Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 29 noviembre |
San Saturnino de Tolosa
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

Cataluña: Se impone el partido independentista, sin mayoría absoluta

Facebook Junts pel Sí

Salvador Aragonés - publicado el 28/09/15

Súplicas a la Virgen de Montserrat en favor de la concordia

Las elecciones catalanas celebradas este domingo 27 de septiembre en la comunidad autónoma española han terminado con una victoria del partido o formación independentista -formada por la unión entre Convergència Democràtica, el partido de Jordi Pujol y Artur Mas, y Esquerra Republicana-, “Junts pel Sí” (Juntos por el Sí), que ha obtenido 62 diputados, pero sin alcanzar la mayoría absoluta de 68 diputados.

La característica más interesante de estas elecciones es que han votado más del 77 por ciento de los electores (más de 4 millones), nunca visto en anteriores comicios.

Si estas elecciones hubieran sido plebiscitarias, es decir contando los votos, el independentismo hubiera conseguido el 47,65 por ciento de los votos emitidos, mientras que los no independentistas obtuvieron el 51,5 por ciento de los votos emitidos. Los otros han sido en blanco, nulos o para otras formaciones muy pequeñas.

Sin embargo, la propaganda siempre muy bien orquestada de “Junts pel SÍ”, ha tenido una victoria incontestable en las urnas, pues suman a los 62 diputados de Junts pel Sí, los 10 de la formación ácrata de extrema izquierda, CUP, cuyos líderes ya han pedido desobedecer las leyes españolas y en su programa contemplan salirse de la Unión Europea, de la NATO y romper con Estados Unidos.

La CUP tiene 10 escaños. La suma de CiU, más ERC, más CUP, en el parlamento anterior fue de 74 diputados, y ahora solo de 72. Es decir que el voto independentista no aumenta, sino más bien disminuye.

Con el resultado obtenido, no podrán aprobarse decisiones de calado, como la reforma del Estatuto de Autonomía, o su supresión, pues para ello sería necesario el voto favorable de 90 diputados, que son los dos tercios del Parlament, según el artículo 222, b) del Estatut vigente.

¿Por qué esta diferencia entre votos y escaños? Porque en Cataluña, al no tener ley electoral, lo que existe es una atribución de escaños en cada una de las cuatro provincias, que no guardan la proporcionalidad, sino de que premia a las tres provincias con menos habitantes.

Así, mientras en Barcelona se necesitan 48.000 votos para obtener un diputado, en Tarragona y Girona se necesitan solo 39.999 votos, Lleida 30.000.

De todas formas, la fuerza Junts pel Sí ha quedado primera en prácticamente todo el territorio, a excepción del cinturón industrial de Barcelona y el territorio autónomo del Valle de Arán, para nada nacionalista catalán, donde ha ganado el partido Ciudadanos.

La oposición, es decir los partidos contrarios a la independencia, están divididos entre sí y en pequeñas formaciones, a excepción de Ciudadanos, un partido nuevo que tiene como bandera casi exclusiva su unión con España.

Los otros partidos, si bien contrarios a la independencia, se mueven en polémicas entre ellos, sobre todo entre el PP –gran perdedor (ha pasado de 19 a 11 diputados)- y el PSOE.

La candidatura del partido Podemos (se presentaba como Catalunya Sí que es Pot) ha tenido un resultado malo, perdiendo incluso tres escaños con relación a las formación comunista y eco-socialista anterior (Iniciativa per Catalunya).

En unas elecciones pensadas más para la “rauxa” (el jaleo) que para el “seny” (sentido común), las fuerzas nacionalistas moderadas, del “seny”, como Unió Democrática, partido miembro de la internacional demócrata cristiana y del Partido Popular Europeo, no han alcanzado representación parlamentaria.

En un momento en que debería imponerse la moderación, el diálogo y la mano tendida, no parece que las cosas vayan por ahí, a juzgar por las primeras declaraciones.

La parte independentista no busca el diálogo sino conseguir su objetivo que es la independencia, a pesar de que debería hacerlo con un partido antiatlantista y antieuropeo, y el Partido Popular que gobierna España tampoco se va a mover.

De continuar así, el lío, o mejor dicho la inestabilidad, los enfrentamientos y el derroche de dinero en propaganda, van a continuar, como si nada hubiera pasado.

Los independentistas dicen querer conseguir la independencia en dos años, creando ahora “estructuras de Estado” (una justicia propia, un agencia tributaria propia, una seguridad social propia, etc.) sin pensar que esto no se consigue sin una negociación con Madrid, y Madrid no quiere negociar ninguna independencia.

¿Lo hará el PSOE si gana las elecciones generales españolas el próximo 20 de diciembre? ¿Cómo conseguir el encaje de Cataluña en España, si la mitad de los catalanes quieren la independencia?

Lo cierto es que Cataluña tiene un problema, dividida en dos, y sin que exista la posibilidad de una alternativa política a los partidos independentistas. Pero también España tiene un problema porque deberá gestionar el secesionismo catalán.

España no quiere la secesión y utilizará todo su poder al alcance para impedirlo, pero los independentistas tampoco quieren cejar en su empeño. Se han escrito y dicho muchas y duras palabras de los unos contra los otros. Se ha dejado que todo fuera demasiado lejos.

Es fácil destruir una convivencia, pero ¡qué difícil es construirla! Es fácil escuchar expresiones como “yo a este y al otro los odio”. Si un país está dividido por la mitad y no tiene una buena convivencia no va a hacer grandes cosas. Solo los pueblos unidos y con vocación universal son capaces de hacer grandes cosas.

Fue profética la nota de los obispos catalanes antes de las elecciones, los cuales no quisieron pronunciarse por ninguna opción: “es necesario que cada uno exprese por medio del voto las propias opciones, teniendo presentes los grandes valores que deben estructurar la sociedad, como son el respeto a los derechos de las personas, de las familias y las instituciones, así como la honestidad y la transparencia de la gestión pública; y la regeneración de la política, pensada en una visión amplia, y que priorice la justicia y la atención a los más débiles y a los que sufren el peso de la crisis económica”.

Y añadieron los obispos catalanes: “Entre todos tendremos que continuar potenciando la convivencia de la sociedad catalana dentro de la pluralidad de ideas, convicciones, opciones y sentimientos, que quiere decir animar la construcción de una sociedad democrática, solidaria, acogedora con los emigrantes, respetuosa con todas las sensibilidades y defensora de las libertades”.

Finalmente, apelaron a la intercesión de la Nuestra Señora de Montserrat, patrona de Cataluña. La “Visita Espiritual” a esta Virgen, escrita en el S. XIX a instancias del que fue obispo de Vic y gran catalanista, Josep Torras i Bages, dice, entre otras siete súplicas: “Rosa de Caridad… eliminad de Cataluña el espíritu de discordia, y unid a todos sus hijos con corazón de hermanos”.

Y también: “Señora de Montserrat, que tenéis vuestra santa montaña rodeada de olivos, signo de paz, alcanzad para los pueblos de Cataluña una paz cristiana y perpetua”.

Esta Visita Espiritual ha sido aconsejada en algunos templos e instituciones los días previos a las elecciones.

Tags:
pazpolítica
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.