¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

San Junípero Serra no fue un “conquistador” o “colonizador”

© Jim McIntosh
Comparte

De los indios dijo que “ellos me han robado el corazón”

Junípero Serra es un español, un mallorquín, universal, que misionó California. Fue el gran misionero de la Alta California, y a su obra se deben la defensa de los indios del lugar, los “pames”, a quienes consideraba sus “hijos” y a los que enseñó el cultivo de productos mediterráneos, como la vid, las técnicas de labranza, la carpintería y albañilería, a tejer, a guisar, a leer y escribir.

La labor de Junípero Serra fue de civilización y evangelización al mismo tiempo. Aprendió con gran esfuerzo la lengua de los indios nativos y se dedicó a ellos. Esto desmiente a quienes lo ven como un “conquistador” o “colonizador”, manipulados por algunos grupos contrarios a la Iglesia católica.

Los restos mortales de Fray Junípero descansan en la misión que él fundó de San Carlos Borromeo en Monterrey. Es un acto de justicia, pues fray Junípero es más conocido en Estados Unidos que en España. Fue un fraile ejemplar, viviendo la pobreza evangélica.

La presencia de Junípero Serra en California fue debida a la expulsión de los jesuitas en el reinado de Carlos III (1767). Los jesuitas habían evangelizado la Baja California, aunque no se conservan apenas sus misiones porque estaban mal administradas afirma fray Zephyrin Engelhardt (The Mission and Missionaries of California).

Tras su expulsión fueron enviados en su lugar los padres franciscanos y dominicos, aunque estos últimos tuvieron muy poca presencia en California. El fraile mallorquín había aprendido en los años anteriores el trato con los indígenas trabajando en México.

A la Alta California llegó con el militar Gaspar de Portolá, que estaba al frente de un grupo de tropas para conquistar la Alta California. Portolá era natural de Balaguer (Lleida). Una vez encontró este que muchos españoles habían enfermado de escorbuto y fray Junípero sufría fuertes dolores en la pierna. Le ofreció llevarlo a México por si se podía curar, pero el franciscano dijo que no, y que si moría que le enterraran allí mismo, en la cuneta.

De la extraordinaria labor que hizo fray Junípero Serra dan fe las nueve misiones que fundó y en ellas se ganó la amistad de los indios pames que eran de una raza, al decir de los colonizadores, de muy escasa inteligencia, torpes en las labores manuales y pobres en el entendimiento de las cosas.

Los españoles –alguno de ellos conquistadores con pocos escrúpulos—engañaban a los indios y traficaban con lo mejor de sus productos naturales y vendían los suyos a precios de usura. Fue Junípero Serra quien de golpe decidió reducir a la mitad los precios de todos los productos para que estuviesen al alcance de los indios.

Como curiosidad, cuando llegaron los españoles a California encontraron mucha viña salvaje, cuyas cepas llegaron a España y de ellas se extrajo el vino de misa, según señala fray Agustí Boadas O.F.M., estudioso de las misiones franciscanas.

Con el fin de poderse comunicar con los indios aprendió el franciscano su lengua. Es falso lo que han dicho algunos indios norteamericanos que impuso la lengua española porque está demostrado que el proceso fue al revés. De los indios dijo que “ellos me han robado el corazón”, según atestigua Francis F. Guest, OFM, (“Junípero Serra and his aproach to the Indiana”). Tuvo que enfrentarse a veces con el poder político para defender a los indios que decía “son nuestros hijos”.

De entre las misiones que fundó fray Junípero –las misiones eran centros religiosos, culturales y administrativos– están la de San Carlos de Monterrey, San Francisco origen de la importante ciudad actual, la de San Gabriel que luego se transformó en las ciudad de Los Ángeles, San Diego y Sacramento la actual capital de California. Fueron bautizados unos 5.700 indios.

Una estatua en el Capitolio

La labor que desarrolló el tenaz fray Junípero Serra –que por cierto no gozó de buena salud lo que no impidió su gran obra- fue reconocida por los californianos hasta el punto que lo propusieron y así se acordó poner una estatua del fraile mallorquín en el Capitolio, junto a los padres de la patria de los Estados Unidos, pues todos los estados tienen la estatua de un héroe del Estado. Junípero Serra es el único no americano que tiene una estatua en el National Statutary Hall del Capitolio.

Fray Junípero Serra era natural de Petra (Mallorca), de padres campesinos y muy pobres, que le pusieron el nombre de Miquel Josep que cambió por el de Junípero (Junípero Sabina) al profesar como franciscano.

Sus cualidades intelectuales le valieron para ser pronto profesor de Teología en Palma y a los 36 años se fue como misionero a Las Américas, zarpando desde Palma en un buque que le llevaría a Nueva España, es decir a México, al frente de 20 franciscanos de los que 16 eran mallorquines, y entre ellos estaba su íntimo amigo y biógrafo, fray Francisco Palou (Relación histórica de la vida y apostólicas tareas del venerable padre fray Junípero Serra, México, 1787).

Ambos franciscanos hablaban en catalán y escribieron también en esa lengua. Falleció fray Junípero en Monterrey en agosto del año 1784, a los 71 años.

El fraile mallorquín no fue solo un hombre de gobierno que misionó la Alta California, sino también un santo. Así lo han reconocido generación tras generación hasta que Juan Pablo II lo beatificó en el año 1988 en uno de sus viajes a los Estados Unidos.

Como ha dicho el Ministro General de los padres franciscanos menores, fray Michael Perry, norteamericano, se celebra mucho en Estados Unidos la fiesta de fray Junípero Serra.

Tags:
santos
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.