¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Papa Francisco, no quiero que se lleven a mis papás

Comparte este artículo para tener la oportunidad de ganar una peregrinación a Roma
Comparte
Has compartido
Total compartido

La carta de Sophie Cruz, entregada en mano por la pequeña al Papa, conmueve a la opinión pública norteamericana

 

La pequeña niñita que esperaba el paso del Papa Francisco, junto con su comunidad, en una avenida de Washington, y que saltó a la fama pues el Pontífice la requirió, no obstante los agentes de seguridad estadounidenses le impidieron, en principio, ir hasta el papamóvil; tiene nombre, origen, una capacidad intelectual inusitada y puede convertirse, si no es que ya se convirtió, en la voz más clara de los hispanos que claman por una reforma integral en materia de migración en Estados Unidos.

Se llama Sophie Cruz, tiene 5 años de edad. Brincó la valla de protección arropada por la comunidad oaxaqueña de Los Ángeles, California. Los agentes de seguridad estadounidenses la devolvieron a su lugar. Ella iba con lo que en principio parecía una bandera del Vaticano, pero que traía la leyenda, con los colores del Vaticano que decía: “Papa rescata DAPA” (Acción Diferida Para Responsabilidad de los Padres).

El Papa Francisco vio la manta desplegada: “Dear Pope Francis, Please Help!!!” (“¡¡¡Querido Papa Francisco; por favor, ayúdanos!!!) Y decidió detener el convoy, pedirle al escolta oficial que la trajera a la pequeñita, la besó, la bendijo y la devolvió con sus padres.

Pero Sophie, con un precioso vestidito de indígena tehuana (un huipil), con el aplomo que mostró más tarde, le dijo al Papa Francisco que tenía una carta para él. Se la cedió y luego, una vez pasado el tumulto, se sentó con los medios de comunicación de todo el mundo, especialmente los estadounidenses, y en un correctísimo español, aprendido de memoria, reveló el contenido de la misiva:

“Hola, me llamo Sophie Cruz, tengo cinco años. Soy ciudadana americana de raíces mexicanas. Vivo en Los Ángeles, California, en el corazón de nuestra cultura”.

“Mis padres son indígenas de Tuxtepec, Oaxaca, México. Papa Francisco: te quiero contar que mi corazón está muy triste, porque tengo miedo que un día el ICE (el Servicio Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos) deporte a mis papás. Yo tengo derecho a vivir con mis papás. Yo tengo derecho de ser feliz”.

“Mi papá trabaja muy duro, en una fábrica, galvanizando fierros. Todos los inmigrantes, como mi papá, alimentan este país; por lo tanto, merecen vivir con dignidad. ¡Merecen ser respetados! Merecen una reforma migratoria, porque a mi país le conviene, y porque se lo han ganado trabajando muy duro en la pizca de naranja, cebolla, sandía, melones, espinaca, lechuga y muchos vegetales más. No te olvides de nosotros, los niños, ni de aquellos que sufren, porque no tienen a sus papás por la guerra, por la violencia y por el hambre”.

Raúl Cruz, padre de Sophie, dijo que “son miles y miles de niños que necesitan ver a sus papás; que necesitan ver a sus abuelos, que necesitan conocerlos”. La política de deportación del presidente Barack Obama, en el tiempo que lleva al frente de la Casa Blanca, ha sido causante de la ruptura de miles de familias, al deportar a más de dos millones de trabajadores indocumentados con hijos o nietos como Sophie, ciudadana americana, con padres mexicanos, que viven pendientes de un hilo.

También tuvo, Sophie, tiempo de enviarle un mensajito al precandidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump: “Lo invito a que venga a trabajar en lo que hace mi papá, en la industria de la construcción, en la cocina, en la agricultura… Es muy fácil ir al mercado y comprar los productos que cosechan los migrantes”.

Por cierto, Sophie mostró de qué están hechos estos héroes anónimos. Al despedirse lo hizo en tres idiomas: zapoteco, español e inglés.

Por lo demás, la petición de Sophie y de millones de indocumentados fue escuchada por el Papa Francisco. Al Congreso de los Estados Unidos en pleno –por vez primera en la historia habló ante las dos cámaras un Papa—les rogó, quizá les mandó con urgencia: “No den la espalda a los migrantes”. Sophie: misión cumplida.

El texto de la carta:

Su Santidad Papa Francisco

Me llamo Sophie Cruz, tengo 5 años, soy ciudadana americana de raíces mexicana, vivo en Los Ángeles, California, en el corazón de la agricultura. 

Quiero contarte que mi corazón está triste por el odio y la discriminación hacia los inmigrantes de este país. Te pido que hables con el presidente Barack Obama y con los congresistas para que APRUEBEN LA REFORMA MIGRATORIA para los inmigrantes, ellos son buenas personas, saben trabajar en los campos, cultivando naranjas, sandías, cebollas y muchos vegetales. Por lo tanto merecen salir de la oscuridad y que sean reconocidos por el trabajo tan duro que hacen como mi papá, que casi no lo veo. Que paren las deportaciones de nuestros papás, porque los necesitamos para crecer sanos y felices. 

Dile también que no siga recortando el presupuesto para la educación en mi California, es injusto que corten nuestras alas y maten nuestros sueños. Nosotros los niños somos la esperanza, la luz y el futuro. 

Oremos juntos por mí y por ellos, para tener la fuerza de seguir luchando por nuestros sueños. 

Tengo fe que pronto se irá el dolor y llegará la paz. Gracias por sus bendiciones y su bondad. 

Amén. 

 
Tags:
papa eeuu
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Selecciona cómo te gustaría compartir.

Comparte
* El reconocimiento de los artículos compartidos solo se efectuará cuando el receptor haga clic en la URL de referencia única.
Pulsa aquí para más información sobre el Sorteo de Peregrinación a Roma de Aleteia.

Para participar en el sorteo, debes aceptar las siguientes condiciones


Lee los términos y condiciones