Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 02 diciembre |
San Habacuc
home iconEspiritualidad
line break icon

Oye, Dios quiere hablar contigo

© Shutterstock / www.BillionPhotos

Felipe Aquino - publicado el 28/09/15

Créelo, hasta en el dentista Dios puede hablar contigo (como me sucedió a mí)

Créelo, hasta en el dentista Dios puede hablar contigo…

Brillantemente el Catecismo de la Iglesia Católica nos enseña:

Dios es quien primero llama al hombre. Olvide el hombre a su Creador o se esconda lejos de su faz, corra detrás de sus ídolos o acuse a la divinidad de haberlo abandonado, el Dios vivo y verdadero llama incansablemente a cada persona al encuentro misterioso de la oración”. (§2567)

¡Dios quiere hablar con nosotros!

Al hablarnos con nuestra conciencia, casi automáticamente, entendemos que estamos hablando con Dios. Cuando nos sentimos solos, sin tener con quien hablar, entendemos que Dios está siempre dispuesto a conversar. Y en tantas otras situaciones, de tantas otras maneras. Orar es tan humano como respirar, comer y amar.

Un gran ejemplo de eso es Moisés. Él tenía una relación profunda con Dios: “Yahveh hablaba con Moisés cara a cara, como habla un hombre con su amigo” (Ex 33,11). Siempre antes de actuar, o de enseñar al pueblo, Moisés se retiraba para orar. Hablar con Dios.

¿Y cuándo podemos orar? En todo momento. Dios siempre quiere hablar con nosotros. Sea por medio de su palabra, de los sacramentos, o de situaciones simples en nuestro día a día. Dios quiere estar con nosotros. Sólo que si no acallamos nuestro espíritu, no lograremos oírlo, mucho menos entender lo que Él está haciendo con nosotros. Por eso, quiero darte un consejo y compartir algo que sucedió conmigo recientemente.

El consejo es meditar y orar. Es fundamental en la vida del cristiano, meditar todos los días. Cuando nos disponemos a eso y nos colocamos en la presencia de Dios, que habita en nuestra alma, Él nos revela sus designios y voluntad para nuestra vida. Pero es importante hacer silencio para oír la voz del “huésped de nuestra alma”. Y Él mismo nos da esa oportunidad, basta que la gente la aproveche.

Ahora, te voy a contar lo que me sucedió.

Recientemente fui al dentista. Necesitaba tratar cuatro canales de un diente debido a una grave infección. De repente, estaba ahí en la silla del dentista. Y alrededor de una hora y media ahí permanecí, en aquella exótica silla del dentista, con la boca toda anestesiada, sin poderme mover, sin hablar, ni quejar. Y tiene que ser así, de lo contrario el especialista en canales dentarios no puede realizar ese procedimiento tan delicado.

No fue fácil encontrar y tratar el “cuarto canal” que estaba obstruido y calcificado; ¿quien puede entender? Bien, sólo me quedaba quedarme callado e inmóvil, confiando en la capacidad y experiencia del amigo dentista, Dr. Vance, amigo de mis dos hijos dentistas, Davi y André.

Pues bien, en aquel “silencio odontológico”, con la boca abierta y los ojos cerrados, oí a Davi decirme: “Papá, vas a tener tiempo de rezar un Rosario entero”. Ahí, pensé para mí, yo me paso al menos una hora y media en ello, y fue exactamente lo que duró el tratamiento.

Entonces, aproveché para rezar y meditar.

Tags:
diosoracion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.