Evangelio de la misericordia es lema escogido por el Papa Francisco para la próxima Jornada Mundial del Migrante y el Refugiado que se celebrará el domingo 17 de enero de 2016.

En ocasión de la presentación del mensaje, el cardenal Antonio Maria Vegliò, presidente del Consejo Pontificio para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes, denunció el egoísmo velado que existe contra los refugiados en Europa.

“Nosotros somos afortunados, vivimos en un lugar bonito, donde se está bien. No nos falta nada, o casi nada… Y es difícil aceptar a alguien que nos pueda molestar en nuestra tranquilidad, en nuestra paz, en nuestro egoísmo, me duele decirlo, pero somos egoístas…es la naturaleza humana”, expresó.

Durante la presentación del mensaje del Papa este jueves 1 de octubre en el Vaticano, el cardenal Vegliò, evidenció la crisis humanitaria de los últimos meses en Europa y el drama de 600 mil personas que buscan refugio provenientes de África y Oriente Medio.

Una acogida que no significa cuestionar la religión del refugiado, y explicó que no se puede preguntar “¿tú eres pro Jesucristo o pro Mahoma?. Es una cuestión delicada. Debemos ayudar a todos”.

No podemos estar callados ante esta situación. La Iglesia debe dar un testimonio claro. No sabemos cómo resolver el problema pero podemos trabajar en la mentalidad”, dijo.

Así expresó el más sentido dolor por las situaciones de sufrimiento de los refugiados y emigrantes porque son “hombres y mujeres pobres, enfermos, hambrientos, perseguidos, heridos física y espiritualmente, explotados o víctimas de guerra que buscan una vida mejor”. “¿Cómo no conmoverse cuando vemos ciertas imágenes en la televisión?”.

Casi 3 mil muertos en lo que va de año

Según la Organización Mundial para las Migraciones, en 2015, 2.982 personas han muerto tratando de atravesar el mar Mediterráneo y los lugares más inhóspitos de África. Una cifra escalofriante considerando que en todo el año 2014 se alcanzó la cifra de 3.036 personas muertas.

De esta manera, Vegliò pidió a los cristianos optar por la justicia ante el sufrimiento humano. “Nosotros queremos que el otro sea como nosotros, esto no es justo. Cada uno es diferente, con el derecho de ser sí mismo, y el deber de respetar la identidad del otro”.

Al respecto de la primera parte del mensaje del Papa, dijo que los emigrantes deben ser “integrados y no asimilados”. Ellos proporcionan positivamente “sangre nueva a un viejo cuerpo que da vida”.

Desde el punto de vista religioso, el ex nuncio apostólico de Libia, señaló por experiencia que los emigrantes también traen a Dios. “Algunas veces ellos son más fervientes y creyentes que nosotros”. “No se habla de paquetes”, afirmó.

Respecto a la segunda parte del mensaje de Francisco, señaló la misericordia como respuesta a esta emergencia, en ocasión también de la apertura el próximo 8 de diciembre del año santo. “Esto nos permite de cultivar la cultura del encuentro”.

Es un empeño, un problema que debe ser visto desde la misericordia para crear comunión. “Es un fenómeno complejo que no se reduce solo a números”.

En cuanto a la tercera parte del mensaje pontificio, el cardenal Vegliò señaló que se debe defender “el derecho de poder vivir con dignidad en el propio país”. “Ellos están mal en sus países, vienen porque viven en países en guerra”. “La rica Europa debe ayudar a estos países”, agregó.

Por último, el representante vaticano para la pastoral de los emigrantes e itinerantes manifestó que el Papa desea que “no se robe” la esperanza a los hombres y mujeres que sufren y buscan un mejor porvenir fuera de sus países de origen.

El Papa Francisco pidió a inicios de septiembre a «parroquias, comunidades religiosas y monasterios» de Europa que acojan a refugiados como gesto previo al Jubileo de la Misericordia y en las últimas semanas un apartamento en el Vaticano ha sido puesto a disposición de una familia de refugiados sirios, y dos “parroquias del Vaticano» están organizando la integración de otra familia más.

El Vaticano informó que en el mundo en 2013 se cuentan 232 millones de migrantes internacionales, un número que está en aumento y alcanzará más de 77 millones, es decir el equivalente al 50% de las migraciones de los últimos veinte años.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.