Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 06 marzo |
Santa Rosa de Viterbo
home iconActualidad
line break icon

«Denme una moneda, que el Papa Francisco les está mirando»

John Burger

John Burger - publicado el 25/09/15

Nueva York, incluidos los sintecho, estaba preparada para recibir al Papa

Parece que todo el mundo trata de subirse al carro de Francisco estos días. Como periodista estoy recibiendo muchos correos electrónicos de organizaciones que quieren mostrarme que su causa está en sintonía con el mensaje que el «invitado de honor» trae a DC, Nueva York y Filadelfia.

«La visita del Papa a los Estados Unidos está redoblando los esfuerzos por terminar con la encarcelación masiva, promover la reforma de la inmigración y elevar los salarios y situaciones de los trabajadores», señala un comunicado de prensa. «El Papa se ha propuesto, como uno de los principales objetivos de su papado, ayudar a la difícil situación de los trabajadores con salarios bajos», dice otro.

Ayer el Papa iba a visitar el centro de prensa. Hacia allí me dirigía cuando (en el cruce de la 42 de Manhatan desde Grand Central Terminal a Times Square) me encontré con Rob (en la foto). Esperaba ver muchos sintecho en Nueva York; mis amigos me habían contado que el número de personas que viven en la calle había aumentado durante el año pasado. Pensaba pararme a hablar con algunos. Solo para saber qué pensaban acerca de la inminente visita de Francisco a la Gran Manzana. Pero pronto cambié de idea. «Bueno, ¿qué van a saber estos de lo que el Papa está diciendo o haciendo?». Rob me lo puso fácil.

«POR FAVOR, AYUDADME», podía leerse en el cartón que llevaba. «Recordad, el Papa está observando».

En otro trozo aparecían las letras «WWPFD»? Un tercero explicaba brevemente la razón por la que Rob necesitaba ayuda. Allí es donde los acontecimientos dinero un giro.

Sí, lo sé. Es igual que esas personas que, en la puerta de la iglesia, esperan a que acabe la misa para aprovechar los sentimientos piadosos de los fieles que acaban de tomar la comunión. Me gusta llamarlo «la tercera colecta».

Pero de todos modos me paré. Rob era de Jersey. Me contó que ya había sido antes un sintecho, pero luego un trabajo en una feria lo sacó de la calle. Ahora, la temporada de feria había terminado y no podía ahorrar ni siquiera para un huevo que llevarse a la boca.

Yo había escuchado hacía poco que la Iglesia de Nueva York contribuía, con 12 millones de dólares, a ofrecer 500 camas para los sintecho por medio de organizaciones religiosas con fines benéficos.

El alcalde de Nueva York Bill De Blasio y el cardenal Thimoty Dolan presentaron esta iniciativa en la víspera de la llegada del Papa.

Las páginas web de dichas organizaciones benéficas católicas anunciaban:

Este miércoles, en el St. Anthony Shelter for Renewval de Blasio y Doland coincidieron en que este esfuerzo estaba en sintonía con las enseñanzas del Papa.

«Estamos ampliando la agenda papal», decía De Blasio. «Estamos respondiendo a su llamada a la acción».

Aparentemente, como muchos sintecho, Rob no creía en los albergues. Ya había tratado de vivir en uno, pero lo abandonó, descalzo, una noche después. Otro residente le había amenazado con un cuchillo para que le diera sus zapatillas.

«Esos sitios son una locura», contaba.

Así, sin trabajo ni familia que lo acogiese, vivía en las calles. Era mediodía y el sol pegaba con fuerza. La gente andaba deprisa por la calle, vestida con ropa ligera. Sin embargo, Rob sabía perfectamente que el invierno estaba llegando.

No pude hablar demasiado con él, no lo suficiente para saber si era sincero o, por el contrario, quería dinero para pagarse algún mal vicio. ¿Quién sabe?

Le dije que era periodista y me dejó hacerle esta foto.

Cuando ya me iba, señalando el WWPFD que estaba escrito en su cartón, le pregunté: «¿Qué es lo que debería hacer el Papa?» «No sé», reflexionó. «Probablemente darme un dólar».

Yo lo hice y le di la mano.

Tags:
estados unidos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
Aleteia Mexico
Ella iba a la adoración eucarística a las 3 de la mañana cuando l...
3
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
4
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
5
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Vendrá un nuevo diluvio si no cambiamos de rumbo...
6
MADONNA
Maria Paola Daud
La curiosa imagen de la Virgen María protectora del Coronavirus
7
NEWBORN
Pablo Cesio
La bebé que nació viva tras hacerle «aborto legal» y que ahora qu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.