¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Aprende a rezar

© Kevin Krejci
Comparte este artículo para tener la oportunidad de ganar una peregrinación a Roma
Comparte
Has compartido
Total compartido

Una clara explicación, basada en la tradición de la Iglesia y en la experiencia de los santos. ¿Te la vas a perder?

¿Cómo se reza? Se trata de una duda común. Los propios discípulos de Nuestro Señor le pidieron que les enseñara a hacerlo.

Pero antes hay que tener en mente que crecer en la vida de oración es crecer en el amor. Las personas, a veces, piensan que la oración consiste en quien sabe qué tipo de elucubraciones mentales o intelectuales y terminan perdiendo de vista su crecimiento espiritual. Santa Teresa de Ávila dice, en su libro Castillo Interior, que lo que hace subir a las moradas superiores es el amor: Sólo quiero que estéis advertidas que, para aprovechar mucho en este camino y subir a las moradas que deseamos, no está la cosa en pensar mucho, sino en amar mucho” (Castillo Interior, moradas IV, 1).

La oración quiere decir, de acuerdo con la definición de San Juan Damasceno, la elevación del alma a Dios (Cf. CIC 2559). Para proceder a la oración mental, también llamada meditación, es posible cumplir el siguiente método, tradicionalmente recomendado por los santos y místicos de la Iglesia.

Primero, es necesario prepararse. La oración es un encuentro entre el hombre y Dios. Antes, sin embargo, el propio orante se debe encontrar consigo mismo, apaciguando y calmando sus sentidos y las potencias de su alma. Para ello, no son necesarias técnicas hindúes o trascendentales, sino sólo algunos segundos, para salir de la agitación de la rutina y tranquilizarse. Después, es importante ponerse frente a Dios. Cuando van a rezar, muchas personas comienzan a referirse a Él como a un tercero y, en vez de encontrarse con Dios, terminan simplemente por pensar en Él.

Ahora, sin la presencia sobrenatural, no hay oración. Al iniciar, pues, ese encuentro, el orante debe hacer un acto de fe en la presencia de Dios. También se puede pedir a la Virgen María o al ángel de la guarda que lo ayude en ese momento de oración. El Opus Dei tiene una oración específica para antes de las meditaciones:

Señor mío y Dios mío: creo firmemente que estás aquí, que me ves, que me oyes. Te adoro con profunda reverencia. Te pido perdón de mis pecados y gracia para hacer con fruto este rato de oración. Madre mía Inmaculada, San José, mi padre y señor, Ángel de mi guarda: interceded por mí”.

Después de eso, el hombre, primero con su facultad cognitiva – la inteligencia -, después con su apetito racional – la voluntad -, eleva su alma a Dios, propiamente.

Iluminado por la luz de la mera razón natural, el ser humano mira mal las cosas, como teniendo su visión limitada por la oscuridad de la noche; asistido por la luz sobrenatural, al contrario, él puede ver las cosas como en pleno día. Por eso, es necesario comenzar pidiéndole a Cristo que ilumine la inteligencia para comprender el misterio de su amor y de su bondad. Entonces, el orante debe escoger un misterio de la vida de Cristo para contemplar – su Pasión, por ejemplo -, hasta que, “reflexionando”, por así decir, aquella verdad, su entendimiento se ilumine y él quede “alimentado” interiormente.

Después de elevar el intelecto, es importante elevar la voluntad a Dios, de donde nacen, por ejemplo, las pasiones de amor y de odio. Sí, en la oración, es necesario amar y, al mismo tiempo, odiar. Por ejemplo, al contemplar la Pasión de Cristo, el orante debe amar – con un acto de voluntad, decir: Señor, Tú me amaste tanto, yo quiero amarte de vuelta, entregar mi vida – y odiar sus pecados, que son la causa del sufrimiento de Cristo – con un acto de contrición fervoroso, decir: Yo odio mis pecados, que te mataron en la Cruz, mi miseria e ingratitud que te hizo tanto mal. Estoy cansado de no amarte. Quiero amarte. Por eso, me siento como un mendigo en el umbral de tu puerta: dame la gracia de amarte. A partir de eso, él pide a Dios las gracias necesarias para amarlo y crecen en las virtudes, etc.

Por fin, se concluye la meditación con una acción de gracias y también algunos propósitos.

¿Cuánto tiempo se debe dedicar a esta oración? El tiempo que el orante disponga para la misma. San Alfonso María de Ligorio recomienda a los principiantes que no pasen de media hora en este ejercicio, para que no corran el riesgo de cansarse. Es posible, sin embargo, aumentar este tiempo de meditación, en la medida en que el alma progrese en el amor. El mejor momento para hacerla es después de la comunión, cuando Cristo, en su humanidad gloriosa, habita en la persona.

En cuanto a los sentimientos, éstos son sólo consecuencias corporales de lo que sucede en el alma durante la oración. No constituyen, pues, su esencia. Puede suceder que, en la meditación, la persona se emocione, sienta escalofríos y quiera llorar; esas cosas, sin embargo, no siempre suceden y no se debe forzar a que ocurran, como si una buena oración dependiera de ello. Los dones carismáticos también no son necesarios en la oración; se tratan de gracias gratis datae, es decir, gracias que se dan forma gratuita. Vienen, por lo tanto, cuando Dios quiere.

Por último, ten en cuenta que el camino y las recomendaciones que aquí se indican no son específicas para un determinado grupo o determinado movimiento; son para todos los católicos. Al margen de los sentimientos, la oración consiste esencialmente en la elevación del corazón humano a Dios, con su facultad cognitiva y apetitiva, intelecto y voluntad. Acojamos, pues, el imperativo de la divina liturgia: “Sursum corda – ¡Levantemos el corazón!

Tags:
oracion
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Selecciona cómo te gustaría compartir.

Comparte
* El reconocimiento de los artículos compartidos solo se efectuará cuando el receptor haga clic en la URL de referencia única.
Pulsa aquí para más información sobre el Sorteo de Peregrinación a Roma de Aleteia.

Para participar en el sorteo, debes aceptar las siguientes condiciones


Lee los términos y condiciones